Candelaria-Güímar: Don Ángel Camacho Lemes (1888-1972), guardia municipal interino de Santa Cruz de Tenerife, vocal fundador del comité local de la Agrupación Socialista, delegado local de la O.J.E., agente judicial y guardia municipal de Candelaria

Ángel Camacho Lemes     Nacido en la isla de Lanzarote, nuestro biografiado prestó su servicio militar como soldado de Infantería y luego, una vez establecido en Tenerife con su esposa, obtuvo una plaza de guardia municipal de segunda interino de la capital tinerfeña. Se trasladó luego a Candelaria, donde fue vocal fundador de la Agrupación Socialista, cantinero del Casino y delegado o jefe local de la Organización Juvenil Española de Falange (O.J.E.). Con posterioridad fue nombrado guardia municipal interino de Candelaria (en varias etapas), fiscal de paz suplente, agente judicial y guardia municipal en propiedad hasta su jubilación. En su vejez, después de celebrar segundas nupcias, se estableció en Güímar, donde falleció.

     Nació en el pueblo de Yaiza (Lanzarote) el 13 de febrero de 1888, siendo hijo de don Gregorio Camacho y doña María Lemes. Fue bautizado en la iglesia parroquial de Ntra. Sra. de los Remedios de dicha localidad. Fue conocido en Candelaria como “Cantinero”, por su trabajo en el Casino de la localidad…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-ÁNGEL CAMACHO LEMES

Guía de Isora: Don Antonino Delgado y Delgado (1842-1899), coadjutor en La Orotava, capellán de monjas en dicha villa y La Laguna, cura ecónomo de El Sauzal, párroco propio de Guía de Isora durante 19 años y de San Pedro de Daute

Antonino Delgado Delgado     Tras su ordenación sacerdotal, nuestro biografiado ejerció como capellán de monjas y coadjutor en La Orotava, capellán de monjas en La Laguna y cura ecónomo de El Sauzal. Luego fue nombrado párroco propio de Guía de Isora, donde desarrolló su ministerio durante casi 19 años; en ese tiempo opositó sin éxito a un beneficio de la Catedral de La Laguna e ingresó en la Asociación Espiritual de Sufragios Mutuos de la Dióce­sis. Finalmente, pasó como párroco propio a San Pedro de Daute (Garachico), pero solo permaneció al frente de esta parroquia durante ocho meses, pues por motivos de salud se estableció en su villa natal, donde falleció.

     Nació en Icod de los Vinos el 10 de mayo de 1842, siendo hijo de don Andrés Delgado y Lugo y doña Jacobina Delgado y Acosta. Tres días después fue bautizado, “con óleo y crisma”, en la iglesia parroquial de San Marcos por el presbítero don José Madero y Cruz, con licencia del beneficiado rector propio don José María Ferrer Gómez, vicario juez eclesiástico de dicho pueblo y su distrito, así como examinador sinodal del Obispado; se le puso por nombre “Antonino Juan del Carmen” y actuó como padrino su abuelo materno, don Juan Delgado Madero…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-ANTONINO DELGADO DELGADO

La construcción y bendición de la ermita de Nuestra Señora de Candelaria de Arguayo (Santiago del Teide)

Arguayo-ermita     En 2015 se cumplió el primer Centenario de la construcción de la antigua ermita de Arguayo. A pesar de que éste era uno de los núcleos más poblados del municipio de Santiago del Teide, careció de un templo hasta el 5 de abril de 1915, en que se bendijo la ermita promovida por el rico hacendado de Tamaimo don Manuel Quintero Delgado. Su hija, doña Candelaria, organizó una suscripción con el objetivo de recaudar el dinero suficiente para llevarla a cabo, que en tan solo un mes alcanzó 1.240 pesetas. Ambos actuaron como padrinos en el solemne acto de la bendición y a ella se debe su advocación. Los vecinos de dicho pueblo aportaron, además de dinero, la mano de obra necesaria para la obra, que fue dirigida por el albañil don Antonio Velázquez, así como las imágenes y los objetos de culto.

     Hasta entonces, los vecinos de Arguayo debían acudir a misa y a otras celebraciones religiosas en la iglesia parroquial de San Fernando de la Villa Histórica de Santiago, caminando o en caballerías; así lo hacían en la mayoría de los domingos, en Semana Santa y en las festividades de Navidad, Santiago y San Pedro, entre otras. También debían cumplir en ella los distintos sacramentos: bautismos, confirmaciones, matrimonios y entierros, como continuaron haciendo después de tener ermita, hasta que ésta fue elevada a parroquia…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-ERMITA DE ARGUAYO