Fasnia: Don Carlos Delgado Llarena (1778-1861), teniente de Milicias, gobernador de armas y alcalde real de Fasnia

Carlos Delgado Llarena-hoja     Uno de los personajes más destacados de Fasnia en el siglo XIX fue don Carlos Delgado Llarena, pues como teniente de Milicias fue el militar fasniero de mayor graduación en su época, por lo que desempeñó durante 21 años el cargo de gobernador de las armas de dicha localidad. Su prestigio hizo que también ocupase en dos ocasiones la Alcaldía Real de su pueblo natal y en otras dos el cargo de regidor o diputado 1º del Ayuntamiento.

     Nuestro biografiado nació en Fasnia el 26 de abril de 1778, siendo hijo de don Gaspar Delgado Baute, natural del vecino pueblo de El Escobonal (Güímar), y de doña Antonia de la Rosa y Llarena, que lo era de la primera localidad. El 3 de mayo inmediato fue bautizado en la iglesia parroquial de San Juan Bautista de Arico, a cuya jurisdicción pertenecía por entonces dicho lugar, por el cura párroco don José Nicolás de Valladares; se le puso por nombre “Carlos” y actuó como padrino don Carlos de Morales, vecino de Arico el Nuevo…

      En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-CARLOS DELGADO LLARENA

Candelaria: Fray José Fresneda y Tejera (1791-1854), presentado dominico, lector y regente de estudios en conventos, maestro de escuela pública, notario público eclesiástico y párroco servidor

Candelaria-Capilla antigua-fiestas     El Convento Real de Candelaria fue cuna de muchas vocaciones religiosas, por lo que esta Villa destaca en el contexto insular en el elevado número de sus hijos que siguieron la carrera eclesiástica a través de la Orden de Predicadores. Un ejemplo de esta circunstancia lo tenemos en los hermanos Fresneda Tejera: fray José y fray Manuel. En este artículo nos vamos a centrar en el mayor de ellos, fray José Fresneda, quien alcanzó cierto prestigio dentro de la Orden de Predicadores y, tras su ordenación sacerdotal, recibió los nombramientos de lector vespertino de Teología, misionero del Santísimo Nombre de Jesús, maestro de estudiantes y regente de estudios en algunos conventos; obtuvo el título de Presentado y fue nombrado secretario del prior provincial; durante su vida religiosa fue morador de los conventos de Candelaria, La Laguna, La Orotava y Güímar. Tras la desamortización se secularizó y fundó la primera escuela pública de Candelaria, en la que ejerció como maestro durante más de 13 años. También desempeñó los cargos de notario público eclesiástico de dicho pueblo y párroco servidor de Arico. Además colaboró a lo largo de su vida con las parroquias de La Laguna, Candelaria, Güímar y Arafo.

     Nació en Candelaria el 28 de diciembre de 1791, siendo hijo de don Ángel Fresneda González y doña Lucía Tejera Pérez. El 1 de enero inmediato fue bautizado en la iglesia parroquial de Santa Ana por don Agustín Tomás de Torres, cura servidor de la misma; se le puso por nombre “José de los Inocentes Tomás” y actuó como padrino don Felipe Agustín Otazo…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-FRAY JOSÉ FRESNEDA TEJERA

Los inicios de la Banda de Música de Güímar, la más antigua del Sur de Tenerife

Banda de música     Durante muchos años, hasta mediados del siglo XIX, los actos religiosos y populares que se celebraban en Güímar con motivo de las Fiestas Patronales en honor de San Pedro Apóstol eran animados por la danza de las cintas de la localidad, así como por bandas de música foráneas, traídas desde Santa Cruz o La Laguna; un ejemplo de esta costumbre lo tenemos en el año 1848, en el que con motivo de dicha festividad los encabezados convidaron a la orquesta de Santa Cruz, dirigida por don Rafael Bethencourt. Pero la cosa cambió hace algo más de un siglo y medio.

     La primera referencia conocida de la banda de música de Güímar hasta hace poco tiempo, se remontaba a 1859 y fue incluida por José de Olivera en su diario Mi Album. Pero gracias a mi compañera María Victoria Hernández, cronista oficial de Los Llanos de Aridane, en 2009 accedí a una cita cinco años más antigua, de 1854, y luego descubrí otra que remonta a esta agrupación por lo menos al año anterior.

     La banda u orquesta de aficionados de Güímar se creó probablemente en 1853, año en el que ya estaba perfectamente organizada y daba realce a los principales actos oficiales y solemnidades religiosas de la localidad. Pero pronto estuvo a punto de desorganizarse al sufrir su primera crisis, que ya había superado en enero de 1854, tal como informó El Noticioso de Canarias el 7 de de dicho mes, al publicar la carta enviada por su corresponsal de Güímar, quien daba cuenta de varios temas, entre los que figuraba la problemática de dicha banda: “La orquesta de aficionados que se creó en este pueblo, y que por varias causas estuvo para desorganizarse, vuelve á animarse otra vez y esperamos tener la satisfacción de verla de nuevo ordenada, y proporcionar á este pueblo ratos de agradable solaz, concurriendo al lucimiento de sus solemnidades civiles y religiosas”.

      En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-BANDA DE MÚSICA DE GÜÍMAR-INICIOS

Granadilla de Abona – San Miguel de Abona: Don Cipriano Bello y López (1847-1929), maestro de las escuelas de Charco del Pino y Granadilla, sacristán, jurado judicial y presidente de mesa electoral

Charco del Pino-2B     En su juventud, nuestro biografiado fue ministro de la parroquia del Arcángel San Miguel. Luego, tras obtener el título de Maestro Elemental, regentó la escuela de Charco del Pino durante casi 26 años y a continuación la de Granadilla durante otros 12 años y medio. Además, fue interventor electoral, jurado judicial y presidente de la mesa electoral única de San Miguel. Su vida transcurrió en los municipios de Granadilla de Abona y San Miguel de Abona, en los que también ejerció como maestra su esposa.

     Nació en Charco del Pino (Granadilla de Abona) el 16 de agosto de 1847, siendo hijo de doña María Bello López. Seis días después recibió las aguas bautismales en la iglesia de San Antonio de Padua de Granadilla, de manos del párroco propio don Francisco Rodríguez Méndez; se le puso por nombre “Cipriano Jacinto” y actuó como madrina doña Antonia María de la Cruz.

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-CIPRIANO BELLO LÓPEZ

Arona: Don Domingo Estrada de la Guerra y Sarabia (1788-1864), alcalde constitucional, subteniente de Milicias y comandante de armas de Arona

Arona 1890-1895     Dedicamos este artículo a uno de los muchos oficiales de las Milicias Canarias nacidos en el Sur de Tenerife. Propietario agrícola y miembro de una familia de destacada tradición militar, don Domingo Estrada figuró en varias relaciones de “paisanos honrados” aptos para oficiales de las Milicias Canarias; pero antes de ingresar en ellas ostentó los cargos de diputado del Ayuntamiento y alcalde constitucional de Arona, donde transcurrió toda su vida. Luego fue nombrado subteniente del Regimiento Provincial de Abona, empleo en el que permaneció durante 15 años y con el que desempeñó el cargo de comandante de armas de Arona, al ser por entonces el militar de mayor graduación que allí residía.

    Nació en el entonces pago de Arona el 3 de septiembre de 1788, siendo hijo de don Domingo Estrada de la Guerra, natural de la Villa de La Orotava, y de su segunda esposa doña María de las Mercedes Sarabia Domínguez, que lo era del citado pueblo sureño. Tres días después fue bautizado en la iglesia matriz de San Pedro de Vilaflor, a cuya amplia jurisdicción pertenecía por entonces dicho pueblo, por el beneficiado don Agustín Lorenzo Viera Torres; se le puso por nombre “Domingo” y actuó como padrino su tío materno, el sargento don José Antonio Sarabia, vecino de Arona…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-DOMINGO ESTRADA DE LA GUERRA SARABIA

La primera escuela pública de niños de Igueste de Candelaria (1864-1929)

Igueste-Candelaria     Como en casi todos los pueblos del Sur de Tenerife, en Candelaria la enseñanza pública organizada no se implantó hasta bien entrado el siglo XIX. Pero esta localidad tuvo una ventaja sobre otras localidades, la existencia de un convento dominico en el que los religiosos más preparados impartían por caridad clases a los niños candelarieros, hasta el punto de que la educación impartida en dicho centro hizo que los marinos de este pueblo fuesen de los más instruidos de su época.

   En el presente artículo nos vamos a centrar en la llegada de la educación pública al pueblo de Igueste de Candelaria en el siglo XIX, con notable tardanza, teniendo en cuenta que este núcleo era el más poblado de todo el municipio en el siglo XIX. Según un padrón vecinal que se conserva en la Real Sociedad Económica de Amigos del País de La Laguna, fechado en 1779, dicho lugar estaba compuesto por 73 familias y un total de 256 habitantes; ya constituía el segundo núcleo de población del actual término municipal y su calle principal era la del Tanquillo. La situación educativa era por entonces dramática, pues sólo dos mujeres sabían leer, mientras que tres hombres sabían leer y escribir; para colmo de males, sólo dos niños acudían a la escuela de Candelaria. La situación no mejoraría demasiado en las décadas siguientes, pues era considerable la distancia que separaba a dicho pago de la única escuela que existía en el municipio, que como se ha indicado estaba en el convento. Luego, hacia 1840, se crearía una escuela incompleta de niños en la cabecera municipal, pero el problema seguía siendo el mismo.

    Atendiendo a las reiteradas peticiones de los vecinos, el 22 de febrero de 1864 el Ayuntamiento de Candelaria acordó por fin la creación de una escuela incompleta en el pago de Igueste, por contar ya con 900 almas, así como por la gran distancia que lo separaba de la cabecera municipal y los barrancos intransitables que cruzaba el camino, que “en invierno imposibilita a los niños acudir a la escuela”; dicha propuesta ya había sido discutida dos décadas atrás, pero entonces no había cuajado…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-ESCUELA INCOMPLETA-IGUESTE DE CANDELARIA

Santiago del Teide – Guía de Isora: Don José Antonio de León Ferrera (1711-1784), párroco de Los Realejos, Santiago y Guía, amenazado de muerte por el Señor de la Villa sureña

Guía-21.4 (CFIT)-2     Este artículo está dedicado a uno de los numerosos sacerdotes nacidos en la Villa de La Orotava que, a lo largo de la historia, pasaron gran parte de su vida en el Sur de Tenerife. Tras su ordenación estuvo destinado en las parroquias de Los Realejos, hasta que obtuvo en propiedad la parroquia de San Fernando en el Valle de Santiago. En ésta ejerció su labor de apostolado durante ocho años, hasta que debido a su enemistad con el Señor de dicha Villa tuvo que huir de ella para salvar su vida. Se estableció en el vecino pueblo de Guía de Isora, donde permanecería durante 25 años, hasta su muerte. No obstante, mantuvo siempre la propiedad de la parroquia de San Fernando, a donde intentó regresar sin éxito en alguna ocasión.

     Nuestro biografiado nació en la Villa de La Orotava hacia 1711, siendo hijo de don Andrés García de León y doña Francisca Luis Ferrera García Rodríguez, natu­rales de dicha villa. Fue bautizado en la iglesia parroquial de San Juan Bautista de la Villa de Arriba, donde estaban avecindados…

         En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-JOSÉ ANTONIO DE LEÓN FERRERA

Arafo: Don Juan Luis Coello Rodríguez (1924-2013), fundador y director de la Coral polifónica “María Auxiliadora”, secretario del Ayuntamiento y del Juzgado e Hijo Predilecto de Arafo

Arafo-Coral María Auxiliadora     Hay personas que desde su nacimiento están predestinadas para un fin concreto, en el que logran su máxima realización personal, sin importarle que en otras actividades tal vez pudiesen alcanzar un mayor prestigio o un superior nivel económico. Este es el caso del polifacético arafero al que dedicamos este artículo, que si bien gozó de una gran popularidad como funcionario, destacó sobre todo por su faceta musical. Fundador de la Coral “María Auxiliadora” de esta Villa, la primera agrupación polifónica de la isla, que dirigió durante más de 56 años y de la que fue presidente, don Juan Luis destacó asimismo como músico, actor y director de teatro, así como por su labor directiva en las dos sociedades culturales y recreativas de esta localidad, pues fue secretario del Casino “Unión y Progreso” y presidente del “Centro Cultural y de Recreo”. Además, ejerció como funcionario administrativo del Ayuntamiento de Arafo durante más de cuatro décadas, donde actuó como secretario habilitado, así como secretario titular del Juzgado de Paz. También asumió un profundo compromiso religioso, como secretario de la Legión de María, del Consejo Parroquial de Asuntos Económicos y del Consejo Parroquial de Pastoral, a la vez que fue elegido teniente hermano de la Hermandad de Caballeros Esclavos del Santísimo Cristo del Valle. Como reconocimiento a su dilatada y brillante labor, se le concedieron los premios “Ajafoña” y “Añavingo”, así como el título de Hijo Predilecto de Arafo, donde también da nombre a una calle.

     Don Juan Luis Coello Rodríguez nació en Arafo el 14 de septiembre de 1924, a las cinco de la tarde, siendo hijo de don Luis Coello Díaz y doña Fernanda Rodríguez Rodríguez. El 15 de octubre inmediato fue bautizado en la iglesia de San Juan Degollado por el cura párroco don Hildebrando Reboso Ayala, actuando como padrino don Juan de Mesa Pérez…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-JUAN LUIS COELLO RODRÍGUEZ

La afición al baile en El Escobonal (Güímar) y los primeros músicos de este pueblo

Escobonal-Baile plaza-1     El pueblo de El Escobonal se ha caracterizado desde siempre por su alegría, pues sus habitantes poseen un espíritu inquieto y festivo, que aprovecha cualquier oportunidad para evadirse de la rutina de sus ocupaciones y estrechar la comunicación social y los lazos de amistad vecinal. De esta manera, siempre se han aprovechado las fiestas del Patrono San José, que se vienen celebrando desde 1755, para realizar, al margen de los tradicionales actos religiosos (misa y procesión), otros populares, que hasta hace un par de décadas consistían casi exclusivamente en bailes (tanto en distintos locales como en la plaza), competiciones deportivas (sobre todo lucha canaria y corrida de sortijas) y algunas representaciones teatrales, a cargo de jóvenes del pueblo.

     Además, desde principios de siglo se venían celebrando bailes en algunas casas particulares durante los fines de semana. Tal es así, que el pueblo llegó a ser famoso “por lo que en él se bailaba”, como afirmaba el obispo Fray Albino González. En el siglo XIX y en las primeras décadas del XX dichos bailes eran amenizados por parrandas o grupos de cuerda y, la mayoría de las veces, por uno, dos o tres músicos que, tan solo por divertirse o por un vaso de vino, tocaban sus guitarras, bandurrias, timples o laúdes, instrumentos de los que se desprendía un amplio repertorio de música folclórica canaria…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-AFICIÓN BAILE-EL ESCOBONAL

Candelaria: Don Gaspar Fernández Bignoni (1773-1859), capitán graduado de Infantería, propietario y comisionado de amortización del Gobierno en el Valle de Güímar

Candelaria-Santa Ana-antigua     Este destacado militar tinerfeño participó en la defensa de Santa Cruz en 1797, al ser atacada por el Almirante Nelson; en esta memorable epopeya perdió a un hermano, el garachiquense don Rafael Fernández Bignoni. Luego pasó a la Península, con motivo de la Guerra de la Independencia, y tomó parte en diversas acciones, por las que obtuvo el empleo de primer teniente de Infantería y el sobregrado de capitán. Obtuvo su retiro por enfermedad como capitán y al regresar a su tierra se estableció en Candelaria, donde vivió como propietario en el pago de Araya. Cuando ya residía en esta localidad fue nombrado comisionado de amortización del Gobierno en el Valle de Güímar, haciéndose cargo en nombre del Estado de los bienes que poseían los conventos dominicos de Candelaria y Güímar, como consecuencia de la Desamortización de Mendizábal.

     Nació en el lugar de Garachico el 6 de agosto de 1773, siendo hijo del entonces teniente capitán de Artillería don Manuel Fernández Uriarte, natural de la misma villa, y de doña Josefa María Bignoni Rodríguez, que lo era de Santa Cruz de Tenerife. El 16 de ese mismo mes fue bautizado en la iglesia de Santa Ana por el cura beneficiado don Bartolomé Gámez y Salazar, examinador sinodal del Obispado de Canarias; se le puso por nombre “Gaspar, Salvador, Domingo, Pascual, Francisco de Paula, José, y Juan Antonio, Roque, del Carmen, de los Dolores, de Guía del Sacramento” y actuó como madrina su abuela materna doña Rafaela Rodríguez, natural del Puerto de Santa Cruz…

      En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-GASPAR FERNÁNDEZ BIGNONI