Candelaria: Don Manuel Barroso Hernández (1916-1999), agricultor exportador, empresario, primer teniente de alcalde, juez de paz y presidente del “C.D. Candela”

Manuel Barroso Hernández     Trabajó como agricultor-exportador y empresario de la construcción. Tuvo una notable actividad pública como concejal del Ayuntamiento, depositario de los fondos municipales y primer teniente de alcalde. Pero, sobre todo, fue juez de paz de Candelaria durante más de 17 años y medio, lo que mereció el premio “Afable del Turismo”, que le concedió el CIT “Candelaria-Caletillas”. Además, fue presidente del “C.D. Candela” y directivo del “C.L. Tinerfe” de Barranco Hondo. Al margen de los cargos ostentados, apoyó con su firma todas las iniciativas que redundaban en mejoras para sus paisanos.

     Nació en la Plaza de Santa Ana de Candelaria el 3 de octubre de 1916, a las seis de la madrugada, siendo hijo de don Emérito Barroso Espinosa, natural de La Matanza de Acentejo, y de doña María del Carmen Hernández Llarena, que lo era de Santa Cruz de Tenerife. El 19 de noviembre inmediato fue bautizado en la iglesia de Santa Ana por el cura encargado don Ruperto Marcos Molina y Molina, cura propio de la parroquia de San Marcos Evangelista de Tegueste, y actuaron como padrinos don Francisco Mesa Torres y doña María Cruz Rodríguez. De corta edad pasó a vivir con sus padres a Aroba…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-MANUEL BARROSO HERNÁNDEZ

Santiago del Teide: Don José Navarro y Sotomayor (1785-1832), capitán de Milicias, comandante de armas del Valle de Santiago y emigrante

José Navarro Sotomayor-hoja-B     Este destacado militar suplió su limitada capacidad para el mando con un gran tesón, lo que le permitió superar enemistades e informes negativos de sus superiores y lograr sus respectivos ascensos, primero a subteniente y luego a capitán. Además, desempeñó con acierto el cargo de gobernador de las armas de su pueblo natal durante más de dos décadas, hasta que pidió su retiro para emigrar a América, donde falleció. Como era normal por entonces, emparentó con otros dos ilustres militares vecinos del Valle de Santiago, el coronel graduado de Caballería don Salvador Gorrín Forte, héroe de la Guerra de Independencia venezolana, casado con su hermana María, y el teniente coronel graduado don Antonio González Velázquez, su consuegro.

     Nuestro biografiado nació en el pago de Tamaimo el 16 de julio de 1785, siendo hijo de don José Navarro García y doña Micaela González de Soto y Abreu (conocida como Micaela Sotomayor), naturales y vecinos de dicho lugar. Cinco días después fue bautizado en la iglesia parroquial de San Fernando de la Villa de Santiago por don Dionisio Keogh y Lynch, cura párroco de la misma y de Guía; se le puso por nombre “José Antonio de la Cruz” y actuó como padrino su tío don José González de Soto…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-JOSÉ NAVARRO SOTOMAYOR

Relación de alcaldes del municipio de Fasnia (1795-2014)

Fasnia-presentación-Alcaldes     No conocemos todos los alcaldes que ha tenido la jurisdicción de Fasnia, pues sólo se conservan las actas del Ayuntamiento desde 1795 hasta 1825, de 1836 a 1838, desde 1869 hasta 1887, de 1890 a 1896 y desde 1923 hasta el presente, con pequeñas lagunas, por lo que es solamente en esos períodos cuando disponemos de las fechas exactas de posesión y cese. Sin embargo, gracias a documentos consultados en otros archivos locales, insulares y regionales, tanto públicos como privados, hemos podido elaborar una lista bastante completa de las personas que con anterioridad a dicha fecha ocuparon tanto la Alcaldía Real en el Antiguo Régimen, desde el siglo XVI al XVIII, como en los períodos en blanco del siglo XIX y comienzos del XX. La jurisdicción de estos alcaldes ha variado a lo largo del tiempo, pues en un principio abarcaba a la comarca sureste, que incluía a los actuales municipios de Candelaria, Arafo, Güímar y Fasnia. En 1723, Fasnia se segregó de esa jurisdicción y se unió a Arico. Y finalmente, en 1795 se segregó de esta última localidad, quedando el término de Fasnia reducido a sus límites actuales.

     Como curiosidad, si nos limitamos al período en el que la Alcaldía sólo ha abarcado al actual municipio de Fasnia, desde 1795 hasta el presente, de los casi 80 alcaldes titulares que conocemos, pues muchos repitieron en el cargo, el récord de permanencia en la Alcaldía lo ostenta don Pedro Hernández Tejera, durante casi 24 años, en dos etapas diferentes, seguido por don Miguel Suárez González, durante más de 10 años consecutivos. Con respecto al lugar de nacimiento, en el mismo período conocemos a 11 alcaldes que no han nacido en este municipio. Como curiosidad, han habido alcaldes nacidos en todos los núcleos de población de las medianías del municipio, pero hasta el momento ninguna mujer ha ostentado la Alcaldía…

      En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-ALCALDES DE FASNIA

Güímar: Don Pedro Rodríguez Baute (1895-1960), cura ecónomo de El Tablero, párroco propio de Puntallana y El Tanque, donde da nombre a una calle, y coadjutor de Icod

Pedro Rodríguez Baute     En anteriores artículos ya hemos hecho hincapié en el elevado número de güimareros que han seguido la carrera eclesiástica a lo largo de su Historia, tanto en el clero secular como en el regular, sobre todo en los siglos XVIII y XIX. No obstante, de los nacidos en el siglo XIX sólo seis sobrevivieron hasta el siguiente: don Justo Campos Rodríguez, don Domingo Elías Estévez, don Trino Torres Hernández, Fray José Torres Hernández, don Domingo Pérez Cáceres y don Pedro Rodríguez Baute.

     En este artículo vamos a recordar al último de ellos, el entrañable sacerdote don Pedro Rodríguez Baute, quien estudió en los Seminarios de La Laguna y Las Palmas de Gran Canaria. Luego, tras su ordenación, desarrolló una intensa labor de apostolado en distintas parroquias de la Diócesis, como cura ecónomo de la parroquia filial de El Tablero, durante tres años; párroco propio de Puntallana (La Palma), durante 22 años, estando encargado en alguna ocasión de San Andrés y Sauces; y párroco propio de El Tanque y coadjutor de Icod de los Vinos, durante 10 años. Falleció repentinamente en el transcurso de una excursión turística por Francia e Italia.

     Nuestro biografiado nació el 2 de junio de 1895, a las cinco de la mañana, en la plaza de Santo Domingo de Güímar, siendo hijo de don Felipe Rodríguez, natural de San Juan de la Rambla, y de doña Dominga Baute Lugo, que lo era del pueblo sureño, y ambos vecinos del barrio de Guaza. Seis días más tarde recibió las aguas bautismales en la iglesia parroquial de San Pedro Apóstol, de manos del cura ecónomo don Jerónimo Padilla y Morales; se le puso por nombre “Pedro Felipe Ramón” y actuó como padrino don Pedro Hernández González, maestro de Instrucción Pública, natural de La Laguna y vecino de dicha localidad…

      En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-PEDRO RODRÍGUEZ BAUTE

Arico: Doña Margarita González Hernández (1891-1944), maestra de las escuelas de niñas de El Río, Charco del Pino, Chimiche, La Cisnera y Arico el Viejo

Arico-Iglesia Río Arico     A una edad avanzada, nuestra biografiada comenzó la carrera de Magisterio, que concluyó con brillantez cuando contaba 30 años de edad. Como maestra interina regentó sus primeras escuelas de niñas, siendo la primera la de su pueblo natal, El Río de Arico; a ella siguieron otras dos unitarias en el vecino municipio de Granadilla de Abona, Charco del Pino y Chimiche, para regresar en la misma situación a El Río. Tras tres intentos fallidos logró ingresar por oposición en el Magisterio nacional, por lo que pasó a ser propietaria provisional de la escuela que por entonces regentaba como interina, La Cisnera, también en Arico, a cuyo frente estuvo un total de nueve años. Finalmente pasó, igualmente como propietaria provisional, a la escuela de Arico el Viejo, donde solo permaneció durante siete meses, hasta su prematura muerte, que se produjo cuando contaba 52 años de edad, unos 20 de ellos de actividad docente en dos municipios del Sur de Tenerife. Además, a lo largo de su vida dio pruebas de su espíritu solidario, al colaborar con varias suscripciones o donativos para distintas causas.

      Nació en El Río de Arico el 4 de octubre de 1891, a las ocho de la mañana, siendo hija de don Leto González y González, oriundo de dicho pago, y de doña Catalina Hernández y González, ambos naturales de Buenavista. Como curiosidad, su nacimiento no fue inscrito en el Registro Civil de Arico hasta el 30 de abril de 1918…

      En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-MARGARITA GONZÁLEZ HERNÁNDEZ

Las campañas de prensa pro cementerios de don Esteban Coello Pestano y la construcción del cementerio “San José” en Barranco Hondo de Candelaria (1946)

2. Barranco Hondo     Como ya hemos señalado en otros trabajos, los vecinos de Barranco Hondo, como los de todo el término municipal de Candelaria, se han enterrado desde 1497 en distintos lugares de la cabecera municipal; primero en la cueva-ermita de San Blas, la iglesia de Santa Ana y la capilla del convento dominico, además de otros lugares no habituales, y luego en los distintos campos santos habilitados en dicha villa: el primer “Cementerio provisional de Santa Ana” (1828 y 1835-1843), el “Cementerio del Convento” (1843-1918), situado en las ruinas de la basílica de Candelaria, y el cementerio “Santa Sabina” de Candelaria (1918-), únicos existentes en su época en todo el municipio.

     La considerable distancia que separa a los pueblos de Barranco Hondo e Igueste del casco de Candelaria, así como los malos caminos que en el pasado había que transitar para el traslado de los cadáveres, hizo que la construcción de cementerios en estos barrios fuese una necesidad imperiosa y una constante reivindicación de los vecinos durante largo tiempo. Desde la prensa, fue sobre todo don Esteban Coello Pestano, corresponsal del diario Hoy y de otros periódicos, el que desde Igueste demandó reiteradamente la necesidad de que se construyesen sendas necrópolis en ambos barrios, servicio imprescindible a causa de la distancia a la que se encontraban de la cabecera municipal. Pero muchos años tuvieron que pasar, hasta mediados del siglo XX, para que se inauguraran los cementerios de “San José” en Barranco Hondo, en el año 1946, y de “San Francisco” en Igueste de Candelaria, en 1951, con lo que cesó el largo traslado de los fallecidos en ambas localidades hasta el campo santo de la Villa Mariana…

      En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-CEMENTERIO DE BARRANCO HONDO

Granadilla de Abona: Don Manuel Morales Linares (1786-1845), comandante del Ejército Realista en la Guerra de Independencia venezolana, graduado de teniente coronel

Granadilla-3    Muchos fueron los canarios que participaron en la guerra de emancipación americana, unos alineados con las tropas insurrectas y otros con el ejército realista; en uno y en otro lucharon como simples soldados o como suboficiales, oficiales o jefes. Este fue el caso de varios ilustres militares nacidos en Granadilla de Abona, que alcanzaron empleos de jefes en las tropas reales. Entre ellos destacó don Manuel Morales Linares, quien participó en la Guerra de Independencia americana al lado del Ejército Realista, en el que alcanzó sucesivamente los empleos de capitán y comandante, así como el grado de teniente coronel por méritos de guerra. Tras su regreso a Tenerife fue nombrado celador de contrabando y leyes sanitarias del Sur de Tenerife, se le concedió la Cruz de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo y poco después obtuvo su retiro. Vivió en su pueblo natal y en Santa Cruz de Tenerife, donde falleció.

     Nació en Granadilla de Abona el 11 de junio de 1786, siendo hijo de don Bartolomé de Morales Albertos y doña María Antonia Linares Rodríguez. El 19 de ese mismo mes fue bautizado en la iglesia de San Antonio de Padua por el cura párroco don Francisco Cruz Alayón; se le puso por nombre “Manuel Antonio” y actuó como madrina doña Manuela García…

      En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-MANUEL MORALES LINARES

Arafo: Fray Anselmo Núñez Marrero (1883-1911), hermano de San Vicente de Paúl e impulsor de la devoción a la Virgen María Auxiladora

Arafo-casa Núñez     Nuestro biografiado gestionó y logró la adquisición de la imagen de la Virgen María Auxiliadora para el pueblo de Arafo y su instalación en la iglesia parroquial de San Juan Degollado, siendo la primera de tal advocación que se veneró en Canarias. Luego ingresó en la Congregación de los Padres Paúles de Ávila, tras una primera toma de contacto con dicha orden en La Laguna, y al año siguiente se trasladó al Seminario de María Mediadora de Tardajos (Burgos), en el que recibió sus votos solemnes. Pero los rigores climáticos del norte peninsular doblegaron su salud, llevándole al sepulcro cuando contaba tan solo 27 años de edad, de los cuales había permanecido tres como religioso.

     Nació en Arafo el 6 de noviembre de 1883, a las tres de la tarde, siendo hijo póstumo de don Anselmo Núñez Marrero y doña Escolástica Marrero Rodríguez. Dos días después fue bautizado en la iglesia de San Juan Degollado por el cura párroco servidor don Manuel Bretillard y Vega; se le puso por nombre “Anselmo Florencio Antonio” y actuó como madrina doña Francisca García Cabrera, natural de la ciudad de Santa Cruz de Tenerife, y como testigos don Máximo Bello y don Aureliano Hernández, de la misma vecindad…

      En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-FRAY ANSELMO NÚÑEZ MARRERO

El “Casino Escobonal” (1941-1945), la última sociedad de este tipo del pueblo de El Escobonal (Güímar)

OLYMPUS DIGITAL CAMERA     Antes de la Guerra Civil Española, el pueblo de El Escobonal (Güímar) llegó a contar con tres casinos: la Sociedad-Casino “El Progreso” de El Escobonal (1919-1922), la Sociedad Cultural “El Porvenir” (1929-1936) y la Sociedad de Recreo y Cultura “Club Juventud” (1931-1933). Los dos últimos coincidieron con la época más gloriosa que ha vivido dicha localidad desde el punto de vista cultural, social y político, la II República, pues además de ambas sociedades se creó la Federación Obrera de El Escobonal (1931-1936) y se fundaron dos agrupaciones políticas: la Agrupación de Acción Popular Agraria (1932-1936) y la Agrupación Socialista Obrera del Escobonal (1936).

     En una época ciertamente difícil, tras el parón cultural y recreativo que supuso la mencionada contienda bélica, un grupo de vecinos de El Escobonal pensó en organizar de nuevo un casino en este pueblo, por lo que se nombró una comisión organizadora, que estaba constituida por don Darío Díaz García, don César Marrero, don Raimundo Pérez Mujica, don José Campos Yanes, don Gregorio Torres Palenzuela, don Florencio Castro Rodríguez, don Aníbal Hernández Díaz, don José Pérez Díaz, don Juan Díaz Perdomo, don Manuel Lugo Campos, don Adelio Pérez Marrero y don Rafael Gómez.

      La celebración de bailes fue la causa principal de la apertura de este Casino, dada la gran afición que existía en el pueblo por esa diversión y la casi nula posibilidad de disfrutar de ellos que se había sufrido durante los años de la guerra; no  obstante, también contaba con diferentes juegos, se organizaron algunos actos culturales y, además, con carácter ocasional actuaron en el local social algunos circos ambulantes. El “Casino Escobonal” se mantuvo en funcionamiento durante unos cuatro años. Entre sus fundadores y directivos figuraron destacadas personalidades locales…

            En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-CASINO ESCOBONAL

Arona: Don Antonio García y León (1866-1942), maestro de Valle de San Lorenzo, Vilaflor y Arona, interventor electoral y concejal del Ayuntamiento

Arona-Valle SLorenzo     Es frecuente en las genealogías familiares que se mantenga la tradición y se repita la misma profesión o actividad vocacional en distintas generaciones; así lo hemos comprobado repetidas veces con militares, políticos, abogados y docentes. Este último es el caso del personal al que dedicamos este artículo, pues don Antonio García y León, uno de los primeros maestros nacidos en el término municipal de Arona, tuvo una hija maestra que murió en plena juventud, doña Amparo García y García, casada también con un maestro, y éstos fueron a su vez padres de otras dos maestras, doña Victoria y doña Amparo Alonso García. Los cuatro nacieron en el Valle de San Lorenzo, pero tan solo don Antonio ejerció en su municipio natal, primero en su barrio natal, luego en Vilaflor y, finalmente en el casco del municipio de Arona; además, fue interventor electoral, elector contribuyente, concejal y suplente del primer teniente de alcalde.

     Nuestro biografiado nació en el pago del Valle de San Lorenzo el 2 de septiembre de 1866, a las dos de la madrugada, siendo hijo de don Nicolás García Lemus y doña María de León Sierra. Al día siguiente recibió el bautismo en la iglesia parroquial de San Antonio Abad, de manos del párroco propio don Miguel Rodríguez Guillama; se le puso por nombre “Antonio Agustín Esteban” y actuó como padrino su tío materno, don Agustín de León Sierra…

      En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-ANTONIO GARCÍA LEÓN