La torre de la Iglesia de San Juan Degollado de la Villa de Arafo y su reloj

Arafo-torre-iglesia     Por iniciativa del párroco de Arafo, don Hildebrando Reboso Ayala, en 1924 se comenzó a construir la torre de la iglesia de San Juan Degollado, ante el mal estado que ofrecía el antiguo campanario de la misma. Para ello, el Ayuntamiento cedió el terreno y una cantidad en metálico, mientras que el resto de los gastos fueron asumidos gracias a los donativos del citado sacerdote y las principales familias de la localidad, así como la venta de rifas y el producto de un bazar, así como de una finca de la parroquia. La obra terminó en 1928, en que fue bendecida; en 1940 se colocó la Cruz de los Caídos, pegada a su frente; en 1943 se instaló el reloj, adquirido en Vitoria; en 1975 se le anexionó la capilla del Santísimo Cristo del Valle; y, finalmente, se colocaron, por debajo del reloj, cuatro esferas con las imágenes de los patronos de la Villa. Del mantenimiento del reloj se han encargado, desde su instalación: don Rodolfo Encinoso Encinoso, don Antonio Curbelo Rodríguez, don Francisco Javier Curbelo Rivero, don Juan Antonio Curbelo Rivero y don Policarpo de León Pérez.

     A comienzos de 1924, el párroco don Hildebrando Reboso promovió la creación de una comisión con el fin de recaudar fondos para construir una torre en la iglesia parroquial, ante el estado ruinoso que ofrecía el campanario y con un doble objetivo, procurar la seguridad de las campanas y contribuir al embellecimiento del templo. El proyecto se confeccionó por el prestigioso arquitecto don Otilio Arroyo Herrera, quien también asumiría la dirección técnica, y en el mismo se preveía la colocación de un reloj, iniciativa que partió del comerciante e industrial don Manuel Herrera, Hijo Adoptivo de la localidad. Así lo recogió el corresponsal del periódico “El Progreso”, en un artículo titulado “Desde Arafo”, publicado el 11 de abril de dicho año…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-TORRE-RELOJ-IGLESIA DE ARAFO

Candelaria-Güímar: Doña María del Pilar Nóbrega Navarro (1882-1951), maestra de Primera Enseñanza, directora de escuelas graduadas y una de las dos primeras concejalas del Ayuntamiento de Güímar

Pilar Nóbrega Navarro     Nacida en Candelaria, en su niñez doña María del Pilar Nóbrega Navarro se estableció en Güímar, al hacerse cargo su padre de la secretaría del Ayuntamiento. Cursó estudios en la Escuela Normal de Maestras de La Laguna y obtuvo el título de Maestra elemental de Primera Enseñanza. Ejerció como interina en las escuelas unitarias de niñas de San Andrés (Santa Cruz de Tenerife) y Villa Abajo (La Laguna). En los años que siguieron impartió clases particulares y, tras superar las oposiciones, regentó en propiedad varias escuelas: la unitaria de San Juan de la Rambla, la de San Andrés, en la capital, y la unitaria nº 2 de Güímar, donde ejerció durante 11 años, fue presidenta fundadora de la Mutualidad Escolar “Ntra. Sra. del Socorro” y vocal de la Junta Local de Primera Enseñanza. Después de casada pasó por concurso de traslado a varios colegios de Santa Cruz de Tenerife: primero a la Sección Graduada “José Antonio”, del barrio Salamanca, a cuya directiva perteneció; luego a la Sección Graduada “Fray Albino”, en Sergio Orbaneja, colegio del que fue nombrada directora; y, finalmente, a la Escuela Graduada “San Fernando”, del barrio Duggi, donde fue nombrada directora interina, cargo en el que permanecería hasta su muerte, ocurrida en dicha capital. También fue vocal de la Asociación de Maestros Nacionales del Partido judicial de Santa Cruz, de la Asociación Provincial Federativa del Magisterio y de la Junta Provincial de Protección a los huérfanos del Magisterio. Su gran labor como maestra y como directora, en los centros en los que ejerció durante su dilatada vida profesional, fue premiada con cinco votos de gracia. Pero, además, merece ocupar un lugar de honor en la historia de la isla, en especial de Güímar, por la curiosa circunstancia de ser una de las dos primeras mujeres que accedieron al puesto de concejal de su Ayuntamiento.

     Nuestra biografiada nació en Candelaria el 10 de septiembre de 1882, a las ocho de la noche, siendo hija de don Abelardo Nóbrega y González, natural de la ciudad de La Laguna, y de doña Enriqueta Navarro y Llarena, que lo era de dicha villa. Una semana después recibió el bautismo en la iglesia de Santa Ana, de manos del párroco propio don Antonio de la Barreda y Payva; se le puso por nombre “María del Pilar” y actuó como padrino su tío don Germán Navarro…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-PILAR NÓBREGA NAVARRO

Guía de Isora: Don Faustino Hernández Vargas (1853-1898), teniente jefe de los Voluntarios de San Antonio de las Vegas y coronel del Ejército Libertador de Cuba

Faustino Hernández Vargas     Miembro de una familia de agricultores y comerciantes, nuestro biografiado emigró con ellos a Cuba, estableciéndose en San Antonio de las Vegas, donde trabajó en los mismos oficios. En esta localidad ingresó en la Sección de Voluntarios de Infantería de Cuba, en la que luego ascendería a alférez y primer teniente; con este último empleo pasó a ser el comandante jefe de dicha Sección. En esa situación, al estallar la Guerra de Independencia de Cuba decidió pasar al Ejército Libertador, en el que formó parte del estado mayor de las fuerzas lideradas por su hermano, el ya general don Jacinto Hernández Vargas, en las que alcanzó el empleo de coronel, con el que falleció en acción de guerra, en el transcurso de una emboscada.

     Nació en Tejina de Guía el 28 de julio de 1853, siendo hijo de don Lázaro Hernández Dorta y doña Antonia Vargas Delgado, vecinos de dicho pago. El 7 de agosto inmediato fue bautizado en la iglesia de Ntra. Sra. de la Luz de Guía de Isora por el cura párroco don Domingo Carreiro; se le puso por nombre “Faustino Antonio del Sacramento” y actuó como madrina doña Bienvenida de Torres, de dicha vecindad…

      En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-FAUSTINO HERNÁNDEZ VARGAS

La visita de la Virgen de Candelaria a las parroquias del municipio de Güímar (1964)

Virgen Candelaria-Güímar     Como ya señalamos en un artículo anterior, hace medio siglo, en octubre de 1964, se inició un acontecimiento inolvidable en la historia religiosa de Tenerife, la primera y, hasta el presente, única peregrinación de la Virgen de Candelaria, la Patrona de Canarias, por todos los pueblos de la isla para recaudar fondos destinados a la construcción del nuevo Seminario Diocesano, que se pensaba construir en la ciudad de La Laguna. Fue un largo e intenso viaje, de casi tres meses y medio, en los que estuvo ausente de su Santuario, pero con su paso alegró los corazones de todos los tinerfeños.

     Como en todas las localidades tinerfeñas, esta visita marcó una página brillante en la historia religiosa de Güímar, al ser el segundo municipio de Tenerife que recibió a la venerada imagen. Según el programa previsto, el sábado 17 de octubre la Virgen visitaría las parroquias de Ntra. Sra. de Fátima y Santo Domingo de Guzmán, en la propia cabecera municipal de Güímar; al día siguiente, domingo, se celebrarían las “Solemnidades” en la parroquia matriz de San Pedro Apóstol, de la misma ciudad; y el lunes 19 llegaría a la parroquia de San José del populoso barrio de El Escobonal, donde permanecería hasta el día siguiente, en que partiría hacia Fasnia. No obstante, dicho programa sufriría una variación, pues el sábado 17 visitó la parroquia de Fátima y pernoctó en la de San Pedro Apóstol, pasando al mediodía del domingo a la de Santo Domingo, donde se mantuvo hasta el lunes 19, en que partió para El Escobonal, donde continuó hasta el día siguiente…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-VISITA VIRGEN DE CANDELARIA-GÜÍMAR

Santiago del Teide: Don Manuel Afonso Martín (1898-1946), cura encargado El Tanque y Guía de Isora, titular de Garafía y párroco de Santiago del Teide durante dos décadas

Manuel Afonso Martín     Este artículo está dedicado a uno de los párrocos que más tiempo han permanecido al frente de la parroquia de San Fernando de la Villa Histórica de Santiago del Teide. Nacido en La Victoria de Acentejo, cursó su carrera en el Seminario Conciliar de Tenerife, en el que también hizo sus pinitos como actor. Tras su ordenación fue nombrado cura ecónomo de la antigua villa del suroeste tinerfeño, al frente de cuya parroquia permaneció durante más de dos décadas y hasta su prematura muerte, con dos cortas interrupciones, granjeándose el cariño de sus feligreses. Además, ejerció como cura encargado de la parroquia de San Antonio de Padua de El Tanque durante un año y medio, donde fue vocal de la Comisión Municipal de Evaluación del Repartimiento; párroco propio de Ntra. Sra. de la Luz de Garafía durante seis meses; y encargado de Ntra. Sra. de la Luz de Guía de Isora en tres cortos períodos, en los que estuvo vacante. Destacó como orador sagrado y en el Valle de Santiago fundó escuelas y dio clases gratuitas; tuvo algunos problemas en la II República, que superó sin problemas; y aún es recordado por sus acertadas predicciones y su espíritu caritativo.

     Nuestro biografiado nació en La Victoria de Acentejo el 23 de diciembre de 1898, a las tres de la madrugada, siendo hijo de don Manuel Afonso Troya y doña Josefina Martín Peraza. El 31 de dicho mes fue bautizado en la iglesia de Ntra. Sra. de la Encarnación por el cura ecónomo don Norberto Pérez Díaz; se le puso por nombre “Manuel Victoriano” y actuó como madrina doña Francisca Gutiérrez, siendo testigos don Gregorio Rodríguez y don Tomás Martín…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-MANUEL AFONSO MARTÍN

Güímar-Fasnia: Don Luis Díaz Marrero (1735-1822), zapatero, agricultor, mayordomo de la ermita de San Joaquín, promotor de la Parroquia y del Ayuntamiento de Fasnia

Luis Díaz Marrero     Este destacado güimarero contrajo matrimonio en Fasnia, donde se estableció como zapatero y agricultor, siendo de los pocos vecinos que por entonces sabían leer y escribir con corrección. Luego fue nombrado en dos ocasiones mayordomo de la ermita de San Joaquín, cargo que desempeñó durante casi 14 años. Además, fue uno de los impulsores de la elevación de dicha ermita a Parroquia, por lo que fue elegido por el vecindario como uno de los apoderados que debían hacer todas las gestiones necesarias para lograr dicho objetivo y, una vez obtenido, fue nombrado primer sacristán de la misma. También figuró entre los principales promotores de la creación del Ayuntamiento de Fasnia, siendo elegido como uno los 24 comisarios electores que debían proceder a la elección de los cargos públicos del primer “ayuntamiento” de dicha localidad, en el que resultó elegido fiel de fechos, aunque también recibió votos para diputado. Cinco años más tarde volvió a ocupar el cargo de fiel de fechos y, posteriormente, el de síndico personero del Ayuntamiento.

     Nació en Güímar el 8 de noviembre de 1735, siendo hijo de don Juan Díaz Marrero y doña María Rodríguez Perdomo, también conocida como “María Lucas”, naturales y vecinos de dicho lugar. Tres días después fue bautizado por fray Juan José Betancurt, presbítero de la Orden de Predicadores, con licencia del beneficiado; se le puso por nombre “Luis” y actuó como padrino don Bernardo de Torres Marrero y Bencomo, de la misma vecindad. Fue el menor de seis hermanos…

      En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-LUIS DÍAZ MARRERO

La Sociedad “El Progreso” (1919-1922) el primer casino de El Escobonal (Güímar)

OLYMPUS DIGITAL CAMERA     En el programa de las Fiestas de San José del año 1984 nos ocupamos extensamente del casino más señero que ha tenido El Escobonal, la Sociedad Cultural “El Porvenir”, el cual se mantuvo abierto durante siete años (1929-1936), la trayectoria más larga de todos los que han existido en esta comarca. Pero entre 1919 y 1950 la historia de El Escobonal contó con otras tres sociedades culturales y recreativas, que sólo reseñamos de forma muy concisa en dicho trabajo. De dos de ellas nos ocupamos en profundidad en otros dos artículos, a la luz de los nuevos datos que hemos podido encontrar en distintos archivos y hemerotecas de la isla. Lo mismo ocurre con la primera de dichas sociedades, “El Progreso”, a la que dedicamos el presente trabajo. Fundada en 1919 bajo la presidencia de un destacado personaje, estuvo instalada en una casa de La Hoya de los Almendreros y se mantuvo en funcionamiento hasta 1922.

     Para dar rienda suelta a la enorme afición por el baile que desde antiguo existía en El Escobonal, se pensó en la creación de una sociedad que permitiese practicar dicha actividad dentro de la legalidad, así como fomentar otras actividades culturales y recreativas. Por ese motivo se nombró una comisión organizadora, de la que fue elegida presidente don Felipe Armas de Miranda (maestro nacional y practicante de Medicina y Cirugía) y como secretario don Epifanio Pérez. Dicha comisión fue la encargada de elaborar el reglamento de ese primer casino, que está fechado en El Escobonal a 10 de octubre de 1919 y firmado por ambos directivos…

      En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-SOCIEDAD EL PROGRESO-EL ESCOBONAL

Arafo: Don Juan Pedro Batista de Torres (1804-1908), sargento de Milicias, secretario del Ayuntamiento, juez de paz suplente, alcalde accidental y hombre más longevo de Arafo

Juan Pedro Batista Torres     En su larga vida, don Juan Pedro Batista Torres desempeñó numerosos cargos en el municipio en el que transcurrió toda su existencia: fue sargento 2º de Milicias, regidor y secretario del Ayuntamiento, juez de paz suplente, recaudador de los fondos municipales, teniente de alcalde y alcalde accidental de Arafo y presidente honorario del Casino “Unión y Progreso”; además destacó como importante propietario agrícola y llegó a ser el máximo contribuyente del término. Vivió 104 años, con lo que ostenta el récord de longevidad de la villa de Arafo, y tuvo una ilustre descendencia, en la que destacó su nieto don Andrés Orozco Batista, abogado, alcalde de Santa Cruz de Tenerife, diputado, ministro de Industria y Comercio, presidente del Consejo Superior de Ferrocarriles, representante de España en el Tribunal Internacional Permanente de Justicia de La Haya y decano del Colegio de Abogados.

     Nuestro biografiado nació en Arafo el 22 de junio de 1804, siendo el segundo hijo de don Agustín Batista González y doña Francisca Ana de Torres y Fariña. Al día siguiente fue bautizado en la iglesia de San Juan Degollado por el cura párroco propio don Antonio Rodríguez Torres; se le puso por nombre “Juan Pedro” y actuó como madrina doña María Baute Fariña…

      En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-JUAN PEDRO BATISTA TORRES

Arico: Sor Adela de Santa María de Lourdes Morales (1871-1956), religiosa de coro en el Monasterio dominico de clausura de Santa Catalina de Sena de La Laguna

Arico-Lomo-1905-1910     Llevada por una profunda vocación religiosa que la marcó desde su adolescencia, a los 18 años de edad nuestra biografiada ingresó en el Monasterio de Santa Catalina de Sena de La Laguna, en el que tomó el hábito en 1897 y profesó al año siguiente, permaneciendo entre sus muros hasta su muerte, que se produjo a los 84 años de edad, tras 67 años de vida religiosa, en los que sin duda ocupó algunos cargos de responsabilidad dentro de la comunidad.

     Nació en el Lomo de Arico el 27 de septiembre de 1871, a las cuatro de la madrugada, siendo hija de don Juan Morales, natural de Arico el Nuevo, y de doña Raimunda González Delgado, que lo era de La Degollada. El 3 de octubre inmediato fue bautizada en la iglesia de San Juan Bautista por el cura párroco propio don Antonio Martín Bautista; se le puso por nombre “Adela Peregrina de los Ángeles” y actuó como madrina su tía materna, doña Paula González, que era soltera. Creció en el seno de una familia modesta…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-SOR ADELA MORALES

La muralla de protección del Santuario de la Virgen y otras propuestas defensivas para Candelaria

Candelaria-Plano 1889-muralla     En artículos anteriores ya nos hemos ocupado del Castillo de San Pedro y de la Batería de Santiago, en la marina de Candelaria. En éste nos vamos a centrar en otras medidas defensivas para la protección del Santuario de la Virgen de Candelaria, como la construcción de la muralla con estacada que rodeaba todo el recinto y quedaba unida al citado castillo, así como los proyectos de una torre en Puntalarga, la fortificación de la ermita de la Magdalena con otra muralla y el atrincheramiento de los altos de la Cuesta de las Tablas, que no llegaron a hacerse realidad.

     A comienzos de 1741, el comandante general de las islas, mariscal de campo don Miguel Bonito Pignateli, ordenó la colocación de una muralla con estacada para la mayor seguridad y defensa del Santuario. El “Plano, y Perfil del Fuerte de Candelaria con el Proiecto de levantar una porcion de Muralla con su estacada al contorno de la Iglesia de dha Candelaria con el fin que la referida, pueda servir de estrada encubierta é impedir un desembarco” fue elaborado por el ingeniero militar Antonio Riviere, teniente coronel e ingeniero en jefe de las Islas Canarias, quien lo firmó en Candelaria el 3 de febrero de dicho año. En ese mismo año se construyó dicha muralla, encima de la cual que colocaron más de 600 estacas gruesas de tea, de unas siete cuartas de alto…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-MURALLA DE PROTECCIÓN DEL SANTUARIO