Candelaria: Fray Jesús Mendoza González (1944-2013), prior del Convento Dominico, rector de la Basílica, párroco de Candelaria y presidente de la Confederación de Religiosos de Tenerife

Jesús Mendoza González     El presente artículo está dedicado a un hombre que ha dejado una profunda huella en la Villa de Candelaria y en todo el archipiélago canario, fray Jesús Mendoza González. En su juventud trabajó como peón de albañil y perteneció a movimientos obreros católicos, así como a la Acción Social de Cáritas. Tras profesar en la Orden de Predicadores pasó veinte años en la Península, al estar destinado sucesivamente en Córdoba, Granada, Sevilla y Madrid. Después de ordenado sacerdote, volvió a Córdoba, donde ejerció su apostolado en organizaciones obreras, parroquias, colegios y residencias. Una vez establecido en Candelaria, fue suprior y prior del Convento Dominico, rector de la Basílica, guardián de la Patrona y propagador de su culto, párroco de Santa Ana y de otras parroquias del municipio, consejero espiritual y animador de sus fieles, promotor de la Fundación Canaria Santuario de Candelaria y de la Casa de Acogida de Mayores “Nuestra Señora de Candelaria”. Además, fue predicador, pregonero, vicearcipreste de Güímar, director espiritual del Colegio “Santa Rosa de Lima” de La Laguna y presidente de la Confederación de Religiosos de Tenerife. Como reconocimiento a su labor, en vida fue distinguido con el título de Hijo Adoptivo de Candelaria y la nominación de una calle; además, el CIT Candelaria-Caletillas le concedió la Placa “Al Mérito Turístico” y la “Insignia Especial a la Labor Humanitaria”, y el Cabildo de Tenerife le hizo entrega del Premio “Valores Humanos 2013”; y después de su muerte se le tributaron varios homenajes y se le concedió la Medalla de Oro de la Villa de Candelaria, a título póstumo, y se ha puesto en marcha el proyecto de levantar una escultura en su memoria.

     El Padre Mendoza fue un hombre inquieto, que luchó por el bienestar del pueblo. Candelariero de adopción, siempre estuvo dispuesto a trabajar con intensidad por mejorar su Parroquia y la Basílica que regentaba, así como para conseguir mayores cotas sociales. Fue un fraile carismático, religioso y humano, de mente abierta y solidaria, con sonrisa cómplice y seductora, amado y apreciado por sus compañeros y feligreses, cuya ingente labor fue reconocida por todos.

     Nació en Juncalillo de Gáldar (Gran Canaria) el 10 de agosto de 1944, siendo hijo de don Plácido Mendoza Jorge y doña Modesta González Vega. Creció en el seno de una familia modesta dedicada a la agricultura y numerosa, pues tuvo cinco hermanos, pero profundamente religiosa, que daría dos hijos religiosos, pues aparte de nuestro biografiado, su hermana, doña Rosa Mendoza González, es Hija de la Caridad y desarrolla actualmente su labor en Cataluña…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-FRAY JESÚS MENDOZA GONZÁLEZ

Arona-Arafo: Doña Basilia Álvarez Hernández (1890-1978), maestra superior de Primera Enseñanza, pianista y escritora de notable calidad literaria, que cantó en la prensa al Sur de Tenerife y al campo

Basilia Álvarez Hernández    Oculta por el prestigio social que alcanzó su marido, nuestra biografiada permaneció siempre en un segundo plano, a pesar de las indudables dotes intelectuales que poseía. Tras obtener el título de Maestra Superior de Primera Enseñanza, fue nombrada maestra interina de la Escuela Práctica Graduada Aneja a la Normal de Maestras de La Laguna, lo que le granjeó la envidia de otras compañeras que anhelaban dicha plaza. Renunció a dicho destino al contraer matrimonio y dedicó 15 años a educar y sacar adelante a su numerosa prole, mientras vivía en Candelaria y Güímar. Tras la muerte de su marido volvió al Magisterio, siendo destinada como maestra interina a las escuelas de Araya (Candelaria), Masca (Buenavista) y Lomo Pelado (El Rosario), donde solo permaneció cortos períodos. Luego pasó a Sabina Alta (Fasnia), en cuya escuela ejerció durante más de dos años, y posteriormente a Los Canarios (Fuencaliente), que regentó durante nueve años, en los que además asumió el cargo de jefa local de Falange Femenina en dicho municipio. Sus últimos destinos fueron las escuelas de La Cisnera (Arico), Taucho (Adeje) y Arico el Viejo, permaneciendo más o menos un año en cada una de ellas. Al margen de la docencia, destacó como escritora, colaborando en Gaceta de Tenerife con artículos de elevada calidad literaria, dedicados sobre todo al Sur de la isla y al campo, que por su interés reproducimos íntegramente. Además, tocaba con soltura el piano, instrumento con el que acompañó algunas veladas musicales celebradas en Arafo, donde vivió al final de su vida.

     Doña Basilia nació en el Valle de San Lorenzo (Arona) el 19 de abril de 1890, siendo hija del maestro don Amaro Álvarez González, natural del Puerto de la Cruz, y de doña Clotilde Hernández Reverón, que lo era de la antedicha localidad sureña. El 27 del mismo mes recibió el bautismo en la iglesia parroquial de San Antonio Abad de Arona, de manos de don Julio Mendoza y Morera, cura propio de la misma, y actuaron como padrinos don Aquilino Domínguez y doña Elena Hernández…

      En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-BASILIA ÁLVAREZ HERNÁNDEZ

La primera agrupación política de Fasnia: el Partido Republicano Tinerfeño y su protagonismo en la II República

Fasnia-Rincón 1933-9     A pesar de ser uno de los municipios más pequeños de Tenerife, Fasnia se ha caracterizado siempre por una enorme inquietud política, que desde el último tercio del siglo XIX dio lugar a agrias polémicas periodísticas, debido al caciquismo que hasta bien entrado el siglo XX se vivió en éste y otros pueblos del Sur de Tenerife. En ello influyó la temprana constitución de un Comité Republicano, que supuso el aldabonazo que pondría en marcha la lucha partidista en esta localidad.

     A comienzos de 1869, el sentimiento republicano ya comenzaba a arraigar en el pueblo de Fasnia, hasta el punto de que en 1873 ganaron las elecciones municipales los republicanos federales. Pero aún habría que esperar muchos años para que el sentimiento democrático se consolidase. En 1919, ya se alzaba en la prensa la voz de un ilustre hijo de Fasnia, don Emiliano Díaz Castro, quien veía en el triunfo de la democracia y la República la única fórmula para vencer el caciquismo ancestral que se vivía en el pueblo. En 1921 se constituyó el primer comité republicano del municipio de Fasnia, presidido por don Juan Antonio González, el cual promovió la celebración de mítines y la visita a la localidad de los principales líderes del Partido Republicano Tinerfeño. Logrando vencer las malas artes utilizadas habitualmente en las elecciones por los que hasta entonces ostentaban el poder, en abril de 1923 dicho partido logró alzarse con su primera victoria en este pueblo. Pero esta trayectoria ascendente se vio truncada por la Dictadura de Primo de Rivera.

      Tras una etapa de cierto ostracismo, la gestación y proclamación de la II República supuso un revulsivo político, tanto en Fasnia como en todo el territorio nacional. Así, en 1931 se constituyó el nuevo Comité local del Partido Republicano Tinerfeño, presidido por don Francisco Cruz Marrero, al que seguirían las agrupaciones locales de otros tres partidos políticos y dos federaciones obreras; también existirían cinco casinos o sociedades de recreativas progresistas, en los distintos núcleos de población del municipio. Los republicanos alcanzaron un considerable poder en la localidad, ya que gobernaron el Ayuntamiento durante casi toda la República de 1931 a 1936, en una época de grave crisis económica, y ganaron las elecciones a Cortes en esta localidad en 1931 y 1933. En ese último año se vivió en Fasnia un tímido atentado terrorista, al explotar un petardo en la iglesia. Finalmente, al inicio de la Guerra Civil fue disuelto el Ayuntamiento y los distintos partidos políticos republicanos, así como todas las sociedades consideradas de izquierda o afines a la República y, por lo tanto, opuestas al nuevo régimen…

      En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-PARTIDO REPUBLICANO TINERFEÑO-FASNIA

Güímar: Don Víctor Lugo de la Rosa (1835-1881), agricultor y militar profesional que alcanzó el empleo de sargento 1º de Milicias, distinguido por sus servicios

Víctor Lugo de la Rosa-hoja-2    De origen humilde, nuestro biografiado comenzó trabajando en la agricultura para seguir posteriormente una modesta carrera militar. Ingresó por sorteo en las Milicias Canarias como simple soldado del Batallón Ligero Provincial de La Laguna, en el que ascendió a cabo 2º y cabo 1º, empleo en el que estaba cuando logró superar la epidemia de fiebre amarilla que azotó a Santa Cruz de Tenerife; luego ascendió a sargento 2º y como tal obtuvo su licencia absoluta. Pero, inmediatamente, se reenganchó con ese último empleo en el Batallón Ligero Provisional de Canarias, en el que ya prestaría sus servicios hasta el final de su carrera militar; en este destino se le concedió el grado de sargento 1º, se alistó voluntariamente en el Ejército expedicionario de Cuba, recibió un premio económico, alcanzó el empleo efectivo de sargento 1º de Milicias y mereció dos galones de distinción. Tras 17 años de servicios obtuvo su retiro y continuó empleado en Santa Cruz de Tenerife, hasta su prematura muerte.

    Nació en el conocido entonces como pago de San José (El Escobonal), el 11 de abril de 1835, siendo hijo de don Juan Luciano Lugo Rodríguez y doña María de la Rosa Díaz. Tres días después fue bautizado en la iglesia de San Pedro Apóstol de Güímar por don Agustín Díaz Núñez, Doctor en Sagrada Teología, examinador sinodal y beneficiado curado propio de la misma iglesia y sus anejos; se le puso por nombre “Víctor” y actuó como padrino don Isidoro Márquez, de la misma naturaleza y vecindad…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-VÍCTOR LUGO DE LA ROSA

Adeje-Arona: Don Diego García de Acevedo (1713-1769), capellán, sacerdote, emigrante, administrador y mayordomo de un monasterio y propietario agrícola

Adeje-1829-Williams     Hijo de militar, nuestro biografiado se ordenó de sacerdote, gracias a una capellanía y a un patrimonio vitalicio fundados por sus padres. Después de ordenado ejerció como capellán en Adeje y luego emigró a América, donde fue administrador y mayordomo de un monasterio. A su regreso, trajo desde Guatemala la imagen de la Virgen de Guadalupe para el convento franciscano de su villa natal, que estaba bajo su patronazgo. Finalmente, se estableció en el pago de Altavista (Arona), donde volvió a ejercer como capellán y destacó como propietario agrícola.

     Nació en la Villa de Adeje el 19 de marzo de 1713, siendo hijo del ayudante don Diego García Grillo y doña Antonia Melo de Acevedo. Al nacer fue bautizado en su misma casa por su abuela doña Marta de Melo, “por haber nacido con peligro”. Seis días después fue bautizado oficialmente en la iglesia de Santa Úrsula por el beneficiado don Melchor Alfonso Montesdoca; se le puso el nombre “Diego” y actuaron como padrinos don Felipe Jacinto de Santiago y doña Ana Leonor, naturales y vecinos de dicha villa…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-DIEGO GARCÍA DE ACEVEDO

La Sociedad de instrucción y recreo “La Buena Unión” de Igueste de Candelaria (1931)

Igueste-Sociedad Buena Unión-3     Como ocurrió en la mayor parte de España, la II República Española (1931-1936) fue un período de gran inquietud social, política y cultural en Canarias, por lo que en la mayoría de los pueblos surgieron casinos, así como agrupaciones políticas y sindicales. Como ya señalamos en otro artículo, el municipio de Candelaria no podía ser una excepción, por lo que contó en ese período con seis sociedades culturales y recreativas repartidas por los distintos núcleos de población del municipio.

     En este trabajo nos vamos a centrar en uno de los dos casinos que existieron en esa etapa en Igueste de Candelaria, por entonces el núcleo más poblado del término municipal. Se trata de la desconocida Sociedad de Instrucción y Recreo “La Buena Unión”, constituida en 1931, pero de la que de momento tenemos muy pocos datos. Su reglamento fue redactado en Igueste el 25 de marzo de dicho año y presentado en el Gobierno Civil el 28 de ese mismo mes. El 7 de abril inmediato, los socios de este nuevo casino se reunieron en dicho pueblo, con el fin de proceder a su constitución oficial y a la elección de la primera junta directiva que debía administrarlo durante ese año, la cual quedó presidida por don Domingo Ávila Pérez. Dos días después, la sociedad quedó inscrita oficialmente en el correspondiente libro de registro del Gobierno Civil.

      En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-SOCIEDAD BUENA UNIÓN-IGUESTE

Arafo: Don Ignacio Alonso Fariña Báez (1800-1876), sacristán, sochantre-organista, secretario del Ayuntamiento, alcalde constitucional y maestro de la escuela pública

Arafo-vistaTanque-2     Este artículo está dedicado a un arafero autodidacta y polifacético, que fue monaguillo y luego sacristán durante 35 años de la Parroquia de San Juan Degollado, en la que también actuó como sochantre-organista en una etapa más corta e incluso trabajó en ella como peón de albañil. Asimismo, ejerció como secretario del Ayuntamiento durante algo menos de un año; fue elegido alcalde constitucional, así como regidor y alcalde accidental en otras etapas; y fue nombrado maestro de la escuela pública de niños de la localidad. Además, llegó a ser un propietario agrícola relativamente acomodado, lo que permitió fundar un patrimonio vitalicio a favor de su hijo Santiago, a título del cual éste pudo ordenarse de sacerdote.

     Nuestro biografiado nació en Arafo el 31 de julio de 1800, siendo hijo de don Félix Alonso Fariña y García y doña María Antonia Báez Ferrera. El 3 de agosto inmediato fue bautizado en la iglesia parroquial de San Juan Degollado por el cura párroco propio don Antonio Rodríguez Torres, actuando como padrino don Cristóbal Delgado…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-IGNACIO ALONSO FARIÑA

Vilaflor de Chasna: Don Antonio Hernández de Fuentes y Correa (1814-1875), subteniente graduado de Milicias, alcalde constitucional y juez de paz de Vilaflor

Vilaflor-CFIT     Nuestro biografiado, que tuvo algunos problemas con sus amoríos juveniles, ingresó como soldado en las Milicias Canarias, en las que ascendió hasta sargento 1º; como tal fue brigada del Regimiento de Garachico y luego obtuvo el grado de subteniente de Milicias, con el que fue condecorado al final de su carrera; solicitó y obtuvo su retiro mientras servía en el Batallón Ligero Provincial de Abona, para atender a su numerosa familia, tras más de 23 años de servicio. Además, trabajó como labrador hacendado y rematador de madera procedente del pinar de la jurisdicción; y desempeñó los cargos de alcalde constitucional, regidor síndico del Ayuntamiento y juez de paz, primero suplente y luego titular, de Vilaflor.

     Nació en Vilaflor de Chasna el 23 de junio de 1814, siendo hijo de don José Antonio Hernández de Fuentes y García y doña María Lorenza Correa Viera. Seis días después fue bautizado en la iglesia de San Pedro Apóstol por el presbítero don Nicolás José Jorva Calderón, con licencia del beneficiado curado don Antonio Esteban Peraza y Ayala; se le puso por nombre “Antonio Pedro del Sacramento”. Había sido bautizado válidamente en su casa, “por peligro de muerte”, por su abuelo materno don Antonio Agustín Correa, quien igualmente lo tuvo en la iglesia para las bendiciones, como padrino…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-ANTONIO HERNÁNDEZ DE FUENTES Y CORREA

La antigua ermita de San Isidro Labrador en el barrio de San Isidro (Granadilla de Abona). Datos para su historia

San Isidro-ermita     Este artículo está dedicado a uno de los templos más antiguos del municipio de Granadilla de Abona, la ermita de San Isidro Labrador, en el barrio al que da nombre. Fue construida en el último cuarto del siglo XVII, según había dispuesto en el testamento doña María García del Castillo, viuda del capitán don Marcos González del Castillo, el cual fue otorgado en 1675. Dicho cometido fue asumido por el Lcdo. don Lucas Rodríguez del Castillo y su hermano el capitán don Salvador García del Castillo, quienes edificaron dicho templo en el pago de Chuchurumbache. Posteriormente, en 1695, don Lucas fundó una capellanía, con pensión de 60 misas rezadas que se habían de decir en esta ermita de San Isidro, las cuales fueron reducidas a 12 por el obispo de Canarias don Antonio Tavira y Almazán; en el siglo XVIII pasaría a manos de la familia Peraza de Ayala.

     Mencionada por muchos autores de los siglos XVIII y XIX, esta ermita tuvo que ser restaurada por el vecindario en 1902, logrando salvarse de la inminente ruina que la amenazaba. Fue elevada a parroquia en 1966; rehabilitada profundamente en los años 2000-2001, gracias a un convenio entre el Cabildo, el Ayuntamiento y el Obispado; y declarada Bien de Interés Cultural con la categoría de Monumento en 2008, por el Gobierno de Canarias. Todo ello, gracias a la iniciativa y el empeño del párroco, don José Ventura González, hijo del municipio…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-ERMITA DE SAN ISIDRO

Guía de Isora: Sor Dolores de San Pedro Donis (1856-1928), religiosa de coro en el Monasterio de Santa Catalina de Siena de La Laguna y humilde artesana

Chirche-ManuelMartínGonzález-CFIT     Ya hemos señalado en otras ocasiones como el municipio de Guía de Isora ha destacado en el contexto sureño por el número de sus hijas que, llevadas por su vocación religiosa, han profesado en distintos monasterios de la isla. Este fue el caso de Sor Dolores de San Pedro Donis, quien ingresó en el Monasterio de clausura de Santa Catalina de Siena de La Laguna, en el que profesó como religiosa de coro o de velo negro, permaneciendo como tal durante 34 años, hasta su muerte; en ese tiempo se dedicó a la oración, compaginada con una humilde labor artesana.

     Nació en el pago de Chirche el 6 de mayo de 1856, siendo hija de don Antonio Donis Álvarez, natural de Los Silos, y de doña Antonia Díaz Afonso, que lo era del antedicho pago. El 12 de ese mismo mes recibió el bautismo en la iglesia parroquial de Ntra. Sra. de la Luz de Guía de Isora de manos del cura propio don Juan Espinosa y Salas; se le puso por nombre “María de los Dolores” y actuó como padrino su tío materno don Luis Díaz Afonso…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-SOR DOLORES DE SAN PEDRO DONIS