Güímar-Fasnia: Don Juan Luis Gómez (1781-1864), sargento de Milicias, síndico personero, regidor, alcalde 2º y juez de paz de la segunda demarcación de Fasnia

El Escobonal-5     Siempre ha existido un estrecho contacto e intercambio humano entre el pueblo de El Escobonal (Güímar) y el inmediato municipio de Fasnia. Por ello, son muchos los personajes nacidos en una de estas localidades que han destacado en la otra. En este artículo nos vamos a ocupar de uno de ellos, don Juan Luis Gómez, quien nació en El Escobonal y después de casado se estableció en el pago de La Zarza (Fasnia), donde vivió hasta su muerte. En este pueblo adoptivo ostentó el empleo de sargento 2º de Milicias, así como los cargos de síndico personero y diputado 4º (o regidor) del Ayuntamiento, alcalde 2º (o primer teniente de alcalde), juez de paz suplente y luego titular de la segunda demarcación de Fasnia.

     Nuestro biografiado nació en el pago de El Escobonal el 9 de agosto de 1781, siendo hijo de don José Luis Gómez y doña Juana Gabriela del Cristo Delgado, “naturales y vecinos del Pueblo de Güímar en el Pago de San José”. Seis días después fue bautizado en la iglesia de San Pedro de Güímar por el presbítero don Agustín Antonio Núñez, con licencia de don Luis Ambrosio Fernández del Castillo, beneficiado propio de Güímar y Candelaria; se le puso por nombre “Cristóbal Juan” y actuó como padrino don Cristóbal Díaz García, de la misma vecindad. Fue conocido como “Juan Luis Gómez” y sólo figuró con el nombre de Cristóbal en su testamento, así como en sus partidas de matrimonio y defunción…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-JUAN LUIS GÓMEZ

Arona: Don Juan Antonio de Sarabia (1712-1773), sacerdote, capellán de Arona y apoderado del pueblo de Vilaflor en los autos contra la familia Soler por la apropiación de las aguas

Valle San Lorenzo-1923     El sacerdote al que dedicamos este artículo nació en el seno de la familia más acomodada del Valle del Ahijadero (hoy Valle de San Lorenzo), pues su padre era el escribano público de las Bandas de Abona y su madre, ya viuda, llegó a tener tres esclavos a su servicio. Don Juan Antonio de Sarabia cursó la carrera eclesiástica gracias a un patrimonio vitalicio fundado por sus padres, aunque luego obtendría también los bienes de una Capellanía que había fundado su abuelo materno. Una vez ordenado sacerdote estuvo toda su vida adscrito como capellán a la parroquia de Vilaflor, asumiendo todos los cultos que se celebraban en las ermitas de San Lorenzo y San Antonio Abad del actual municipio de Arona, aunque también se acercaba con frecuencia a la parroquia de Adeje. Además, fue un importante propietario y actuó como apoderado del pueblo en los autos seguido contra los Soler, por la apropiación indebida de las aguas de dominio público efectuada por dicha familia.

     Nació en el Valle de San Lorenzo el 12 de junio de 1712, siendo hijo de don José Perera de Sarabia, natural de La Victoria de Acentejo, y de doña María Matías Borges, que lo era de Chasna. Seis días después fue bautizado en la iglesia parroquial matriz de San Pedro Apóstol de Vilaflor, de cuya jurisdicción dependía por entonces dicho lugar, por el Doctor don Manuel Milán Camacho, beneficiado de la amplia parroquia; se le puso por nombre “Juan Antonio” y actuó como padrino el presbítero don Juan González del Castillo, vecino de Chiñama…

       En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-JUAN ANTONIO DE SARABIA

La parroquia y el municipio de Fasnia a mediados del siglo XIX (1852-1854)

Fasnia-finales XIX     Gracias al recordado párroco don Basilio José Acosta Valladares conocemos en detalle las características de la parroquia de San Joaquín de Fasnia a mediados del siglo XIX. En un primer informe, de 1852, explica los aspectos relacionados con su erección, el reconocimiento de la de San Pedro de Güímar como su matriz y sus límites, así como las características de la iglesia parroquial y su feligresía. En el segundo, de 1854, se incluía el padrón general de la localidad, con una pequeña descripción de los distintos núcleos de población que constituían el término municipal, especificando sus habitantes y comunicaciones, para en anexos posteriores responder a un cuestionario sobre las características de la parroquia y el presupuesto necesario para su mantenimiento.

     Don Basilio José Acosta Valladares (1812-1881), nacido en el Valle de La Orotava y fallecido en Fasnia, fue el decano de todos los sacerdotes que han estado al frente de la Parroquia de San Joaquín,  pues la regentó como párroco propio durante casi 38 años, de 1844 a 1881.

     Según el padrón general de 1854, la población del término se elevaba a un total de 383 vecinos (o familias), lo que suponía 1.693 personas: 599 en el casco, 616 en La Zarza, 178 en La Sabina Alta y 300 en La Sombrera. Asimismo, en ese padrón se incluía una breve referencia a cada uno de los pagos, señalando la distancia a la parroquia y las características del camino hasta ella…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-FASNIA-1852-1854

Candelaria: Don Juan González Sabina “Cachucho” (1916-1990), pescador, cabo de Infantería por méritos de guerra, sepulturero y barrendero que da nombre a una calle

Juan González Sabina      Fue uno de los personajes más populares y queridos de Candelaria, por su nobleza e ingenuidad. Trabajó en la pesca y fue movilizado con motivo de la Guerra Civil, ascendiendo a cabo de Infantería por una acción heroica. Después de licenciado trabajó primero como sepulturero y luego como barrendero, siendo el único existente en su localidad natal. Recientemente, muchos años después de su muerte, se le ha dado su nombre a una calle de la Villa Mariana.

     Era un hombre muy bueno y cariñoso, pero tuvo que sufrir las burlas sobre su apodo del sector más intransigente con el diferente que siempre ha existido. Durante las fiestas de agosto se pasaba el día entre los puestos de feriantes que se instalaban en la calle de San Blas, donde compraba muñecos y abalorios que luego regalaba a los niños, a cambio de un café o de una simple sonrisa.

    Conocido por sus paisanos como “Juan Cachucho”, nació en Candelaria el 10 de julio de 1916, siendo hijo de don Pedro Manuel González y doña Claudina Sabina Delgado. El 23 de ese mismo mes fue bautizado en la iglesia de Santa Ana por el cura párroco don José Trujillo y Trujillo, y actuó como padrino don Juan de Mesa Torres, de la misma vecindad…

         En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-JUAN GONZÁLEZ SABINA

Vilaflor: Don José Pérez de Medina y Feo (1767-1827), capitán de Milicias, emigrante, cobrador de diezmos y rematador del repartimiento de las bandas de Abona, y alcalde de Vilaflor

Vilaflor-32.2 (CFIT)-2     Este artículo está dedicado a uno de los muchos oficiales de las Milicias Canarias nacidos en la amplia comarca de Chasna. Continuando con la tradición familiar, después de ingresar por sorteo como soldado en el Regimiento de Abona fue ascendiendo sucesivamente a cabo, sargento 2º y sargento 1º. Luego emigró a Méjico con su familia y, tras su regreso, ascendió a subteniente y, finalmente, a capitán de Milicias, a pesar de la clara enemistad y los litigios que su familia mantenía con los jefes del cuerpo, los Marqueses de la Fuente de las Palmas, por el deseo de éstos de acaparar todas las aguas y la mayor parte de las tierras del amplio término. Fue, además, alcalde constitucional de Vilaflor, cobrador de diezmos y rematador del repartimiento de papas y parrales de las bandas de Abona.

     Nació en Vilaflor el 15 de julio de 1767, siendo hijo de don Domingo Pérez Medina y doña María Manuela Rodríguez Beltrán y Feo. Dos días después fue bautizado en la iglesia parroquial de San Pedro Apóstol por el predicador agustino fray Domingo de Santo Tomás Vega y Jardín, con licencia del beneficiado don Agustín Lorenzo Viera y Torres; se le puso por nombre “José Nicolás Pedro Agustín Enrique Antonio del Carmen” y actuó como padrino el mencionado beneficiado Viera…

      En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-JOSÉ PÉREZ DE MEDINA Y FEO

La sociedad de recreo “Casino La Unión” de la Villa de Güímar (1915-1924)

Los Majuelos      Recordamos en este artículo la existencia de una sociedad de recreo e instrucción, el “Casino La Unión”, constituida oficialmente en 1915 en la entonces Villa de Güímar, como probable sucesora de la recién desaparecida Sociedad “Euterpe”. Tuvo su domicilio en la calle de San Pedro Abajo y se disolvió hacia 1924. En esos diez años convivió con el Casino de Güímar, con el que mantuvo una sana rivalidad, sobre todo en la celebración de bailes, que se organizaban a lo largo del año, algunos coincidiendo con las principales festividades locales. Parte de su intensa actividad cultural y recreativa fue recogida en la prensa, con polémicas incluidas, en la que también se le denominaba “Círculo de la Unión”.

     El “Reglamento de la sociedad de recreo que se establecerá en Güímar bajo la denominación de La Unión” fue redactado en la Villa de Güímar el 1 de junio de 1915 y firmado por Cipriano Arnay, en nombre de la comisión organizadora. Ese mismo año fue impreso en la Imprenta y Litografía de A. J. Benítez, sita en la calle San Francisco de Santa Cruz de Tenerife, para distribuirlo entre sus socios. Siguiendo con la tramitación, el 15 de ese mismo mes, dicho reglamento fue presentado en el Gobierno Civil. El 4 de julio inmediato se eligió a la junta directiva que habría estar al frente de la sociedad hasta el 31 de diciembre, la cual quedó presidida por don Gumersindo García Rodríguez. El 7 de julio se remitió al gobernador civil una certificación del acta extendida con motivo de la constitución de dicha sociedad, incluyendo la junta directiva elegida. Cumplido dicho trámite, la nueva sociedad fue inscrita al día siguiente (8 de julio) en el Libro de Registro de Asociaciones del Gobierno Civil, con el número 231…

      En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-CASINO LA UNIÓN

Arico-Granadilla de Abona: Don Marcos Antonio Peraza del Castillo (1716-1764), sacerdote, capellán y párroco servidor de Arico y Granadilla

Arico-iglesia     Miembro de una antigua e ilustre familia sureña, don Marcos Antonio siguió la carrera eclesiásti­ca y fue ordenado sacerdote. Como tal, durante casi toda su vida estuvo adscrito como capellán a la Parroquia de San Juan Bautista de su Arico natal, al frente de la cual estuvo dos veces como cura servidor, lo mismo que hizo en una ocasión en la Parroquia de San Antonio de Padua de Granadilla de Abona, pueblo del que era oriundo por su padre. Pero su prematura muerte pudo truncar la que pudo haber sido una carrera eclesiástica más destacada.

     Nuestro biografiado nació en el lugar de Arico el 16 de mayo de 1716, siendo hijo del capitán don Marcos González Peraza del Castillo, natural de Granadilla, y de su esposa doña Sebastiana María de Mexía, que lo era de la primera localidad. Cinco días después fue bautizado en la iglesia de San Juan Bautista por el cura párroco don Salvador Quixada y Castillo; se le puso por nombre “Marcos Anto­nio” y actuó como padrino el alférez don Esteban de Morales, vecino del pago de Icor…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-MARCOS ANTONIO PERAZA DEL CASTILLO

Güímar: Don Félix Hernández de Castro (1787-1861), labrador, miliciano retirado con fuero, mayordomo del Señor en Agache y 2º teniente de alcalde del Ayuntamiento de Güímar

Escobonal-DCB-2      El personaje al que dedicamos este artículo fue un modesto agricultor de un pueblo del Sur, El Escobonal, en el que poco a poco se fue ganando un cierto prestigio local. Como militar, prestó servicio en las Milicias Canarias durante muchos años, por lo que se retiró con fuero, probablemente después de haber alcanzado alguna graduación que no hemos podido constatar. En el aspecto religioso, ingresó en la Hermandad del Santísimo Sacramento de la Parroquia de San Pedro de Güímar, siendo nombrado mayordomo de la misma en Agache. Y como político fue regidor y 2º teniente de alcalde del Ayuntamiento constitucional de Güímar. Según la información que poseemos, fue el primer escobonalero que ejerció el cargo de regidor (concejal) y el primer agachero que llegó a ostentar una tenencia de alcaldía en dicho Ayuntamiento.

      Nació en el pago de El Escobonal el 16 de julio de 1787, siendo hijo de don Félix José Hernández (de Oliva) García y de doña Victoria (del Cristo) de Castro Delgado. Cinco días después fue bautizado en la iglesia de San Pedro Apóstol de Güímar por el presbítero don Agustín Antonio Núñez, con licencia de don Luis Ambrosio Fernández del Castillo, beneficiado propio de dicha parroquial y de la de Santa Ana de Candelaria; se le puso por nombre “Félix Antonio” y actuó como padrino don Luis Márquez…

      En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-FÉLIX HERNÁNDEZ DE CASTRO

El “Champio”, primer equipo de fútbol de Igueste de Candelaria (1933-1935)

Igueste Candelaria-lejos     Todos los habitantes de Candelaria tienen constancia de que este municipio ha tenido una larga tradición luchística, con excelentes individualidades y equipos en la mayoría de los núcleos de población del término, pero no todos saben que también cuenta con una tradición futbolística que ya es casi centenaria. La afición por el fútbol nació en la cabecera municipal en los años veinte del siglo pasado, pero luego se extendió también a Barranco Hondo e Igueste de Candelaria, núcleos en los que se ha mantenido hasta el presente.

     Si nos centramos en la actividad futbolística del pueblo de Igueste, en él han existido seis equipos en los últimos ochenta años: el “Champio” (1933-1935), el “Club Deportivo Igueste Candelaria” (1942-1948), el “Igueste Club de Fútbol” (1962-1964), el “Infantil Igueste” (1974-1977), el “Club Infantil Caletillas” (1981-1984), el equipo aficionado del Plantel de Extensión Agraria y el “C.D. Igueste”, fundado en 1986, que tras celebrar sus bodas de plata aún continúa en activo. Además, en el fútbol sala este núcleo de población ha contado con un equipo senior, el Igueste”, y otro dentro de las escuelas municipales deportivas, en el colegio de la localidad. Este artículo lo vamos a dedicar al primer equipo de fútbol de Igueste de Candelaria, el “Champio”, que por su antigüedad es el más desconocido.

    El pionero fue el “Champio”, o sea el “Campeón”, que se fundó a comienzos de noviembre de 1933, durante la II República Española, tal como informó en La Prensa el corresponsal don Esteban Coello Pestano, en una reseña publicada el 7 de dicho mes bajo el titular “Primer equipo de fútbol”: “En estos días se formó en este pueblo el primer equipo de fútbol, denominado “Champion”, el cual invitará para las próximas fiestas de la Concepción al equipo de Barranco-Hondo, estrenando en su primer debut el hermoso campo de Afirama”. Según veremos más adelante, su nombre real sería “Champio”, con el que figuraría en casi todas las reseñas periodísticas…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-CLUB DE FÚTBOL CHAMPIO

Granadilla de Abona: Don Esteban Hernández Ramos (1863-1936), sargento de Artillería, cura ecónomo en La Palma y La Gomera, cura propio de Granadilla y arcipreste del Sur de Tenerife

Esteban Hernández Ramos-3     En nuestro recorrido por los hombres y mujeres que deja­ron su huella en Granadilla de Abona, queremos recordar hoy a un entrañable sacerdote que con anterioridad había sido sargento de Artillería. Tras su ordenación inició su carrera como capellán del Hospital Civil de Santa Cruz de Tenerife, para continuarla como cura regente de San Andrés y Sauces y, luego, como cura ecónomo de Puntallana y Chipude, localidad esta última donde ejerció durante más de diez años. Pero, ante todo, su memoria sigue viva como titular de la parroquia de Granadilla, que obtuvo por oposición y a cuyo frente permaneció durante casi 33 años. En ese tiempo simultaneó dicha responsabilidad durante 7 años con el cargo de teniente arcipreste del distrito de Güímar y otros 26 con el de arcipreste del Sur. Asimismo, en ese largo período estuvo encargado en varias ocasiones de las parroquias colindantes de Vilaflor y San Miguel de Abona, sobre todo de la primera, que simultaneó durante un total de cinco años. Además, peregrinó a Roma, acompañó al obispo en un viaje pastoral por La Gomera y El Hierro, fue nombrado párroco consultor de la Diócesis y colaboró en la prensa. Después de una dilatada labor pastoral falleció en su villa adoptiva sureña, donde fue reconocido con la nominación de una calle y aún se le recuerda con cariño.

    Nuestro biografiado nació en La Laguna el 2 de septiembre de 1863, siendo hijo de don Juan Antonio Hernández y de doña Juana Ramos. Tras cursar los Estudios Primarios en su ciudad natal, comenzó a trabajar como jornalero y en 1878 ingresó como alumno interno en el Seminario Diocesano de Tenerife, donde siguió la carrera eclesiástica; de este modo, en el curso 1880-1881 ya cursaba el tercer año de Latinidad y Humanidades. No obstante, también tuvo una notable carrera militar…

    En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-ESTEBAN HERNÁNDEZ RAMOS