Santiago del Teide: Don Antonio Pérez Hernández (1882-1959), cura regente de la Villa de Mazo, cura ecónomo durante nueve años de Santiago del Teide, donde aún se recuerda su labor, y párroco propio de Las Nieves en Santa Cruz de La Palma

    Tras ser ordenado de presbítero y celebrar su primera Misa en la parroquia de su pueblo natal, Los Sauces, este recordado sacerdote palmero fue cura regente y coadjutor de la parroquia de San Blas, en la Villa de Mazo. Luego fue nombrado cura ecónomo de San Fernando, en Santiago del Teide, que regentó durante 9 años y donde desarrolló una brillante labor pastoral y docente, por lo que el “Cura Palmero” es uno de los párrocos más recordados de esta villa. Finalmente, pasó como cura ecónomo a la Parroquia-Santuario de Ntra. Sra. de las Nieves en Santa Cruz de La Palma, que luego obtuvo en propiedad por oposición y regentó hasta su muerte.

     Nació en Los Sauces (San Andrés y Sauces) el 16 de marzo de 1882, siendo hijo de don Antonio Felipe Pérez Martín y doña Eugenia Hernández Acosta. Fue bautizado en la parroquia de Nuestra Señora de Montserrat. Creció en una familia campesina, con austeridad y estrecheces económicas. A pesar de ello, su hermano mayor, don Elías Pérez Hernández (1872-1935) también pudo ingresar en el Seminario y ordenarse de presbítero…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Güímar: Don José Díaz Tejera (1848-1920), sargento 2º de Milicias, portero de las oficinas de Obras Públicas de la provincia, ordenanza de la Jefatura de Montes y propietario

     Miembro de una familia de propietarios agrícolas, de posición más o menos desahogada, este escobonalero siguió una corta carrera militar, en la que alcanzó el empleo de sargento 2º de Milicias. Después de casado se estableció en Santa Cruz de Tenerife, donde nacieron sus hijos y obtuvo una plaza de portero de las oficinas de Obras Públicas de la provincia, pasando luego a ordenanza de la Jefatura de Montes. Además, fue propietario y contribuyente, tanto por riqueza rústica como urbana.

     Nació en el pago de El Escobonal (Güímar) el 24 de septiembre de 1848, siendo hijo de don Juan Benigno Díaz Pérez y doña María Silveria Tejera García. El 27 de septiembre de 1848 fue bautizado en la iglesia de San Pedro Apóstol de Güímar por don Agustín Díaz Núñez, Dr. en Sagrada Teología, examinador sinodal, beneficiado curado propio de dicha iglesia y sus anexos y vicario juez eclesiástico del mencionado pueblo y su partido; se le puso por nombre “José Domingo” y actuó como padrino don José Domingo Marrero, de la misma vecindad. Fueron sus abuelos paternos, don José Antonio Díaz Díaz y doña Dominga Pérez Elías y Guanche, ambos de origen guanche; y los maternos, don José Antonio Texera y doña Ana Joaquina García, todos nacidos en El Escobonal…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

El cuento “De una raza. El último Mencey” -Adeje- (1925), de Benito Pérez Armas

     El cuento “De una raza. El último Mencey”, escrito el 6 de octubre de 1925 y publicado en el Diario de Las Palmas el 12 de dicho mes por el escritor, periodista y político don Benito Pérez Armas, se centra en el último alzamiento guanche ocurrido en Adeje tras la conquista de la isla. Comienza con el sometimiento de los menceyes guanches a la Corona de Castilla, incluido el de Adeje, Pelinor, quien tuvo que vencer las protestas y conatos de rebelión de parte de su pueblo. Tras la muerte de éste, su sobrino Tuguaico se alzó en rebeldía junto a otros patriotas y declaró la independencia de su reino. Cuando la noticia llegó al adelantado, no quiso enviar su ejército contra los alzados, para que dicho revés no trascendiese a la Corte y esperando que aquellos depusiesen su actitud; pero ante el temor de que el ejemplo de los adejeros se propagase por la isla, y convocó a los otros ex menceyes para que fuesen a parlamentar con Tuguaico, bajo la amenaza de que si no cedía el ejército castellano le declararía una guerra exterminadora. La parte más interesante y original del cuento se centra en el encuentro entre los antiguos reyes guanches y el líder de los rebeldes adejeros, los reproches, la discusión, los argumentos y la convocatoria de un tagoror. Tras el debate, los ancianos y buen número de los guerrilleros votaron por deponer las armas, ante lo cual Tuguaico se suicidó delante de todos, prefiriendo la muerte antes que el sometimiento.

     Todo el diálogo, que pudo haber transcurrido en los términos reflejados en el cuento, es inventado, aunque se basa en acontecimientos recogidos de la tradición oral. Según la tradición oral recogida por Juan Bethencourt Alfonso, el noble aborigen Ichasagua se proclamó rey y se alzó con numerosos rebeldes en 1502, refugiándose en la fortaleza de Ayyo (actual Roque del Conde), pero no llegó a enfrentarse a las tropas castellanas, pues la persuasión negociadora de los antiguos líderes guanches, enviados por Fernández de Lugo a parlamentar, hicieron desistir de su actitud a la mayoría de los alzados, optando el cabecilla por quitarse la vida. Evidentemente, en este último hecho se basa el cuento publicado por don Benito Pérez Armas, aunque cambiando el nombre del protagonista. El autor, don Benito Pérez Armas (1871-1937), nació en Yaiza (Lanzarote) y falleció en Santa Cruz de Tenerife, fue abogado, catedrático, orador, reconocido político liberal, periodista, poeta, novelista y dramaturgo…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Granadilla de Abona: Don Ambrosio Antonio de Reverón y Mena (1777-?), propietario agrícola y ganadero, capitán de las Milicias Canarias y segundo comandante de las Tropas del general Boves en el Ejército Realista de Venezuela

     Como algunos de sus familiares, nuestro biografiado siguió la carrera militar y alcanzó el empleo de capitán de las Milicias Canarias, probablemente en el Regimiento Provincial de Abona. Luego emigró a Venezuela, al igual que tres de sus hermanos y varios de sus tíos, estableciéndose en la ciudad de La Victoria (Aragua), como propietario agrícola y ganadero. En dicha situación le sorprendió la Guerra de la Independencia venezolana, alistándose en el Ejército Realista, en el que alcanzó el empleo de segundo comandante de las Tropas del General Boves (despiadado caudillo realista), por lo menos durante la Segunda República (1813-1814).

     Nació en Charco del Pino (Granadilla de Abona) el 7 de diciembre de 1777, siendo hijo de don Nicolás Antonio de Reverón y Bollullos, natural de Vilaflor, y doña María Josefa Alonso de Mena y González del Pino, que lo era de Charco del Pino. El 14 de ese mismo mes recibió el bautismo en la iglesia de San Antonio de Padua de manos de don Francisco Cruz Alayón, párroco de la misma; se le puso por nombre “Ambrosio Antonio de la Concepción” y actuaron como padrinos don Francisco Alonso de Mena y doña María del Carmen, vecinos de dicho lugar…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Güímar-Fasnia: Don Luis López Díaz (1790-1868), propietario agrícola, mayordomo de fábrica de la parroquia San Joaquín, escribiente y testigo en la otorgación de testamentos, alcalde real y constitucional de Fasnia en varias etapas y secretario del Ayuntamiento

     Nuestro biografiado nació en Güímar y se estableció después de su boda en Fasnia, donde destacó como propietario agrícola y desempeñó diversos cargos de responsabilidad: mayordomo de fábrica de la parroquia de San Joaquín, escribiente y testigo en numerosos testamentos otorgados en dicho pueblo, alcalde real y constitucional de este municipio en varias etapas y secretario del Ayuntamiento durante un corto período. Su esposa pertenecía a una de las familias más destacadas y acomodadas de Fasnia, lo que favoreció que su situación económica fuese desahogada y llegase a tener criados a su servicio.

     Nació en Güímar el 25 de agosto de 1790, siendo hijo de don José López Izquierdo y González y doña Josefa Díaz de Campos. Cuatro días después fue bautizado en la iglesia de San Pedro Apóstol por el presbítero don Agustín Antonio Núñez, con licencia de don Pedro José Acosta y Abad, subdelegado y juez apostólico del Tribunal de la Santa Cruzada y beneficiado servidor de dicha parroquial y de la de Santa Ana de Candelaria; se le puso por nombre “Luis del Sacramento” y actuó como padrino don Juan Manuel de Campos, vecino de dicho lugar…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo: