El centenario pasodoble “Al Socorro”, inequívoca seña de identidad del Valle de Güímar

Pasodoble Al Socorro     En el año 2009 se cumplió el primer centenario del pasodoble “Al Socorro”, una obra entrañable, cuya música fue compuesta en 1909 por el músico y compositor aragonés don Miguel Castillo Alfonso, por entonces director de la banda de música de Güímar, mientras que la letra fue añadida en 1970 por el recordado abogado, político y escritor güimarero don Pedro Guerra Cabrera; tristemente ambos personajes murieron prematuramente, con tan solo 53 y 54 años de edad, respectivamente. Esta bella pieza musical invita al pueblo a acudir a la playa del Socorro a rememorar la aparición de la Virgen, por lo que a sus compases es fácil que a los güimareros y a otros muchos vecinos del Valle (sobre todo araferos) se les escapen lágrimas de emoción y alegría, las mismas que les produce su fiesta más entrañable. Hoy constituye el auténtico himno de la fiesta de la Virgen del Socorro y una de las principales señas de identidad del pueblo de Güímar y de toda la comarca.

     A comienzos de 1904 llegó a Güímar el prestigioso músico y compositor aragonés don Miguel Castillo Alfonso (1876-1929), para hacerse cargo de la dirección de la Banda de Música de esta localidad, que por entonces dependía de la “Sociedad Filarmónica Euterpe”, a cuyo frente continuó durante diez años. Mientras permaneció en Güímar, en 1908, cuando contaba 32 años de edad, contrajo matrimonio en la parroquia de San Pedro con doña Florinda Campos Díaz, natural y vecina de la entonces villa, de tan solo 13 años. Este enlace le ayudó a impregnarse del sentimiento canario y güimarero, que quedó plasmado en varias de sus composiciones más conocidas…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-PASODOBLE AL SOCORRO

Arona: Don Julio Mendoza Morera (1847-1912), cura encargado de El Carrizal y Granadilla, párroco propio de Arona durante 33 años, arcipreste del Sur y destacado orador sagrado

Arona-iglesia-2     Tras ser ordenado sacerdote, nuestro biografiado estuvo destinado en Gran Canaria como cura encargado de El Carrizal, comenzando a destacar desde entonces como orador sagrado, cometido que desarrollaría en muchas localidades de la Diócesis durante el resto de su vida. Obtuvo en propiedad la parroquia de San Antonio Abad de Arona, al frente de la cual permaneció durante 33 años, hasta su muerte. También estuvo encargado la Parroquia de San Antonio de Padua de Granadilla de Abona unos cinco meses y fue elegido arcipreste del Distrito de Güímar, que abarcaba todo el Sur de Tenerife, aunque renunció a dicho cargo tras ocho meses en el mismo. Además, perteneció a la Hermandad de Sufragios Mutuos de la Diócesis, a la Pía Hermandad de Sacerdotes y a la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Tenerife. Tras su fallecimiento, su amigo, el poeta don José Tabares Bartlet, compuso un soneto dedicado a su memoria.

     Nació en Santa Cruz de Tenerife en 1847, siendo hijo de don Francisco Mendoza Cabrera. Deseoso de seguir la carrera eclesiástica comenzó a estudiar libremente Filosofía, Teología y Moral, estudios que probablemente continuó en el Seminario de Las Palmas de Gran Canaria, único existente por entonces en las islas. Luego, tras recibir los distintos grados (Prima Tonsura, Órdenes Menores, Subdiaconado y Diaconado), el sábado 20 de diciembre de 1873 fue ordenado de Presbí­tero por el obispo de Canarias y administrador apostólico de la Diócesis de Tenerife, don José María Urquinaona y Bidot…

      En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-JULIO MENDOZA MORERA

Vilaflor-Güímar: Don Fermín Rivero y Rivero (1830-1899), monaguillo de la Parroquia de Vilaflor, sacristán de la de Arico, juez de paz suplente, alcalde y fiscal municipal de Güímar

Vilaflor-29.6 (CFIT)     Huérfano de padre emigrante, nuestro biografiado creció en el seno de una familia con graves dificultades económicas, que pudo salir adelante gracias a la protección del sacerdote don Hipólito Casiano Bello. De muy corta edad fue monaguillo de la Parroquia de San Pedro Apóstol de Vilaflor y sacristán de la de San Juan Bautista de Arico. Una vez establecido en Güímar, llegó a figurar entre los mayores contribuyentes y a ocupar diversos cargos de responsabilidad: juez de paz suplente, alcalde constitucional, fiscal municipal e interventor electoral.

     Nació en Vilaflor el 19 de julio de 1830, siendo hijo de don Agustín Rivero Truxillo y doña Bárbara Rivero de León, naturales y vecinos de dicho pueblo. Dos días después fue bautizado en la iglesia de San Pedro Apóstol por el beneficiado servidor don Hipólito Casiano Bello; se le puso por nombre “Firmín Agustín de Gracia” y actuó como padrino “el M.R.P. Prior de este convento de Sn. Agustín Fray Tomás Melo”…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-FERMÍN RIVERO RIVERO