La religiosidad en el municipio de Güímar, según la Santa Misión de 1965

Misión Güímar-1965     Hace justo medio siglo, en 1965, una vez concluidas las misiones realizadas en las demás islas de la Diócesis Nivariense, le tocó el turno a Tenerife. Después de un asesoramiento previo, el obispo de la Diócesis, don Luis Franco Cascón, dispuso que se celebrara dicha Santa Misión empezando por el Sur de la isla y siguiendo un orden geográfico, desde la parroquia de Santiago del Teide hasta la de Barranco Hondo. Tuvo lugar entre la segunda semana de mayo y la segunda de julio, evitando la época de la zafra del tomate, que solía trastocar la vida en el Sur al ocasionar un considerable trasiego de personas, dedicadas en esos meses casi exclusivamente a dicho trabajo, “de día y de noche sin descanso”. Al final de la campaña se tuvo que hacer una ligera variación, para que no coincidieran las fiestas patronales de San Pedro de Güímar con la Santa Misión. Pero resultó interesante el que el Valle de Güímar quedase para el final, con el fin de que la concentración que se planteaba en Candelaria como clausura estuviese más nutrida, como así resultó.

     La dirección de esta campaña misional fue encomendada por el citado obispo a un prestigioso sacerdote jesuita, el padre Sebastián Puerto, director del Centro Misional del Beato Juan de Ávila, en Montilla, a quien acompañarían otros siete padres jesuitas de la Península, más cuatro padres paúles y dos dominicos de Candelaria. Con algo más de un mes de anticipación se desplazó a esta isla el director, con el objetivo de conocer el terreno, tomar contacto con todos los párrocos de cada Arciprestazgo y planear la Santa Misión según las necesidades de cada parroquia, lo que motivó la confección de un estudio sociológico previo en cada una de ellas. La idea que presidió el plan fue “que no quedara ningún grupo de personas, algo notable, sin que llegara a él la gracia de la palabra de Dios”; por ello, dicha misión se extendió a un total de 73 centros, entre parroquias y barrios.

     El municipio de Güímar estaba constituido por numerosos núcleos de población y contaba por entonces con cuatro parroquias, dos de ellas muy recientes: San Pedro Apóstol (desde 1630), San José de El Escobonal (creada en 1930), Santo Domingo de Guzmán (creada en 1961) y Ntra. Sra. del Rosario de Fátima (creada en 1963). Se establecieron centros misionales en las cuatro parroquias, así como en los barrios de Lomo de Mena, La Medida, El Puertito, San Francisco Javier, La Hoya y Guaza; y se organizó una peregrinación con la Virgen del Socorro, para aprovechar la profunda devoción que por ella siente el pueblo güimarero. En este artículo, vamos a analizar como tuvo lugar la Santa Misión en este municipio, tal como fue descrita por los propios misioneros que la llevaron a cabo en cada uno de los centros misionales (parroquias o barrios), lo que nos permite conocer como era por entonces la vida religiosa de los distintos pueblos que integraban el municipio, con datos a veces muy curiosos…

      En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-SANTA MISIÓN EN GÜÍMAR-1965

Santiago del Teide: Don José Yanes Machado (1795-1858), cura párroco propio del Valle de Santiago, donde provocó un serio escándalo al tener pareja e hijos

Santiago Teide-40.7 (CFIT)-2B     Este artículo está dedicado a un sacerdote nacido en Santa Úrsula, que en plena juventud obtuvo en propiedad la parroquia de San Fernando de la Villa de Santiago, regentándola durante 14 años; pero en este valle se vio sometido a una dura crítica y a varias denuncias de sus feligreses, por no ocultar su relación personal con su criada, con quien tuvo tres hijos. Ello motivó su traslado, primero como teniente de cura a la parroquia de San Juan de la Rambla y luego como beneficiado servidor a la de Santa Ana de Garachico; pero ese alejamiento no impidió que continuase su apasionada relación, ya que pasaba largas temporadas con su amada en Tamaimo, lo que obligó a las autoridades eclesiásticas a impedirle salir de su parroquia garachiquense y a visitar el Valle de Santiago.

     Nuestro biografiado nació en el pueblo de Santa Úrsula hacia 1795, siendo hijo de don Cayetano Yanes y doña Antonia Machado. En 1819 fue ordenado de Presbítero a título de un patrimonio vitalicio que a su favor habían fundado sus padres. Obtuvo en propiedad la parroquia de San Fernando de la Villa de Santiago, para la que se le expidió el correspondiente título el 8 de agosto de 1826; la regentó durante 14 años, desde el 24 de dicho mes, en que tomó posesión de la misma, hasta el 9 de octubre de 1840…

      En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-JOSÉ YANES MACHADO

Arafo: Don Juan Pérez Marrero (1865-1934), seminarista, maestro superior de Instrucción Primaria, secretario del Ayuntamiento, recaudador municipal, concejal suplente y presidente del Casino

Juan Pérez Marrero    Recordamos en este artículo a un trabajador de la Enseñanza, a un hombre que en los difíciles tiempos de principios del siglo XX supo verter en sus alumnos no sólo los elementales conocimientos de su formación, sino también las mínimas normas de civismo y una gran dosis de amor al pueblo donde habían nacido. Don Juan Pérez Marrero comenzó como seminarista, pero abandonó la carrera eclesiástica para dedicarse a la docencia, su gran vocación, tras obtener los títulos de maestro elemental y superior de Primera Enseñanza; estuvo al frente de la escuela elemental de su pueblo natal durante más de 30 años en distintos períodos, primero como maestro sustituto, luego interino y, finalmente, como propietario; y falleció ejerciendo aún su labor docente. Al margen de su actividad principal, emigró a Cuba y a su regreso actuó como escribiente y desempeñó la Secretaría del Ayuntamiento durante más de una década, con carácter interino y en propiedad; asimismo, fue secretario acompañado del Juzgado Municipal y recaudador municipal. También trabajó como labrador y fue fundador, accionista y directivo de varias comunidades de aguas, en varias de ellas como secretario y presidente. Desarrolló una cierta actividad política, como vicepresidente del Comité Conservador, adjunto de la mesa electoral, organizador de las fiestas patronales y concejal suplente del Ayuntamiento. Además, fue socio fundador, secretario, vicepresidente 2º, vicepresidente 1º, presidente y contador del Casino “Unión y Progreso” de Arafo.

     Nuestro biografiado nació en Arafo el 15 de mayo de 1865, a las siete de la tarde, siendo hijo de don Nicolás Pérez Hernández y doña Eufrasia Marrero Delgado. Fue bautizado al día siguiente en la iglesia parroquial de San Juan Degollado por su tío materno, el Lcdo. don Claudio Marrero y Delgado, cura propio de la misma; se le puso por nombre “Juan Nepomuceno Ramón Isidro” y actuó como madrina doña Eudoxia Otazo Marrero, siendo testigo doña Magdalena Otazo y Marrero…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-JUAN PÉREZ MARRERO