Candelaria: Don José de Baute Santos y Pérez (1778-1835), cabo 1º de las Milicias de Artillería retirado con fuero, regidor, síndico personero y guarda-almacén de Artillería

Candelaria antigua-15     Siguiendo con una larga tradición familiar, nuestro biografiado prestó sus servicios en las Milicias de Artillería, en las que alcanzó el empleo de cabo 1º, con el que se retiró con derecho al goce de fuero militar. Posteriormente fue nombrado guarda-almacén de Artillería en Candelaria, empleo en el que probablemente permaneció hasta su prematura muerte y que compaginó con sus ocupaciones como labrador y tabernero. Además, había sido regidor y síndico personero del Ayuntamiento.

     Nació en Candelaria el 16 de diciembre de 1778, siendo hijo de don Pedro de Baute Santos y Barrios, natural de Arafo, y de doña María Josefa Pérez Pérez, que lo era de Candelaria. El 26 de dicho mes fue bautizado en la iglesia de Santa Ana por el cura teniente de beneficiado don Fernando de San Josef Fuentes; se le puso por nombre “Josef Valentin del Carmen” y actuó como padrino don Josef Francisco de Barrios, vecino del lugar de Tacoronte…

      En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-JOSÉ DE BAUTE SANTOS PÉREZ

Las visitas de la Virgen del Socorro al municipio de Arafo

Virgen Socorro-Arafo     Diversas han sido las visitas de imágenes de distintas advocaciones de la Virgen que, procedentes de otras localidades, por diferentes motivos se han acercado hasta la villa de Arafo. Algunas de ellas gozan en este municipio de una profunda veneración, sobre todo la Virgen del Socorro de la vecina ciudad de Güímar, imagen que ha visitado esta villa en cuatro ocasiones.

    La primera visita de la Virgen del Socorro tuvo lugar en 1954, coincidiendo con el Año Santo Mariano; la segunda fue en 1965, con el objetivo de impulsar la Santa Misión que se estaba celebrando en dicha localidad; la tercera en 1988, con motivo de la clausura del Año Santo Mariano; y la cuarta, hasta ahora la última, se produjo en 1999, dentro de la peregrinación organizada por el V Centenario de la ciudad de Güímar. Procedente de Güímar, en tres de las visitas la venerada imagen hizo una primera escala en la entonces ermita de Ntra. Sra. del Carmen, en el barrio del mismo nombre, donde tenía lugar la bienvenida oficial; por su parte, la función de despedida se oficiaba en la iglesia parroquial de San Juan Degollado y desde ella regresaba al municipio de origen, a través del barrio de San Francisco Javier…

      En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-VISITAS DE LA VIRGEN DEL SOCORRO-ARAFO

Arico: Don José Lorenzo Gómez (1689-1757), notario público eclesiástico y de visita, mayordomo de fábrica de la parroquia y cura servidor de Arico

Arico-Lomo-1905-1910     Llevado por su vocación religiosa y gracias a que pudo disfrutar de un patrimonio vitalicio y una capellanía fundados por miembros de su familia, nuestro biografiado pudo seguir la carrera eclesiástica y ordenarse de sacerdote. Durante 41 años desarrolló una intensa labor pastoral en la parroquia natal de San Juan Bautista de Arico, aunque siempre en un segundo plano; en ella obtuvo la plaza de notario público eclesiástico, que desempeñó durante muchos años, acompañando como notario de visita al párroco don José Bernardo Fernández Romero, cuando éste fue nombrado visitador de las parroquias de las Bandas de Abona. Además, fue nombrado mayordomo de fábrica de la parroquia de Arico en dos etapas y ejerció como cura servidor de dicha localidad en varios períodos cortos, por ausencia o enfermedad de los titulares.

     Nació en Arico el 7 de julio de 1689 siendo hijo de don Amaro Lorenzo Gómez y doña Francisca Miguel. Dos días después fue bautizado en la iglesia de San Juan Bautista por el cura párroco don Andrés Xuárez de Castro; se le puso por nombre “Joseph” y actuaron como padrinos don Sebastián Gómez y doña Catalina González, naturales y vecinos de dicho lugar…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-JOSÉ LORENZO GÓMEZ

Güímar: Don Carlos Díaz Campos (1925-2015), agricultor, guardia de la Policía Municipal de Güímar, amante de la historia y las tradiciones canarias, y memoria viva de la comarca de Agache

Carlos Díaz Campos     Este recordado escobonalero, recientemente fallecido, comenzó su vida profesional como agricultor. Practicó la lucha canaria y, gracias a su altura, durante el servicio militar fue campeón regional y subcampeón nacional de salto con pértiga en los campeonatos deportivos militares; ascendió a cabo de Infantería y, después de licenciado, a cabo 1º para la reserva. Luego obtuvo una plaza de guardia en la Policía Municipal de Güímar, que desempeñó durante 36 años, rechazando en dos ocasiones los ascensos que se le ofrecieron para ostentar la jefatura del cuerpo; durante 20 años prestó sus servicios en la comarca de Agache, donde también participó en la confección de los padrones municipales, y el resto del tiempo lo hizo en la cabecera municipal. Además, fue un amante de la historia y las tradiciones canarias, pues desde su niñez supo absorber los conocimientos que, de forma oral, le transmitían los mayores, llegando a ser considerado la memoria viva de la comarca de Agache. Por dicho motivo, muchos investigadores acudieron a él en búsqueda de información; asimismo, participó en numerosas charlas y mesas redondas, sobre todo relacionadas con el juego del palo y el salto del pastor, de los que llegó a ser un profundo experto. Después de viudo celebró segundas nupcias y se estableció en Güímar, aunque nunca perdió el contacto con su pueblo natal. Ya jubilado y por compromisos familiares, en una ocasión figuró de forma testimonial en una candidatura para las elecciones municipales.

     Nuestro biografiado nació en El Escobonal el 1 de marzo de 1925, siendo hijo de don Hipólito Díaz Campos y doña Cristina Campos Campos. El 25 del mismo mes fue bautizado en la iglesia de San Pedro Apóstol de Güímar por el cura ecónomo don Rafael Cabrera y González y actuó como padrino don Graciliano Díaz y Díaz. Siempre fue conocido entre sus paisanos como “Carlillos”…

      En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-CARLOS DÍAZ CAMPOS

Las reformas del templo parroquial de Barranco Hondo (Candelaria) y el reloj de su torre

Barranco Hondo-iglesia-reforma    Como ya relatamos en un artículo anterior, desde el siglo XIX Barranco Hondo ya contaba con una ermita dedicada a San José, que se había terminado de construir en 1860 y, tras ser bendecida, se había abierto al culto en 1867. Pero aún habrían de pasar muchos años, hasta 1943, para que fuese elevada a parroquia, la cual comenzó a regir a comienzos de 1944.

     En 1960, durante la regencia del párroco fray Porfirio Pérez Pontejo y al cumplirse un siglo de su construcción, se despertó en este pueblo el deseo de restaurar y mejorar en lo posible la iglesia parroquial, sobre todo su techumbre. Dado el entusiasmo vecinal enseguida se iniciaron las obras, que a la larga llevaron a la mayor reforma que se ha realizado en el templo desde su construcción.

     Durante las obras se quitaron los altares antiguos, que fueron sustituidos por nuevas hornacinas para las imágenes, y se sustituyó el antiguo campanario por una torre alta y esbelta, que poco después fue dotada de un reloj, adquirido por los emigrantes del pueblo en Venezuela. A pesar de las dificultades económicas de la época, gracias al entusiasmo e impulso del joven párroco, con el beneplácito del obispo güimarero don Domingo Pérez Cáceres, se pudieron llevar a término las obras emprendidas, que también incluyeron la construcción de la casa parroquial, una nueva sacristía y un salón, anexos al templo. Según la prensa de la época, el presupuesto total superó las 100.000 pesetas, cantidad cubierta con los donativos del vecindario, que contribuyó con todo lo que pudo, aunque también se contó con la colaboración del Ayuntamiento de Candelaria, CEPSA y, sobre todo, el Gobierno Civil de la provincia…

      En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-REFORMAS Y RELOJ-TEMPLO PARROQUIAL-BARRANCO HONDO

Fasnia: Don Juan Díaz Flores (1883-1933), sargento de Infantería en la reserva, tallador de quintos en el Ayuntamiento de Fasnia, vicepresidente del Comité Republicano local y fiscal municipal

Fasnia-La Zarza-vistas-2     Este artículo está dedicado a un modesto personaje, que llegó a gozar de cierto prestigio en su pueblo natal. Trabajó casi toda su vida como agricultor, aunque compaginó dicha actividad con otras responsabilidades. Prestó su servicio militar en el Regimiento de Infantería de Tenerife, en el que ascendió primero a cabo y luego a sargento para la reserva; en virtud de este empleo, fue designado tallador de quintos en el Ayuntamiento de Fasnia, responsabilidad que llevó a cabo incluso después de licenciado. También asumió un claro compromiso político, pues figuró entre los fundadores del Comité Republicano de su municipio natal, en el que fue elegido en dos ocasiones vicepresidente y en otra vicesecretario; ello favoreció su nombramiento como fiscal municipal durante la II República, cargo en el que permaneció hasta su muerte. Además, fue miembro de la comisión que organizó la primera fiesta de Fasnia en honor de la Virgen del Carmen, imagen que estuvo alojada en su casa de El Calvario mientras se construía su ermita; asimismo ejerció como adjunto del Juzgado Municipal, secretario interino de una comunidad de aguas y constructor de viviendas.

     Nació en el pago de La Zarza el 2 de mayo de 1883, a las cinco de la madrugada, siendo hijo de don Graciliano Díaz Pestano y doña Ana María Flores Delgado. Dos días después fue bautizado en la iglesia de San Joaquín de Fasnia por el cura párroco ecónomo don Ángel Bello y García; se le puso por nombre “Juan Atanasio” y actuó como padrino su tío materno don Juan Flores Delgado, siendo testigos don José González Galdón, de la misma naturaleza y vecindad…

      En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-JUAN DÍAZ FLORES

San Miguel de Abona: Don Agustín Pérez Camacho (1849-1892), coadjutor de Mazo y párroco propio de San Miguel de Abona

Agustín Pérez Camacho     Llevado por su vocación religiosa, don Agustín ingresó en el Seminario Diocesano de Tenerife, donde cursó la carrera eclesiástica. Tras ser ordenado de sacerdote celebró la primera misa en su pueblo natal y luego fue nombrado coadjutor de la parroquia del pueblo de Mazo. Finalmente, obtuvo en propiedad la parroquia de San Miguel de Abona, en la que también ejerció como mayordomo de fábrica; la regentó durante 12 años, hasta su prematura muerte.

     Nuestro biografiado nació en Tijarafe, en la isla de La Palma, hacia 1849, siendo hijo de don Agustín Pérez Álvarez y doña María Andrea Camacho Álvarez, naturales y vecinos de dicho pueblo. Deseoso de seguir la carrera eclesiástica, comenzó a seguir los estudios de Filosofía, Teología y Moral. Luego, en 1867 le fue conferida la prima clerical Tonsura; nueve años más tarde, en 1876, recibió las cuatro Órdenes Menores, el Subdiaconado y el Diaconado; y en 1877 fue ordenado de presbítero…

      En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-AGUSTÍN PÉREZ CAMACHO

Relación de jueces de paz y municipales de Granadilla de Abona (1855-1945)

Granadilla-11     En Granadilla de Abona, al igual que en los restantes municipios de España, hasta 1855 los juicios verbales de faltas se celebraban ante el alcalde de la localidad o el teniente de alcalde en el que aquel delegase, debiendo llevarse el correspondiente libro por el secretario. Pero en ese año, la Legislación española separó la autoridad civil de la judicial, al crear la figura independiente del “Juez de paz”. Luego, con la entrada en vigor de la Ley Orgánica del Poder Judicial, a finales de 1870 el antiguo Juzgado de Paz de Granadilla de Abona fue reconvertido en Juzgado Municipal, el cual asumió, a partir de entonces, la competencia del Registro Civil, de nueva creación en cada término; y, simultáneamente, se creó la figura del fiscal municipal.

     Conocemos casi todos los jueces que ha tenido la jurisdicción de Granadilla de Abona, pues sólo nos faltarían los del primer año, ya que los primeros jueces de paz fueron nombrados a comienzos de 1856, pero de esa primera etapa solo contamos con los nombramientos en el Boletín Oficial de Canarias y algunos documentos aislados. Afortunadamente, con la llegada de los jueces municipales se crearon también los registros civiles y de éstos sí se conservan todos los libros, de los que hemos extraído la relación completa de jueces y las fechas aproximadas de toma de posesión y cese, pues la exacta solo se conoce de los más recientes. Solo incluimos en este trabajo los jueces de paz (1855-1870) o los jueces municipales (1870-1945), en ambos casos con jurisdicción limitada al municipio de Granadilla de Abona. Dejaremos para otra ocasión los jueces comarcales y los de 1ª instancia e instrucción, con competencias y ámbito de actuación más amplios.

     Como curiosidad, de los 6 jueces de paz y 26 jueces municipales titulares que conocemos, pues muchos repitieron en el cargo, el récord de permanencia al frente del Juzgado lo ostentó don Marcial García y García, con más de 9 años en dos etapas; le siguieron: don Isidoro García González, con más de 8 años, en tres etapas, más otros dos como suplente; don Francisco Reyes García, con 8 años en dos etapas; don Domiciano Oramas y González, también con 8 años en dos etapas, más uno como suplente; don Marcos Rodríguez Salazar, con 5 años y medio, en dos períodos; y don José Frías Pomar, también con 5 años y medio, en tres etapas. Con respecto al lugar de nacimiento, conocemos a tres jueces titulares que no nacieron en este municipio: don Pedro Pérez Chávez (del Realejo Alto), don Antonio Rodríguez Bello (de Icor –Arico-), aunque era oriundo de Granadilla, y don Andrés Triviño Collado (de Benquerencia de la Serena –Badajoz-). Como curiosidad, en el período estudiado ninguna mujer estuvo al frente del Juzgado…

      En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-JUECES DE GRANADILLA DE ABONA

Candelaria: Don Gumersindo Delgado (1864-1954), zapatero, sochantre, fiscal municipal, secretario del Juzgado y del Ayuntamiento, alcalde de Candelaria, curandero y pintor

Gumersindo Delgado     Este recordado candelariero comenzó su trayectoria profesional como humilde zapatero, pero luego, gracias a los conocimientos que vertió en él su madre maestra, pudo acceder a los empleos de sochantre de la parroquia, escribiente del Ayuntamiento, secretario del Juzgado municipal, administrador de bienes, secretario del Ayuntamiento de Candelaria en propiedad, empleo que ocupó durante más de dos décadas, y corresponsal del periódico El Liberal de Tenerife. Pero también tuvo una enorme vocación política, fruto de la cual fueron sus cargos como fiscal municipal, interventor y apoderado electoral, y miembro del directorio de la “Junta de Defensa para los intereses generales del valle de Güimar”. Esa intensa actividad motivó su suspensión en la plaza de secretario del Ayuntamiento y su detención por motivos políticos; pocos años después recuperó su plaza de secretario municipal, que luego volvería a perder por los mismos motivos, pero ahora definitivamente, a pesar de lo cual  fue incluido en el Cuerpo de Secretarios de Ayuntamiento de España, como secretario de segunda categoría. Finalmente, fue elegido concejal, aunque no tomó posesión; figuró entre los principales organizadores del Comité local de Acción Popular Agraria; y alcanzó la alcaldía de Candelaria, aunque en este cargo solo permanecería durante poco más de un mes. Además, fue uno de los mayores contribuyentes de Candelaria, accionista de comunidades de aguas, curandero y pintor.

     Nació en Candelaria el 20 de diciembre de 1864, a las siete de la tarde, siendo hijo de la maestra doña Eufrasia Delgado, “industriosa y vecina de este pueblo”. Cinco días después fue bautizado en la iglesia de Santa Ana por el cura párroco propio don Antonio de la Barreda y Payba; se le puso por nombre “Gumersindo Demetrio” y actuó como padrino don Juan José Sabina, siendo testigos don Nicolás Matos y don Isidro Delgado, ministros de dicha parroquia…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-GUMERSINDO DELGADO

Vilaflor: Don José Alayón Medina (1820-1913), carpintero, sargento 2º de Milicias, concejal y juez municipal de La Laguna, y presidente honorario del Comité Republicano de dicha ciudad

Vilaflor-18     El destacado chasnero al que dedicamos este artículo comenzó su actividad profesional como modesto carpintero, situación en la que prestó sus servicios en las Milicias Canarias, en las que ascendió desde soldado hasta sargento 2º. Tras abandonar su pueblo natal se estableció en el Puerto de la Cruz, donde fue vocal del Comité Democrático, y por entonces estuvo empleado con el Marqués de San Andrés. Pero la mayor parte de su vida la pasó en La Laguna, donde tuvo una intensa vida política y social, pues fue secretario del Comité Democrático, concejal del Ayuntamiento, juez municipal (suplente, titular y accidental), presidente de la Sección de Intereses Materiales de la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Tenerife, vocal fundador de la Cámara Agrícola y presidente honorario del Comité Republicano. Además, fue concejal electo de Vilaflor y uno de los mayores contribuyentes de La Laguna y Santa Cruz de Tenerife, donde también vivió, así como un gran aficionado a la Genealogía. Falleció en Los Realejos, a los 93 años de edad.

     Nació en Vilaflor el 10 de marzo de 1820, siendo hijo del sargento don Cristóbal Antonio de Alayón Aponte, natural del pago de Arona, y de doña María Agustina Medina Beltrán, que lo era de la primera localidad. Dos días después fue bautizado en la iglesia de San Pedro Apóstol por el beneficiado curado propio don Antonio Esteban Peraza y Ayala; se le puso por nombre “Joseph Cristóbal Meliton” y actuó como padrino su tío, el entonces teniente don José Pérez de Medina, de dicha vecindad…

      En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-JOSÉ ALAYÓN MEDINA