Adeje: Don Eulogio Gutiérrez y Estévez (1851-1917), cura ecónomo de El Tanque, servidor de San Pedro de Daute, párroco en Venezuela y beneficiado propio de la Villa de Adeje

Adeje-iglesia-Santa Úrsula      En este artículo queremos recordar a uno de los beneficiados de Adeje que, a pesar de no haber nacido en esta Villa, figuró entre los seis de más larga estancia en la localidad, don Eulogio Gutiérrez Estévez. Primero había sido cura ecónomo de El Tanque durante nueve años, uno de los cuales lo simultaneó como servidor de la parroquia de San Pedro de Daute. Luego pasó a Venezuela, donde fue titular de la importante parroquia de Ntra. Sra. de la Candelaria de Caracas, así como de otra en un pueblo limítrofe. A su regreso fue nombrado párroco de la Villa de Adeje, donde desarrolló su labor pastoral durante 17 años, hasta su fallecimiento, tras haberla obtenido en propiedad.

       Nuestro biografiado nació en Icod de los Vinos el 10 de marzo de 1851, siendo hijo de don Antonio Gutiérrez Ramos y doña María Estévez y Alfonso, naturales de dicha localidad. Tres días después fue bautizado por el presbítero don Miguel Peña, con licencia del beneficiado curado servidor don Antonio Machado, Br. en Filosofía y Sagrada Teología; se le puso por nombre “Eulogio Vicente Nicolás de Gracia”, y actuó como padrino su tío don Vicente Ramos, teniente de beneficiado.

       En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-EULOGIO GUTIÉRREZ ESTÉVEZ

Los estrechos vínculos humanos entre Arafo y Güímar

Valle de Güímar-3    La Villa de Arafo, situada al centro del Valle, ha mantenido estrechos vínculos históricos, económicos y sociales con los dos pueblos vecinos, Candelaria y Güímar, que la llevaron a organizar en varias ocasiones, a partir de 1930, la recordada “Fiesta del Valle”. En 1996 el Ayuntamiento de Arafo reeditó dicho hermanamiento en el transcurso de las Fiestas Patronales, con el deseo de que estos actos no se limitasen a un encuentro folclórico y festivo, sino que constituyesen el primer paso de una mancomunidad del Sureste, que no del Valle, pues existen barrios y pueblos fuera de él, que sirviese para potenciar los servicios existentes y lograr otros de los que se carece.

     Arafo constituye un ejemplo de la fuerte relación existente entre los pueblos de la comarca. Varios de sus párrocos han nacido en Güímar, Candelaria y Arico; alcaldes, tenientes de alcalde y jueces municipales de esta villa lo han hecho en Candelaria y Güímar; también han nacido en pueblos vecinos maestros, guardias municipales, carpinteros, panaderos, herreros, empresarios, etc. Asimismo, hijos de Arafo han regentado, aunque en cortos períodos, las parroquias de Candelaria, Güímar y Fasnia; varios han dirigido bandas de música en Güímar, Fasnia y Arico; algunos han ejercido como alcaldes, tenientes de alcalde y jueces municipales en Candelaria, Güímar y Arico; y otros han trabajado y continúan haciéndolo en los pueblos vecinos como maestros, médicos, farmacéuticos, comerciantes, etc.

     Aprovechando mi fuerte vinculación con Arafo, villa de la que soy Hijo Adoptivo, y la circunstancia de ser Cronista Oficial de Güímar, quiero dedicar este trabajo a resaltar las estrechas relaciones existentes entre ambos municipios desde tiempo inmemorial, en especial a su continuo trasiego humano…

       En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-VÍNCULOS GÜÍMAR-ARAFO

Santiago del Teide: Don Tomás Gorrín González (1692-1757), teniente capitán de Milicias

Tamaimo-procesión      Muchos pensarán que la vida de personas modestas, cuya esfera de actuación no ha superado siquiera las fronteras de pequeñas y lejanas localidades del Sur tinerfeño, no merece el tiempo y el espacio que a veces se les dedica. No obstante, no conviene olvidar que la historia, la pequeña y la grande, de toda comunidad, depende de la trayectoria de sus miembros y de la suma de su trabajo, de sus conocimientos y de sus experiencias. Por ello continuaremos dando a conocer las semblanzas biográficas de aquellos tinerfeños que nos precedieron en el tiempo y que destacaron en cualquier actividad, por muy humilde o ajena que sea a los gustos individuales de cada uno de nosotros.

      En el presente trabajo nos vamos a ocupar de un militar santiaguero, que dedicó parte de su vida a las Milicias Canarias, aunque durante su carrera prácticamente no abandonó la villa natal ni participó en acción militar alguna. Sólo alcanzó el empleo de teniente de Milicias, pero solo con ello logró ser durante el siglo XVIII el militar de mayor graduación nacido en el Valle de Santiago. También perteneció a la Hermandad del Santísimo Sacramento. Además, dado su prestigio, es muy probable que fuese una persona de confianza del Señor de la Villa (que fue padrino de su segunda boda) y que, por lo tanto, fuese alcalde mayor de la misma, como todos sus antepasados, pero de momento no hemos podido confirmarlo.

    Nuestro biografiado nació en el Valle de Santiago (probablemente en el pago de Tamaimo) el martes 19 de febrero de 1692, siendo hijo de don Feliciano Gorrín y doña María González, naturales y vecinos de dicha villa. Cinco días después fue bautizado en la iglesia de San Fernando por fray Juan Pérez Bento, religioso de la Orden de San Francisco, con licencia del cura párroco don Francisco González de Jesús, que actuó como padrino…

       En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-TOMÁS GORRÍN GONZÁLEZ

Fasnia: Don Antonio Santana Diaz (1909-1971), seminarista, clérigo tonsurado, maestro, bibliotecario, sochantre-organista, contador, periodista y poeta

Antonio Santana Díaz-2      Nuestro biografiado fue uno de los personajes más destacados nacidos en Fasnia en el siglo XX. Hombre polifacético, fue seminarista, clérigo tonsurado y maestro de Primera Enseñanza. En Fasnia ejerció como maestro interino y sochantre-organista de la parroquia, figurando también entre los fundadores de  la Sociedad “1º de Febrero”, de cuya primera junta directiva fue bibliotecario. Luego, desarrolló su actividad docente en Frontera de El Hierro, donde también dio muestras de su profesionalidad como sochantre-organista. Posteriormente se estableció en Santa Cruz de Tenerife, ciudad en la que trabajó como contador y periodista (redactor de Amanecer y colaborador de La Tarde y Aire Libre), iniciando su actividad literaria como poeta festivo y humorístico. Finalmente se estableció en Venezuela, donde sobresalió como periodista (redactor de Alto Llano y director‑gerente de El Mercurio) y como poeta, sobre todo en Barinas, ciudad en la que publicó dos poemarios, falleció y dio nombre a una céntrica avenida.

      Nació en Fasnia el 12 de diciembre de 1909, a las diez de la noche, siendo hijo de don Manuel Santana, natural de Santa Cruz de Tenerife, y de doña María Cleofé Díaz Marrero, que lo era del antedicho pueblo sureño, donde ambos se hallaban domiciliados en “el centro parroquial”. El 27 de ese mismo mes fue bautizado en la iglesia de San Joaquín por don José Batista y Cabrera, cura regente de la parroquia; se le puso por nombre “Antonio Francisco Donato” y actuaron como padrinos don Francisco Frías Díaz y doña María de las Mercedes Esquivel Díaz, ésta soltera…

       En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-ANTONIO SANTANA DIAZ

El “Cementerio del Convento” de Candelaria (1843-1918)

Candelaria-Ruinas basílica-cementerio      En un trabajo anterior ya estudiamos en detalle los antiguos lugares de enterramiento que existieron en Candelaria: la cueva-ermita de San Blas, la iglesia de Santa Ana y la capilla del Convento, además de otros lugares no habituales, así como el primer cementerio provisional de Santa Ana, que estuvo en funcionamiento en 1828 y de 1835 a 1843 (aunque con posterioridad volvió a ser utilizado esporádicamente con motivo de algunas epidemias).

      En el presente artículo nos vamos a ocupar del recordado “Cementerio del Convento”, que cubrió la demanda de enterramientos de todo el municipio de Candelaria durante 75 años y medio, del 30 de junio de 1843 al 19 de diciembre de 1918. Curiosamente, este cementerio se habilitó porque el cementerio provisional existente con anterioridad no reunía los requisitos mínimos de higiene y seguridad, pero parecidos argumentos serían utilizados luego para construir un nuevo cementerio y clausurar el situado en el solar de la Basílica, debido a su mala ubicación y a su total saturación. El tercer y último recinto (el actual) fue edificado por la Parroquia, por lo que quiso mantener su propiedad, a lo que se negó el Ayuntamiento, lo que dio lugar a una seria polémica, que incluso trascendió con fuerza a la prensa, y a que el nuevo cementerio tras su construcción permaneciese durante cinco años sin ser utilizado, hasta que el elevado número de fallecidos por la epidemia de gripe española obligó a buscar un acuerdo. Definitivamente, la Villa de Candelaria no tuvo suerte con sus primeros cementerios.

     Dada la mala ubicación y el mal estado de construcción y conservación del cementerio provisional de Candelaria, durante los ocho años en que estuvo en funcionamiento ininterrumpido (1835-1843) se intentó trasladar a un lugar más conveniente. Por ello, en 1838 el Ayuntamiento de Candelaria solicitó permiso a las autoridades provinciales para trasladar este cementerio a la fábrica de la inacabada segunda basílica de la Patrona del Archipiélago, cuyas obras habían quedado paralizadas en 1817, cuando ya estaban levantadas las paredes y columnas…

      En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-CEMENTERIO DEL CONVENTO-CANDELARIA

San Miguel de Abona: Don Manuel Hernández Reyes (1865-1949), párroco de Guía de Isora, Candelaria, Barlovento, Granadilla y San Miguel, cura propio e Hijo Adoptivo del Realejo Bajo

Manuel Hernández Reyes-2     Este destacado sacerdote seguramente pasará a la historia, por ser uno de los más queridos y recordados en los pueblos del Sur de Tenerife, no ya por el hecho de haber nacido en uno de ellos, como así lo fue, sino porque en sus 59 años de vida sacerdotal recorrió cuatro como párroco: Guía de Isora, Candelaria, Granadilla y San Miguel de Abona; este último, su pueblo natal, en cuatro ocasiones, la última con más de 80 años y hasta su muerte. Además, fue cura servidor de Barlovento, en La Palma, y había obtenido el título de maestro de Instrucción Primaria. Tampoco podemos olvidar su gran labor ministerial como cura párroco propio en el Realejo Bajo, pues las casi cuatro décadas que allí permaneció le valieron el título de Hijo Adoptivo y le hicieron figurar en el cuadro de honor de aquella importante parroquia del Norte de la isla, en la que realizó una labor inolvidable.

     Don Manuel Hernández Reyes nació en San Miguel de Abona el día 15 de noviembre de 1865, a las cinco de la tarde, siendo hijo de don José Agustín Hernández y doña Antonia Reyes de León. El 13 de diciembre inmediato fue bautizado en la iglesia del Arcángel San Miguel por el cura ecónomo, Bachiller don Juan Frías y Peraza; se le puso por nombre “Manuel Antonio” y actuaron como padrinos don Manuel Casanova y su mujer doña María San Pedro Rodríguez. En 1871 recibió la Confirmación en el mismo templo de manos del Dr. don José María de Urquinaona y Bidot, obispo de Canarias y administrador apostólico de la Diócesis de Tenerife, actuando como padrino don Antonio Santos Sierra…

      En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-MANUEL HERNÁNDEZ REYES

Güímar: Don Francisco Delgado Trinidad (1774-1817), capellán, capitán de Milicias, alcalde y apoderado de Güímar, colonizador de Aguerche (El Escobonal) y fundador de El Tablado

Aguerche-casa     Pocas familias del Sur de Tenerife pueden preciarse de contar con un número tan elevado de miembros destacados como la Delgado-Trinidad, extendida por Güímar, Arico y Santa Cruz de Tenerife, pero oriunda de Adeje y Fasnia, con legítima sangre guanche por sus venas. En su seno sobresalieron numerosos militares (incluyendo un general y un coronel), políticos (alcaldes, diputados provinciales y diputados a Cortes), clérigos, etc.

     En este trabajo vamos a recordar a uno de estos hombres, don Francisco Delgado Trinidad, que fue un destacado militar, político y propietario, colonizador en la práctica del caserío de Aguerche y fundador de El Tablado, en el pueblo de El Escobonal. Inicialmente se le adjudicó una capellanía, pero no sintió la llamada vocacional y renunció a la vida eclesiástica. Luego siguió la carrera militar, que inició como subteniente de Artillería, para luego ascender a teniente del mismo cuerpo, con el que fue agregado al Regimiento Provincial de Güímar; posteriormente ascendió a capitán de Milicias y fue gobernador de las armas de su pueblo natal. Asimismo ocupó diversos cargos de responsabilidad política en Güímar, entre ellos los de alcalde real en dos períodos y “Apoderado General de la Justicia, Ayuntamiento y vecinos de Güímar” para actuar en dos expedientes.

     Nuestro biografiado nació en el municipio de Güímar el 2 de abril de 1774, siendo hijo del capitán don José Delgado Trinidad y Díaz y doña Antonia María Hernández de la Rosa, vecinos y naturales de dicho lugar. El día 10 de ese mismo mes fue bautizado en la iglesia de San Pedro Apóstol por Fray Andrés Gómez (presbítero de la Orden de Predicadores, morador en el convento de Santo Domingo Soriano de la localidad, capellán de la ermita de San José de El Escobonal y recordado “profeta”), con licencia de don José Fernández Camillón, venerable beneficiado de dicha parroquia y de Santa Ana de Candelaria; se le puso por nombre “Francisco María de los Dolores Benito” y actuó como padrino por el entonces capitán don Bernardo de Torres Marrero…

      En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-FRANCISCO DELGADO TRINIDAD

La revuelta del pueblo de Igueste de Candelaria contra una pareja de la Guardia Provincial, en el año 1896

Igueste (Fotograbado Cabrera Benítez 1939)     Dentro del municipio de Candelaria, el pueblo de Igueste siempre se ha caracterizado por su carácter reivindicativo y la defensa de su identidad, así como por una extraordinaria unión vecinal. Por ello, no es de extrañar que a finales del siglo XIX, en plena Guerra de Cuba, cuando la Guardia Provincial pretendía detener a dos hijos de la localidad considerados prófugos, los vecinos, todos a una, no dudaron en enfrentarse con ellos, dando lugar a una revuelta que fue uno de los sucesos más destacados de la isla en el año 1896. En ellos se vio implicado el sacerdote iguestero don Simón Higuera Marrero, que había regresado de Cuba a comienzos de dicho año y pasaba una temporada en la isla, donde actuaba como cura regente de Arafo.

     El serio incidente tuvo lugar el jueves 13 de agosto de 1896. Ese día llegaron al pueblo de Igueste de Candelaria dos guardias provinciales con órdenes de prender a unos prófugos, y después de haber capturado a uno de ellos, numerosos vecinos les increparon y les exigieron que lo dejaran en libertad. Ante la respuesta negativa, dichos vecinos desarmaron a la pareja de la Guardia Provincial, les propinaron algunos golpes y rompieron los fusiles, que tiraron por un barranco. La cosa no llegó a mayores gracias a la intervención del mencionado cura don Simón Higuera Marrero, que ante las súplicas y sollozos de los agentes pidió a sus paisanos que los soltaran, tras aquellos prometer que no presentarían denuncia por dichos hechos; pero, a la postre, dicho sacerdote sería el principal condenado por este grave incidente.

    Al día siguiente (viernes) llegaron a La Laguna los dos guardias heridos, que ingresaron en el Hospital de Dolores de dicha ciudad, después de haber entregado en su puesto las carabinas destrozadas y presentar la correspondiente denuncia por el incidente. Esa misma noche partieron hacia Igueste de Candelaria unos 40 guardias a caballo, que constituían el total de la Sección Montada de la Guardia Provincial, al mando del teniente Ponte. Allí procedieron a efectuar interrogatorios y en la noche del sábado 15 volvieron a Santa Cruz de Tenerife conduciendo once presos, que fueron recluidos en el cuartel de San Carlos.…

      En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-REVUELTA DE IGUESTE

Arafo: Doña María de la Consolación Pestano y Batista (1872-1932), primera maestra titulada arafera, que regentó siete escuelas como sustituta, interina y propietaria

Consuelo Pestano-3     Vamos a dedicar el presente artículo a una mujer luchadora, con profunda vocación docente. Antes de obtener el título académico ya daba clases a niños de corta edad e incluso dirigió en Santa Cruz de Tenerife un “Colegio de señoritas”,  en el que se impartían diversas disciplinas. Después de casada y con dos hijos, tras emigrar su marido a América, decidió obtener el título de Maestra Elemental en la Escuela Normal de La Laguna, como alumna libre, siendo la primera mujer arafera que alcanzó dicha titulación. Gracias a ella ingresó en el Magisterio oficial, siendo su primer destino el de maestra interina de Candelaria, durante catorce meses, al que siguieron los de maestra sustituta de Arafo (seis años), interina de Las Lajas en Icod de los Vinos (cuatro meses) y Altos de León en Arico (nueve meses), y maestra propietaria de Chipude (seis años), Tierra del Trigo (cuatro años) y Malpaís de Candelaria (quince meses). Le sorprendió la muerte con tan solo 59 años de edad, casi 20 de ellos dedicados a la docencia pública.

     Esta recordada mujer nació en Arafo el 11 de noviembre de 1872, siendo hija de don Germán Sinforiano Pestano y doña Magdalena Batista Fariña. Cuatro días después fue bautizada en la iglesia de San Juan Degollado por el presbítero arafero don Victor Eusebio Marrero, por entonces encargado de la parroquia; se le puso por nombre “María de la Consolación” y actuó como madrina doña Rosalía Fariña…

      En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-CONSOLACIÓN PESTANO BATISTA

Guía de Isora: Don Salvador Morales Real (1873-1933), catedrático y prefecto del Seminario, cura ecónomo de varias parroquias, párroco propio de Guía de Isora y destacado orador

Salvador Morales Real-1933-esquela-20.7-p7 copia      El sacerdote al que dedicamos este artículo fue un estudiante brillante en el Seminario Diocesano, del que luego sería nombrado profesor y catedrático de Filosofía, así como prefecto de estudios. Además, tuvo varios destinos parroquiales, como cura ecónomo de El Tanque, Breña Baja y La Matanza de Acentejo, quedando encargado también de Breña Alta. Tras opositar a curatos vacantes, obtuvo en propiedad la parroquia de Ntra. Sra. de la Luz de Guía de Isora, de la que fue titular durante 30 años, hasta su muerte. A lo largo de su carrera destacó también como orador sagrado, faceta que demostró en varias parroquias de la isla.

      Nuestro biografiado nació en Garachico el 9 de noviembre de 1873, a las nueve de la noche, siendo hijo del carpintero don Eduardo Morales y Abad, natural de dicho puerto, y de doña Matilde Real y Borges, que lo era de Icod, y ambos vecinos en la calle de San José. Cuatro días después fue bautizado en la iglesia matriz de Santa Ana por don José Díaz García, beneficiado rector ecónomo de dicha iglesia y arcipreste de ausencias del Partido de Daute; se le puso por nombre “Salvador Avelino Manuel del Sacramento” y actuó como padrino don Manuel Cabrera y Álvarez, soltero, siendo testigos don Ramón Aroche [sic], don Pedro del Pino Trujillo, maestro zapatero, y don Donato Rodríguez y Díaz, sochantre de dicha parroquia y de esa misma naturaleza y vecindad…

      En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-SALVADOR MORALES REAL