Arafo: Don Aníbal Rodríguez Fariña (1907-1992), Doctor en Derecho, abogado criminalista, secretario, juez sustituto, ingeniero, agrimensor, profesor, etc. La novelesca lucha de un emigrante canario por mejorar su fortuna en Cuba

Aníbal Rodríguez Fariña     Hace algunos años cayó en mis manos un folleto titulado “Memorias” o “Historia cronológica de mi vida”, escrito en el ocaso de su existencia por don Aníbal Rodríguez Fariña o “Arfero”, pseudónimo que utilizó con frecuencia. Llevaba algún tiempo intentando obtener datos de la vida de este arafero excepcional, pues por diferentes fuentes me habían llegado referencias a su extraordinaria labor en Cuba, por lo que esas cuartillas supusieron una de las mayores alegrías de mi trayectoria investigadora, al comprobar que la realidad puede superar con creces la imaginación más creativa.

     Tras unos años muy difíciles, don Aníbal obtuvo casi una veintena de títulos en Cuba, que le permitieron ejercer todo tipo de trabajos, algunos de ellos de notable prestigio. Tras muchos años de estudio, que se pagó con su trabajo, llegó a ser Bachiller, Agrimensor y Tasador de Tierras, Mecanógrafo, Calígrafo, Tenedor de libros, Ingeniero agrónomo, Ingeniero eléctrico-mecánico, Licenciado y Doctor en Derecho; gracias a estos últimos ejerció como abogado criminalista, secretario del Ayuntamiento de Morón y juez sustituto. Pero, mientras estudiaba, trabajó como mozo de limpieza, ayudante de instalaciones eléctricas y sanitarias, profesor de las Academias “San Francisco” y “Rabiña”, radio-técnico, repartidor de comestibles, carpintero encofrista, técnico de construcción y músico de la Banda Municipal de Morón y mecánico electricista. Además, fue constructor de barcos, taxidermista, navegante, piloto de avión, submarinista, funador de un museo regional de Historia Natural y miembro del Club de Leones, así como promotor de un albergue nocturno y de mejoras en el embarcadero.

     Nació en Arafo el 4 de agosto de 1907, a las dos de la madrugada, siendo hijo de don Heliodoro Rodríguez Coello y doña Concepción Fariña Vizcaíno, naturales y vecinos de la misma localidad. Tres días después fue bautizado en la iglesia de San Juan Degollado por don Hildebrando Reboso Ayala, párroco propio de la misma, actuando como padrino don Manuel Romero Quintero…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-ANÍBAL RODRÍGUEZ FARIÑA

Santiago del Teide: Don Juan Correa González (1793-1876), sargento de Milicias, comandante de armas accidental, agricultor, elector y alcalde constitucional de la Villa de Santiago

Valle Santiago-Webb     Nuestro biografiado siguió una modesta carrera militar, en la que alcanzó el empleo de sargento de Milicias, con el que actuó como comandante de armas accidental del Valle de Santiago. Además, poseía una yunta de vacas, con la que atendía sus propiedades agrícolas, lo que le permitió figurar en el limitado número de los electores de dicho término que participaban en la elección de diputados a Cortes y ser elegido alcalde constitucional de su villa natal.

     Nació en el pago de Las Manchas (Villa de Santiago) el martes 8 de enero de 1793, siendo hijo de don Juan Antonio Delgado Correa y González, “alcalde de la Hermandad desta dha Villa”, natural de dicho pago, y de doña María Francisca González, que lo era de Arguayo. Dos días después fue bautizado en la iglesia de San Fernando por don Martín Rodríguez García del Castillo, cura párroco de dicha parroquial y de la de Ntra. Sra. de Guía; se le puso por nombre “Juan Antonio José” y actuó como padrino don José de Torres, vecino del lugar de El Tanque. También fue conocido como don Juan Delgado Correa…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-JUAN CORREA GONZÁLEZ

El Comité Republicano de Guía de Isora (1870-1936)

Guía-21 (CFIT)     El primer Comité Republicano de Guía de Isora se constituyó en 1870, en las vísperas de la I República española. Pasadas tres décadas de ostracismo, en 1904 volvió a reorganizarse y ya mantuvo una importante actividad, con cortas interrupciones, hasta por lo menos 1919. En ambas etapas asumió las ideas más progresistas, frente al movimiento conservador de los partidos monárquicos. Su actividad volvió a desaparecer durante casi toda la dictadura de Primo de Rivera, hasta la reorganización del Comité a finales de 1930, manteniéndose en activo durante toda la II República (1931-1936), hasta su disolución definitiva al inicio de la Guerra Civil. Pero en esta última etapa ya contó con otros partidos situados a su izquierda, que a partir de 1933 le superaron en apoyo popular.

     Entre los miembros más relevantes de ese partido republicano en el primer tercio del siglo XX, destacaron por su compromiso político y su prestigio: don Agustín Herrera Pérez, don Manuel Meneses Cartaya, don Agustín Cartaya Alonso, don Antonio Cabrera Sanabria, don Manuel Álvarez Hernández, don Daniel Trujillo Delgado y don José Delgado Aguilar, entre la cuarentena que conocemos de los directivos que formaron parte del comité en distintas épocas, muchos de los cuales ostentaros otros cargos de relieve en el municipio.

     Según informaba La Federación el 30 de octubre de 1870: “En Guia de Tenerife se ha establecido un comité republicano federal”; en la misma reseña destacaba que también se habían instalado otros en La Victoria y en el Valle de San Andrés, por lo que concluía: “¡Bien por los ciudadanos que con tanta decisión abrazan la bandera de la libertad, de la igualdad y de la fraternidad!”…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-COMITÉ REPUBLICANO DE GUÍA DE ISORA

Candelaria: Fray Andrés Manuel Delgado (1736-1822), fraile lego dominico

Foto 4A-Convento de Candelaria     Hasta el momento, solo conocemos a tres arayeros que hayan seguido la vida religiosa. El más antiguo fue fray Andrés Manuel Delgado, fraile lego dominico. Los dos más recientes, de los que ya nos hemos ocupado en sendos artículos, han sido: la religiosa dominica misionera sor María Candelaria Torres Ramos y el sacerdote don José Antonio Baute Chico. Este artículo está dedicado al primero de ellos, quien profesó en el Convento dominico de Candelaria, en el que permaneció como hermano converso durante casi toda su larga vida, salvo una corta estancia en el Convento dominico de Güímar y el último año, en que se vio obligado a abandonar el Convento Real y secularizarse, a causa de su clausura con motivo de la primera desamortización.

     Nuestro biografiado nació en el pago de Araya el 28 de noviembre de 1736, siendo hijo de don Luis Manuel Delgado Díaz (o Díaz Delgado) y doña Catalina Hernández Rodríguez. El 1 de diciembre inmediato fue bautizado en la iglesia de Santa Ana de Candelaria por fray Miguel de Salas, por ausencia del teniente servidor fray José Melián, y actuó como padrino don Francisco Agustín de Valladares, vecino de La Orotava. Al igual que su padre, a lo largo de su vida usó a veces el Díaz como primer apellido…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-FRAY ANDRÉS MANUEL DELGADO

Arico-Güímar: Don Antonio Luis Hernández (1794-1872), hermano mayor del Rosario, colector de Bulas, celador del barrio de El Rincón, alhondiguero y alcalde de Güímar

Casino de Güímar     Nuestro biografiado se estableció en Güímar en plena juventud, integrándose plenamente en la sociedad local, en la que llegó a tener cierta relevancia. En el aspecto religioso ostentó diversos cargos en la Hermandad del Rosario, de la que fue bedel, avisador, mayordomo de puertas y hermano mayor. Llegó a poseer numerosas propiedades en dicho municipio, lo que le permitió figurar entre los mayores contribuyentes del mismo, así como desempeñar diversos cargos públicos, como los de elector de diputados a Cortes, colector de Bulas, celador del barrio de El Rincón, alhondiguero, regidor y alcalde de Güímar.

     Nació en el lugar de Arico el 23 de mayo de 1794, siendo hijo de don Pedro Luis Santos y doña Gracia Hernández Miguel. El 1 de junio inmediato fue bautizado en la iglesia de San Juan Bautista por el cura párroco don José Hernández de Ara; se le puso por nombre “Antonio Francisco” y actuó como madrina doña Juana María del Castillo, vecina de dicho lugar…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-ANTONIO LUIS HERNÁNDEZ

Van… 500 artículos de investigación en el blog

Escobonal-danza     Parece que fue ayer, pero ya han pasado más de dos años y medio, concretamente 33 meses, desde que el 21 de noviembre de 2012 comenzó a rodar este blog sobre “Historia y personajes del Sur de Tenerife”. Desde entonces, al margen de cinco artículos sobre reflexiones personales, han visto la luz 500 artículos de investigación sobre temas históricos, biográficos, genealógicos, descriptivos o literarios sobre ese amplio sector de la isla en el que está centrado mi trabajo.

     Hasta ahora, el blog ha sido visitado por 41.034 personas diferentes, en su mayoría de España, aunque un número considerable procede también de otro medio centenar de países, sobre todo de Estados Unidos, Venezuela, México, Puerto Rico, Colombia, Alemania, Reino Unido, Argentina y Francia, por ese orden. A modo de ejemplo, en el último año el número de visitantes diarios ha oscilado entre un mínimo de 30 y un máximo de 329, que han consultado de 30 a 600 artículos cada día, con una media de dos por visita. Los navegadores más utilizados han sido: Chrome, Android Browser, Internet Explorer, Firefox, Safari y Mozilla; mientras que los sistemas operativos elegidos con más frecuencia fueron: Windows, Android, iOS, Macintosh, Linux, Windows Phone y BlackBerry; en ambos casos por el orden expuesto.

    La búsqueda se ha realizado mayoritariamente por los distintos apartados del índice, es decir, tanto por municipios como por otros contenidos: genealogía, cuentos o descripciones. Como curiosidad, los artículos más visitados han sido: La leyenda del Barranco del Infierno (1.180 visitas), El aluvión de 1826 (778), Don Juan José Henríquez (721), El depósito de prisioneros franceses en Candelaria (632), La ermita de El Puertito (588), Don Antonio Curbelo Rodríguez (542), etc.

     Con respecto a los “Me gusta” dedicados a los distintos artículos, han sido muy variables, en función tanto de los municipios como de los contenidos. Por regla general, los artículos históricos han despertado algo más de interés que los biográficos, salvo que éstos correspondan a personajes contemporáneos que hayan sido conocidos por los visitantes, pues tres de éstos ostentan el récord del blog: Don Juan José Henríquez (616 “Me gusta), La Madre Casilda Delgado (539) y Don Antonio Curbelo Rodríguez (534). También han llamado la atención algunos artículos cuentos o leyendas y han tenido bastante aceptación los trabajos genealógicos, así como las descripciones históricas. Sintetizando, los artículos biográficos han oscilado en los últimos años de 19 a 616 “Me gusta”; los históricos, de 18 a 304 (alcanzando el máximo en La ermita de El Puertito); los artículos genealógicos, de 63 a 209 (Los Delgado Mexías de Fasnia); las descripciones históricas, de 35 a 116 (Fasnia en 1779); y los cuentos (o leyendas), de 16 a 125 (La leyenda del Barranco del Infierno).

     Con respecto a los municipios, los que han demostrado tener más seguidores han sido Arafo y Güímar, seguidos por Fasnia y Candelaria; mientras que en el otro extremo se sitúan los más alejados, Santiago del Teide y Guía de Isora, así como Arico y Granadilla de Abona. Quiero destacar que en algunos de ellos han contribuido a su difusión varios grupos de facebook, que han acogido mis artículos con cariño.

     Gracias a este blog, va saliendo del ordenador una pequeña parte de los contenidos de los libros que tengo elaborados total o parcialmente y que, sin duda, se quedarán sin publicar por falta de financiación. Aunque ya han visto la luz 500 artículos, aún me queda material para, al ritmo actual, seguir publicando durante unos 20 años más, pero ello va a depender de hasta cuando me acompañen las fuerzas físicas, mentales y anímicas, pues uno ya tiene una edad. De momento, aunque no paso por mi mejor momento, las ganas de continuar se mantienen, pues la inmensa mayoría de ustedes me anima a seguir, a través de sus “Me gusta”, sus comentarios o sus consultas, aunque tampoco han faltado los que han aprovechado este medio para verter su bilis y efectuar extraños ataques hacia mi persona (afortunadamente solo tres, de los que ni siquiera conozco a dos de ellos).

    La búsqueda de información, la labor investigadora en archivos, hemerotecas, bibliotecas o fuentes orales, ocupa la mayor parte de mi tiempo libre, que tan poco es tanto, pues aún no estoy jubilado y esta ocupación no tiene nada que ver con mi trabajo habitual; y además tengo familia, a la que, sinceramente, le dedico menos tiempo del que debiera. Es un trabajo altruista, que desarrollo sin que nadie me obligue, solo porque me gusta y creo puede ser útil, al igual que el que llevo a cabo como cronista en algunos municipios del Sureste, dando conferencias, redactando informes, participando en homenajes o escribiendo artículos en programas de fiesta, trabajo todo él no remunerado, aunque alguno pueda creer lo contrario. De momento seguiré con esta tarea, hasta que ustedes quieran, pues a ustedes va dirigido este blog. Un fuerte abrazo.

 Octavio Rodríguez Delgado.

El primer Juzgado de Paz de Güímar (1855-1870). Jueces y secretarios

Jueces de paz-Güímar     En Güímar, al igual que en los restantes municipios de España, hasta mediados del siglo XIX los juicios verbales de faltas se celebraban ante el alcalde de la localidad o el teniente de alcalde en el que aquel delegase, así como ante el alcalde de mar. Pero en 1855, la Legislación española separó la autoridad civil de la judicial, al crear la figura independiente del “Juez de paz”. Afortunadamente, conocemos todos los jueces que ha tenido la jurisdicción de Güímar desde 1856 hasta hoy, aunque esta figura ha sufrido notables cambios en este municipio a lo largo del tiempo, pues primero fueron jueces de paz (1856-1870), luego jueces municipales (1871-1945), posteriormente jueces comarcales (1945-1990) y, finalmente, jueces de primera instancia e instrucción, desde 1990 hasta el presente.

     En esta primera etapa (1855-1870) solo existieron 9 jueces de paz titulares, pues uno estuvo en el cargo en tres etapas. Como curiosidad, el récord de permanencia al frente del Juzgado lo ostenta don José González Fernández, con algo más de 6 años en tres etapas, más otros 4 como suplente en otros dos períodos, seguido por: don Francisco Cruz y Cruz (3 años), don Juan Francisco Bello (2 años como titular y otros 2 como suplente), don Cándido Rodríguez García (2 años como titular y otro como suplente), don Manuel de Castro y Ramos (durante casi 2 años), don Vicente Jorge Rodríguez (más de un año y medio como titular y 3 como suplente). Con respecto al lugar de nacimiento, solo conocemos a dos jueces de paz titulares y uno suplente que no hubiesen nacido en el municipio de Güímar.

     Por su parte, de los tres secretarios del Juzgado que conocemos, el que más tiempo permaneció en el empleo fue don Domingo Oliva Bérriz, quien ejerció durante más de 11 años; le siguió don Francisco Cruz de la Cruz, quien lo hizo durante más de dos años y medio, continuando luego en el nuevo Juzgado Municipal; el tercero, don José Campos Benítez, solo lo hizo en tres cortos períodos y probablemente con carácter accidental, que sumaron algo menos de dos años. De ellos, solo uno nació en Güímar…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-PRIMER JUZGADO DE PAZ DE GÜÍMAR

Fasnia: Don Manuel Santana Díaz (1917-1960), seminarista, poeta, teniente de complemento de Artillería, maestro nacional y presidente del Club Español de Puerto la Cruz (Venezuela)

Manuel Santana Díaz-hoja     Nuestro biografiado ingresó en el Seminario Diocesano de Tenerife, en La Laguna, donde cursó estudios durante casi seis años y se dio a conocer como poeta. Luego, tras abandonar la carrera eclesiástica, cursó la de Magisterio en la Escuela Normal de la misma ciudad. Con motivo de la Guerra Civil ingresó en el Ejército como artillero 2º, llegando a alcanzar el empleo de alférez de complemento de Artillería, con el que se licenció; también fue por entonces delegado local de Prensa y Propaganda del Sindicato Español Universitario (S.E.U.) en La Laguna. Tras la Guerra se incorporó al Magisterio Nacional como propietario provisional, en concepto de “oficial maestro”. Pero su vida militar no había terminado, pues fue movilizado de nuevo con motivo de la II Guerra Mundial, aunque no llegó a salir de la isla; en esa situación ascendió a teniente de complemento de Artillería y, como tal, fue nombrado jefe accidental de la Batería de Costa de San Andrés. Tras su licencia definitiva se reintegró al Magisterio. Con respecto a su labor docente, ejerció durante más de siete años y medio como maestro nacional en escuelas graduadas de Santa Cruz de Tenerife, Arafo y Garachico. Posteriormente pidió excedencia para emigrar a Venezuela, donde residió en los últimos diez años de su vida y allí fue presidente del Club Español de Puerto la Cruz. Falleció en Caracas con tan solo 43 años de edad.

     Nació en Fasnia el 6 de enero de 1917, a las tres de la tarde, siendo hijo de don Manuel Santana, nacido en Santa Cruz de Tenerife y avecindado en dicho pueblo desde su niñez, y de doña María Cleofé Díaz. Marrero, natural y vecina de dicha localidad sureña. El 4 de abril de ese mismo año fue bautizado en la iglesia de San Joaquín por el cura párroco don Luis Navarro Nóbrega; actuaron como padrinos y testigos don Gregorio López Rivero, natural de la ciudad de Las Palmas, y doña Jorgina Esquivel Díaz, que lo era de Fasnia y por entonces soltera…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-MANUEL SANTANA DÍAZ

Vilaflor de Chasna-Granadilla de Abona: Don Martín González del Castillo y Sarabia (1769-1845), cadete de Milicias, alcalde real de Granadilla de Abona y alcalde 2º de la Villa de La Orotava

La Orotava-panorámica-FEDAC     Al igual que la mayoría de sus antepasados, nuestro biografiado inició la carrera militar como cadete de Milicias, pero renunció a ella para dedicarse al cuidado de sus propiedades agrícolas. Por entonces, también fue alcalde real de Granadilla de Abona. Luego se estableció con su familia en la Villa de La Orotava, donde arrendó a un noble dos fincas y un molino de agua. Como miembro de la burguesía agraria, desempeñó los cargos de regidor en tres legislaturas y alcalde 2º en otra; dichos cargos los ostentó, sobre todo, en las etapas constitucionales. Desde el Ayuntamiento luchó por municipalizar las aguas del antiguo Heredamiento del Río de La Orotava, propiedad de la aristocracia villera, para garantizar el abasto a la población.

     Nació en el pago de Chiñama (por entonces en la jurisdicción de Vilaflor) el 11 de noviembre de 1769, siendo hijo del teniente don Antonio González del Castillo y doña Manuela Antonia de Santiago Domínguez de Sarabia. El 17 de ese mismo mes fue bautizado en la iglesia de San Pedro Apóstol de Vilaflor por el predicador fray José de San Agustín Pícar, prior del convento agustino de dicha localidad, con licencia del beneficiado don Agustín Lorenzo Viera y Torres; se le puso por nombre “Martín Antonio Pedro del Sacramento” y actuó como padrino don Pedro González, vecino de Granadilla…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-MARTÍN GONZÁLEZ DEL CASTILLO

El cementerio “Santa Sabina” de la Villa de Candelaria

Cementerio Santa Sabina     En trabajos anteriores ya nos hemos ocupado detalladamente de los lugares de enterramiento que han existido en el municipio de Candelaria, que primero fueron templos: la cueva-ermita de San Blas, la iglesia de Santa Ana y la capilla del convento dominico; y luego campos santos: el primer cementerio provisional de Santa Ana (1828 y 1835-1843), el “cementerio del Convento” (1843-1918), situado en las ruinas de la basílica de Candelaria, y el cementerio “Santa Sabina” de Candelaria (desde 1918 hasta el presente). Estos tres recintos funerarios fueron los únicos existentes por entonces en todo el municipio, hasta que a mediados del siglo XX se construyeron otros dos: el de “San José” de Barranco Hondo (1946) y el de “San Francisco” de Igueste de Candelaria (1951).

     En este artículo nos vamos a ocupar del cementerio “Santa Sabina” de Candelaria, construido en 1911, pero que permaneció cerrado durante siete años al discutirse la propiedad del recinto entre el poder religioso y el civil. La agria polémica saltó a la prensa durante años, hasta que la grave epidemia de “gripe española” provocó la saturación del “cementerio del Convento”, obligando a un acuerdo y a que se agilizasen los trámites para la apertura del nuevo recinto funerario. Finalmente, éste fue bendecido el 19 de diciembre de 1918 por el párroco de Candelaria y cuatro días después recibió sepultura en él la primera persona, doña Sabina Coello Pérez, quien le da nombre…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-CEMENTERIO SANTA SABINA DE CANDELARIA