Granadilla de Abona: Fray Francisco Casanova y Linares (1797-1847), definidor agustino, prior de los conventos de Vilaflor, Tacoronte y La Orotava, cura servidor y presbítero exclaustrado

Granadilla-11     A pesar de que en su Granadilla natal existía un convento franciscano, fray Francisco Casanova prefirió profesar como agustino, probablemente en el convento del vecino pueblo de Vilaflor. Tras ordenarse de sacerdote fue nombrado definidor de dicha Orden, en la que también desempeñó el cargo de prior en los conventos de Vilaflor, Tacoronte y La Orotava; además, mientras residió en la primera localidad fue cura servidor de la parroquia de San Pedro Apóstol. Tras la desamortización quedó exclaustrado, por lo que solicitó y obtuvo la secularización, pasando los últimos años de su vida en el Puerto de la Cruz, donde murió.

     Nuestro biografiado nació en Granadilla de Abona el 1 de agosto de 1797, siendo hijo de don Francisco Lorenzo Casanova y doña María Linares y Sosa, naturales de dicho pueblo. El 7 de ese mismo mes fue bautizado en la iglesia de San Antonio de Padua por el cura párroco don Cristóbal Pérez Paxés y Barrios; se le puso por nombre “Francisco Antonio” y actuó como padrino don Juan Antonio Casanova, vecino de dicho lugar. Fue su bisabuelo, don Francisco Lorenzo Casanova (1688-?), sargento de Milicias…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-FRAY FRANCISCO CASANOVA LINARES

Candelaria: Don Juan Amaro del Castillo (1806-1884), propietario, alcalde constitucional, secretario del Ayuntamiento, capitán de la Milicia Nacional local y juez de paz

Igueste Candelaria   Notable propietario agrícola y miembro de una familia muy destacada, nuestro biografiado vivió toda su vida en el pueblo de Igueste y fue en su época una de las personas de mayor influencia de todo el término municipal de Candelaria, en el que desempeñó los principales cargos: elector, diputado municipal, alcalde constitucional, secretario del Ayuntamiento, capitán de la Milicia Nacional local y juez de paz. Fue el cuarto mayor contribuyente del municipio y actuó como administrador de los bienes de su tío, el subteniente don Agustín Rodríguez del Castillo.

    Nació en el pago de Igueste el 15 de enero de 1806, siendo hijo de don Santiago Rodríguez del Castillo y Ledesma y doña María Candelaria Guadarrama Marrero. Por hallarse “en caso de necesidad” fue bautizado en su casa al nacer, pero al no constarle el “verdadero bautismo” al párroco don Agustín Tomás de Torres, éste “le echó agua subconditione” en la iglesia de Santa Ana el 22 de ese mismo mes; se le puso por nombre “Juan Amaro” y actuó como padrino don Juan Ramos del Castillo, vecino de dicho pago…

       En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-JUAN AMARO DEL CASTILLO

Relación de alcaldes del municipio de Vilaflor

Vilaflor-escudo-alcaldes     No conocemos todos los alcaldes que ha tenido la jurisdicción de Vilaflor, pues sólo se conservan algunas actas del Ayuntamiento del siglo XIX y desde 1924 hasta el presente, con pequeñas lagunas, por lo que es solamente en esos períodos cuando disponemos de las fechas exactas de posesión y cese. Sin embargo, gracias a documentos consultados en otros archivos locales, insulares y regionales, tanto públicos como privados, así como a las publicaciones periódicas, hemos podido elaborar una lista bastante completa de las personas que con anterioridad a dicha fecha ocuparon tanto la Alcaldía Real en el Antiguo Régimen, desde el siglo XVI al XIX, como en los períodos en blanco de este último siglo y comienzos del XX.

     La jurisdicción de estos alcaldes ha variado a lo largo del tiempo, pues en un principio abarcaba a la comarca sur de la isla, la de Abona o Chasna, que incluía a los actuales municipios de Vilaflor, Arona, San Miguel de Abona, Granadilla de Abona y Arico. En 1617, Granadilla se segregó de esta jurisdicción; en 1635 lo hizo Arico; y en 1796 se independizaron en lo religioso Arona y San Miguel, mientras Chiñama se unió a Granadilla de Abona, y en 1798 lo hicieron también en lo civil, quedando el término de Vilaflor reducido a sus límites actuales.

    Como curiosidad, de los casi 110 alcaldes titulares que conocemos, pues muchos repitieron en el cargo, el récord de permanencia en la Alcaldía lo ostenta don Martín Román Hernández Martín, durante casi 18 años consecutivos, seguido por: don José Luis Fumero González, durante 16 años, y don Manuel Fumero García, que ya se acerca a los 11 años. Con respecto al lugar de nacimiento, si nos limitamos al período en el que la Alcaldía sólo ha abarcado al actual municipio de Vilaflor, desde 1798 hasta el presente, conocemos a seis alcaldes que no han nacido en este municipio. Como curiosidad, hasta el momento ninguna mujer ha ostentado la Alcaldía.

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-ALCALDES DE VILAFLOR

Santiago del Teide: Don José Agustín Delgado y Delgado (1846-1913), labrador, sargento de Milicias, fiscal, teniente de alcalde, secretario municipal, maestro particular y poeta

José Agustín Delgado Delgado     El presente artículo está dedicado a un polifacético personaje, cuya vida transcurrió en su Villa natal de Santiago del Teide, donde trabajó como labrador y ocupó casi todos los cargos posibles: sargento 2º de Milicias, tallador de quintos, fiscal municipal, interventor electoral, jurado judicial, concejal en varias etapas, primer y segundo teniente de alcalde, alcalde accidental de dicha villa, secretario interino del Ayuntamiento, vocal de la Junta local de Primera Enseñanza y presidente suplente de la mesa electoral de la localidad. Además, fue  maestro particular de Tamaimo y poeta popular.

     Nació en la Villa de Santiago el 14 de septiembre de 1846, siendo hijo de don Jacinto (Felipe) Delgado (Alonso) González, oriundo por su madre de El Tanque, y de doña Blasina Delgado Hernández, ambos naturales y vecinos de la misma villa. El 21 de dicho mes fue bautizado en la iglesia de San Fernando por el cura párroco don Juan Alonso del Castillo; se le puso por nombre “José Agustín de la Cruz” y actuó como madrina su tía, doña María Cándida Delgado…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-JOSÉ AGUSTÍN DELGADO DELGADO

Güímar: Sor Jesús María de San José Álvarez de Castro (1774-1861), última religiosa agustina recoleta del Monasterio de “San Andrés y Santa Mónica” del Realejo Bajo

Güímar-Plaza-Berthelot     Aunque a priori parezca que la vida de una humilde monja recoleta poco puede aportar a la historia de nuestros pueblos, si se lee con detenimiento la biografía de Sor Jesús María de San José Álvarez de Castro se puede comprobar que hay interesantes facetas de la historia canaria, sobre todo de la vida religiosa, que aún no son suficientemente conocidas. También se observará en esta sencilla biografía, como una profunda vocación puede mantener viva la ilusión y vencer las dificultades que se presentan durante toda una vida, por muy larga que esta sea.

    Esta entrañable monja profesó en el Monasterio de agustinas recoletas de “San Andrés y Santa Mónica” del Realejo Bajo, en el que transcurrió casi toda su vida. Incluso permaneció en él tras su supresión y la muerte de sus compañeras, sola en una celda a pesar de su ancianidad, compartiendo el edificio con el Ayuntamiento, la alhóndiga, la escuela y las cárceles públicas. Casi octogenaria y privándose de muchas cosas, sostenía el culto con su mísera pensión, mientras esperaba el milagro de la restauración del monasterio, que en una emotiva carta solicitó sin éxito a la Reina doña Isabel II, en 1852.

     Nuestra biografiada vino al mundo en Güímar el 17 de julio de 1774, siendo hija de don Nicolás Álvarez Pérez y doña Inés Rosalía de Castro Díaz. El 31 de ese mismo mes fue bautizada en la iglesia parroquial de San Pedro Apóstol por el presbítero don Agustín Antonio Núñez, con licencia del beneficiado servidor don José Benito Penedo; se le puso por nombre “María del Carmen Pantaleón” y actuó como madrina doña Juana Torres de Ledesma…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-SOR JESÚS MARÍA DE SAN JOSÉ ÁLVAREZ DE CASTRO

Los lugares de enterramiento de los vecinos de Fasnia: de las iglesias al cementerio

Cementerio Fasnia-5     Como en todos los municipios de las islas, los vecinos del actual término de Fasnia recibieron sepultura inicialmente en los templos parroquiales de los que dependían. Por ello, los fasnieros se vieron obligados a emigrar después de fallecidos, siendo trasladados primero a la Cueva de San Blas y a la iglesia de Santa Ana, en el pueblo de Candelaria; luego a la ermita de San Juan y a la iglesia de San Pedro, en Güímar; y, finalmente, a la iglesia de San Juan Bautista de Arico.

     Al crearse la Parroquia de San Joaquín de Fasnia en 1796, teniendo como sede la antigua ermita de San Joaquín, sería este templo el utilizado para dar sepultura a los fallecidos en la jurisdicción, de la que ya no tenían que salir. Así continuó hasta el año 1800 en que se inauguró la nueva iglesia parroquial, en la que serían enterrados a partir de entonces, hasta que agotó su capacidad en 1828, con motivo de una epidemia. Por ese motivo, durante cinco meses volvió a utilizarse como lugar de enterramiento la “Iglesia Vieja”, que por entonces ya estaba en ruinas. En ese mismo año se bendijo el cementerio parroquial de la Santa Cruz, que fue transformado en municipal hacia 1871 y, tras ser ampliado en 1940 y remodelado en 1995, se ha mantenido en uso hasta la actualidad, aunque desde 1964 bajo el nombre de San Isabelino…

      En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-CEMENTERIO DE FASNIA

Arico: Don Diego Gómez Cartaya (1800-1866), labrador, tazmiero, sochantre-organista y notario público eclesiástico de la Parroquia, y teniente de alcalde del Ayuntamiento de Arico

Arico-Lomo-1905-1910    Miembro de una conocida y respetada familia de Arico, don Diego Gómez Cartaya trabajó toda su vida como labrador en sus propiedades agrícolas. Además, estuvo muy vinculado a la parroquia de San Juan Bautista, la única existente por entonces en su municipio natal, en la que ejerció durante muchos años como tazmiero, sochantre-organista y notario público eclesiástico. Asimismo, dado el prestigio de que gozaba entre sus paisanos, fue elegido teniente de alcalde del Ayuntamiento de Arico.

      Nuestro biografiado nació en Arico el 25 de enero de 1800, siendo hijo de don Salvador Gómez García y doña María (Rodríguez) Cartaya y Llarena. Cuatro días después fue bautizado en la iglesia de San Juan Bautista por el cura párroco don José Hernández de Ara; se le puso por nombre “Diego Antonio Francisco” y actuó como padrino don Diego García de Vera…

      En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-DIEGO GÓMEZ CARTAYA

Güímar: Don Eulogio Yanes García (1911-1997), vocal de la Sociedad Cultural “El Porvenir” y de la Agrupación Socialista de El Escobonal, soldado condecorado, policía armado y barbero

Eulogio Yanes García    El recordado escobonalero al que dedicamos este artículo inició su vida pública a finales de la II República, al ser elegido vocal de la Sociedad Cultural “El Porvenir” de su pueblo natal y de la Agrupación Socialista Obrera de la misma localidad, de la que fue uno de sus fundadores. Con motivo de la Guerra Civil estuvo movilizado como soldado de Infantería, obteniendo tres condecoraciones por los méritos contraídos en el servicio. Acabada la contienda bélica ingresó en el cuerpo de Seguridad y Asalto, luego transformado en el de Policía Armada y de Tráfico, estando destinado en Madrid y Barcelona, donde prestó parte de sus servicios en la barbería del cuerpo. Una vez retirado se estableció en El Escobonal, donde ejerció como barbero durante muchos años.

     Nació en El Escobonal (Güímar) el 13 de marzo de 1911, siendo hijo de don Eulogio Yanes Díaz y doña María García y García. El 6 de abril inmediato fue bautizado en la iglesia de San Pedro Apóstol de Güímar por el cura ecónomo don Basilio Santiago y González; se le puso por nombre “Eulogio Leandro” y actuaron como padrinos don Aurelio Mujica Díaz y doña Agustina Marrero Díaz, siendo testigos don Francisco Díaz Rodríguez y don Juan Antonio Viera…

      En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-EULOGIO YANES GARCÍA

La jurisdicción de Candelaria según el padrón vecinal de 1779, que incluía al actual municipio de Arafo

Candelaria-ruinas baílica     Desde el siglo XVI hasta el XVIII, la mayor parte del sureste de Tenerife formaba una única entidad religiosa, militar y política, que incluía a los actuales municipios de Candelaria, Arafo, Güímar y Fasnia. En 1723 se redujo, al segregarse Fasnia para unirse a Arico. Luego, hacia 1770, Candelaria y Arafo se segregaron de Güímar, integrándose bajo una misma Alcaldía. Finalmente, en 1798 se segregó Arafo, quedando el término de Candelaria reducido a sus límites actuales.

   Por ello, según el “Padron general del vecindario del Lugar de Candelaria, con especificación de sexos, estado y ocupaciones, oficios y ejercicios conforme a Rs. Ordenes, año de 1779”, que se conserva en el archivo de la Real Sociedad Económica de Amigos del País de La Laguna, fechado el 28 de septiembre de dicho año 1779 y firmado por don Bernardo Marrero, alcalde real y notario público eclesiástico de Candelaria: “La juridicion deste Lugr. tendra dos Leguas y media de territorio, por el naciente confina con la mar, por el poniente con la cunbre, por el Norte con la juridicion de la ciudad de la Laguna, y por el Sul, con la juridicion de Guimar”. Por lo tanto, como se aprecia en sus límites, incluía a los actuales términos municipales de Candelaria y Arafo. La población de dicha jurisdicción ascendía por entonces a 389 vecinos o familias, agrupadas en siete núcleos de población, que de mayor a menor eran: Arafo (con 138 familias), Candelaria (91 familias), Igueste (73 familias), Barranco Hondo (44 familias), Araya (24 familias), Cuevecitas (14 familias) y Malpaís (5 familias)…

      En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-CANDELARIA-ARAFO EN 1779

San Miguel de Abona: Soror Dolores de Santa Rita Hernández y Feo (1817-1894), religiosa clarisa de clausura en La Laguna, después de enviudar y perder a sus hijos

San Miguel-4     El presente artículo está dedicado a una mujer que nació en el siglo XIX en San Miguel de Abona, donde contrajo matrimonio y nacieron sus dos hijos. Lo curioso de su vida es que después de la prematura muerte de su marido y sus hijos, decidió seguir la vida religiosa y profesó como monja de coro en el Monasterio de Santa Clara de La Laguna, donde vivió en clausura el resto de su vida, falleció y recibió sepultura.

     Nuestra biografiada nació en San Miguel de Abona el 9 de abril de 1817, siendo hija de don Tomás de Aquino Hernández de Fuentes y doña María Isabel Rodríguez Feo y Pérez. Cuatro días después fue bautizada en la “iglesia del Arcángel San Miguel del Lugar del mismo nombre de las Bandas de Abona de esta isla de Tenerife”, por el cura párroco propietario don Pedro Machado Tejera. Se le puso por nombre “María de los Dolores” y actuó como padrino don Agustín Pérez Alonso, de dicha vecindad…

      En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-SOROR DOLORES DE SANTA RITA HERNÁNDEZ