Güímar: Don Cristóbal Delgado Trinidad y de la Rosa (1755-1808), clérigo tonsurado y subteniente de Milicias, que prestó sus servicios en la defensa de Tenerife ante el ataque de Nelson y en la guerra contra Francia

     Miembro de una ilustre familia sureña de origen guanche, que descendía de un primo del mencey de Adeje, tras obtener una capellanía nuestro biografiado siguió inicialmente la carrera eclesiástica, que abandonó siendo ya clérigo tonsurado para pasar a la carrera militar, en la que destacaron muchos de sus familiares. Sirvió en el Regimiento Provincial de Güímar, en el que ingresó como soldado distinguido y luego ascendió a subteniente de Milicias, empleo con el que participó en la defensa de Tenerife ante el ataque de Nelson y en la guerra contra Francia, formando parte del Ejército de Cataluña.

     Nació en la casona familiar de Chacaica (Güímar) el 1 de diciembre de 1755, siendo hijo de don José Delgado Trinidad y doña Antonia María de la Rosa. El 8 de ese mismo mes fue bautizado en la iglesia de San Pedro por el beneficiado propio don Cristóbal Alonso Núñez; actuó como padrino don Bernardo de Torres Marrero y Ledesma, natural y vecino de dicho lugar, que llegaría a ser teniente coronel de Milicias…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-CRISTÓBAL DELGADO TRINIDAD

Los pregoneros de la Virgen de Candelaria y los representantes reales en las fiestas de la Patrona de Canarias (Villa de Candelaria)

     En el presente trabajo vamos a recordar dos aspectos relacionados con algunos de los personajes que han quedado vinculados al Santuario de Candelaria con motivo de las festividades de la Virgen. El primero lo constituyen los pregoneros de las fiestas y el segundo los representantes reales nombrados para presidir las de agosto. Como es sabido, en honor de la Virgen de Candelaria, la Patrona de Canarias, se celebran tres fiestas a lo largo del año: la de la Purificación o de las Candelas, el 2 de febrero, de carácter más oficial; la de la Asunción, el 15 de agosto, la más popular; y la del Aniversario de la Coronación Canónica de la Santísima Imagen, el 13 de octubre, la más íntima.

     Con el fin de otorgarle el prestigio que le correspondía, por lo menos desde los años sesenta del siglo pasado se ha designado un pregonero para las de agosto. Antiguamente, el pregón se retransmitía por radio, pero desde hace varias décadas se lee ante las autoridades y el público, en el salón de plenos del Ayuntamiento. Siempre se ha procurado elegir a una persona de prestigio, por su cultura o por sus responsabilidades profesionales o públicas, quien, además de invitar al pueblo a la celebración, suele recordar acontecimientos históricos asociados a la Virgen y a su festividad, así como sus vínculos personales con ella. Aunque inicialmente solo fueron hombres los que asumieron dicho papel, afortunadamente desde 1995 se han ido incorporando algunas mujeres, pero aún en escaso número (solo tres). Asimismo, a partir de los años setenta se incorporaron a la festividad de febrero unas Jornadas de Exaltación Poética a la Virgen de Candelaria, que se celebraron en el Santuario durante una veintena de años, en dos etapas, y contaron con pregoneros de prestigio, que también centraban su intervención en la Virgen y sus tradiciones festivas; lamentablemente, solo una mujer asumió dicha responsabilidad. Incluso la más modesta de las festividades de la Virgen de Candelaria, la que conmemora el aniversario de su Coronación Canónica, contó por lo menos en una ocasión con pregonero, que fue don Enrique Romeu Palazuelos (Conde de Barbate), única persona que ha pregonado las tres fiestas de la Patrona de Canarias.

     En cuanto a los representantes reales que desde 1997 han presidido la festividad del 15 de agosto, esta responsabilidad ha recaído de forma rotatoria entre los principales cargos políticos de las islas y de la propia villa, así como en los jefes del Mando Militar de Canarias. Solo una mujer ha asumido dicha representación, la actual alcaldesa de la Siempre Abnegada y Piadosa Villa de Candelaria, doña María Concepción Brito.

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-PREGONEROS DE LA VIRGEN-REPRESENTANTES REALES

Güímar: Fray Isidro Bello González (1813-1872), religioso dominico, secretario de la Hermandad del Rosario, sacerdote exclaustrado y emigrante, cura párroco de San Fernando de Cachicamo y del Valle de la Pascua en Los Llanos centrales de Venezuela

     Por orientación de un tío materno que era sacerdote dominico, nuestro biografiado también ingresó en el Convento de Santo Domingo en Soriano de su pueblo natal, en el que luego profesó y continuó residiendo, mientras recibía las órdenes sagradas hasta el Diaconado. Tras el cierre de su convento con motivo de la Desamortización de Mendizábal, cuando aún era diácono, fray Isidro Bello quedó exclaustrado y secularizado, adscrito a la parroquia de San Pedro Apóstol; por entonces fue elegido secretario de la Hermandad del Rosario que existía en dicho convento yen la que había ingresado siendo niño. Luego se ordenó de sacerdote y como tal emigró a América, donde estuvo destinado como cura párroco en San Fernando de Cachicamo y en el Valle de la Pascua, en Los Llanos centrales de Venezuela, hasta su muerte.

     Nació en Güímar el 7 de febrero de 1813, siendo hijo de don Pedro Bello de los Reyes y de su segunda esposa doña Juana González López, ambos naturales del mismo pueblo, aunque ella era oriunda por su padre de La Zarza (Fasnia). Ese mismo día recibió el bautismo en la iglesia parroquial de San Pedro de manos de don José Bernardo Carrillo, teniente del beneficiado don Florentín Núñez y Torres; se le puso por nombre “Isidro Antonio del Santísimo Sacramento” y actuó como madrina doña Ana de Lugo, natural de La Orotava…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-FRAY ISIDRO BELLO GONZÁLEZ