Guía de Isora-Adeje: Don Alonso Cabrera González (1888-1932), maestro nacional, primer cabo jefe del distrito de Adeje del Somatén Armado y director fundador de la Banda de Música de dicha Villa

Banda de Adeje-1     Nuestro biografiado obtuvo el título de Maestro de Primera Enseñanza en la Escuela Normal de Las Palmas de Gran Canaria; ingresó en el Magisterio nacional y ejerció en Santa Brígida, San Miguel de Abona, Adeje y Tejina de Guía. En Adeje fue primer cabo jefe del distrito del Somatén Armado, al constituirse este cuerpo, y director fundador de la primera Banda de Música de dicha Villa. En su Guía natal, donde falleció prematuramente, había sido director accidental de la Banda de Música y luego secretario de la Sociedad “Centro Isorano”.

     Nació en la calle Nueva de Guía de Isora el 5 de diciembre de 1888, a las seis de la tarde, siendo hijo de don Antonio Cabrera y Sanabria, natural de Pájara en Fuerteventura y cabo de la Guardia Provincial, y de doña Antonia González Ferrer, que lo era de Guía y maestra de Instrucción Primaria, pero ambos vecinos en el Puerto de la Cruz. El 19 del inmediato mes de enero de 1889 recibió el bautismo en la iglesia parroquial de Ntra. Sra. de la Luz por el cura párroco don Antonino Delgado y Delgado y actuó como padrino su tío materno don Adrián González Ferrera (conocido por Juan), artesano, y como testigos don José Díaz Pérez y don Pedro Duranza…

      En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-ALONSO CABRERA GONZÁLEZ

Los lavaderos y la fuente pública de Güímar, en el barrio de Chacaica

Lavanderas Güímar 1910-1915      Han pasado los años y las actuales generaciones, sumidas en los grandes adelantos de finales del siglo XX, contemplan con bastante indiferencia como van desapareciendo los últimos testimonios de un pasado que nos resulta muy lejano, aunque en muchas ocasiones no lo sea tanto. En lo alto de Güímar persisten todavía, en un aceptable estado de conservación, unas instalaciones que se remontan a casi dos siglos de antigüedad, y que fueron vitales para el acontecer diario de la localidad hasta hace poco más de medio siglo. Nos estamos refiriendo a los lavaderos y chorros públicos de Chacaica, a los que muchas generaciones de güimareras acudieron para lavar sus ropas, al tiempo que se enteraban de las últimas noticias que corrían por el pueblo.

      Desde estas instalaciones se puede contemplar algunas de los principales edificios de interés histórico que conserva el municipio: el antiguo molino de agua “de Abajo” (hoy vivienda particular), el Hotel “Buen Retiro” (en la actualidad de uso privado), la casa natal de don Domingo Pérez Cáceres, la capilla de San Pedro de Arriba y el antiguo Sanatorio alemán (hoy colegio regentado por las Misioneras de Nazaret). Afortunadamente, la mayoría han sido restaurados y se encuentran en buen estado, aunque con claras alteraciones frente a su construcción original…

       En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-LAVADEROS DE GÜÍMAR

Arico-Fasnia: Don Diego Antonio Estanislao Torres (1749-1832), labrador, teniente de Milicias, promotor de la independencia de Fasnia, primer síndico personero y mayordomo de la fábrica parroquial

Caserío Camino Real-Fasnia-restaurado-1     Nuestro biografiado no limitó su existencia a desempeñar su empleo de teniente de Milicias y a cuidar sus considerables propiedades agrícolas, sino que desplegó una intensa actividad pública en su pueblo adoptivo, Fasnia, donde ejerció como mayordomo de la antigua ermita de San Joaquín. Luego actuó como principal instigador en la creación de la parroquia y en la segregación de este Ayuntamiento del de Arico. Aquí recibió el título de mayordomo de fábrica de la nueva iglesia parroquial, para la que donó parte del solar e hizo una imposición perpetua de aceite para la lámpara del Santísimo Sacramento. Además, fue elegido comisario elector y primer síndico personero de la localidad, cargo para el que fue reelegido en varias ocasiones, así como apoderado de Fasnia en el Cabildo general de La Orotava. Una vez viudo, regresó a su Arico natal, donde falleció.

     Nació en Arico el Nuevo el 7 de mayo de 1749, siendo hijo del capitán de milicias don Diego Antonio de Torres y de doña Paula de Morales. Fue bautizado el 14 de ese mismo mes en la iglesia parroquial de San Juan Bautista por el presbítero don Carlos de Morales, con licencia de don Marcos Antonio Peraza, cura servidor de la misma; se le pusieron los nombres “Diego Antonio Estanislao”, actuando como padrino el alférez don Esteban de Morales, vecino de dicho lugar…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-DIEGO ANTONIO ESTANISLAO TORRES

Vilaflor: Don Fernando Díaz de Vera (1554-1604), Doctor en Sagrada Teología, dignidad de arcediano de Tenerife y de tesorero en el Cabildo de la Catedral de Canarias

Vilaflor-carretera 1920-1925-2      De origen guanche, cuando dicha circunstancia pesaba como una losa si se intentaba ocupar un puesto destacado en la sociedad canaria del siglo XVI, don Fernando Díaz de Vera no sólo se sintió orgulloso de su sangre, sino que logró ser respetado y apreciado por cuantos le conocieron. Sus notorias dotes personales, le permitieron alcanzar el título de Doctor en Sagrada Teología y situarse, primero como arcediano de Tenerife y luego como tesorero, entre las cuatro primeras dignidades del Cabildo Catedral de Las Palmas de Gran Canaria, único por entonces del archipiélago, a pesar de encontrarse en inferior situación social que los restantes miembros y ser uno de los más jóvenes del mismo. Su prestigio también le permitió obtener los nombramientos de calificador y notario del Santo Oficio de la Inquisición. Como curiosidad, luchó con las armas en la mano con motivo de los ataques de piratas que sufrió dicha capital. Fue, sin duda, el primer sacerdote de relieve nacido en las Bandas del Sur y uno de sus hijos más ilustres de todos los tiempos.

     Nuestro biografiado nació en la comarca de Chasna o Abona hacia 1555, siendo hijo de don Diego Díaz de Vera y de doña Inés González, ambos de nobles familias guanches; y recibió el bautismo en la iglesia parroquial de San Pedro de Vilaflor, como así lo declaró en su testamento. Conviene destacar la ascendencia paterna de nuestro biografiado, ya que era nieto de don Diego Díaz y de doña Luisa de Vera y bisnieto en línea directa de Don Diego de Adeje, último mencey de este bando, quien usaba anteriormente el nombre de Pelinor y que tras la conquista fue probablemente el único de los menceyes de la isla que continuó viviendo en ella hasta su muerte, siendo obsequiado además con el título de “Don” y la concesión de importantes repartimientos de tierras…

      En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-FERNANDO DÍAZ DE VERA

El antiguo caserío de Pasacola en Igueste de Candelaria

Pasacola-Google     Uno de los aspectos más curiosos y desconocidos de la historia de Candelaria lo constituye el devenir del pequeño caserío de Pasacola, también denominado en el pasado Panzacola o Pansacola, que se asentaba cerca de Igueste y junto al antiguo Camino real de Candelaria que comunica dicho pueblo con Barranco Hondo. Ocupaba una franja de terreno en forma de cuña, orientada de Norte a Sur, comprendida entre los barrancos del Saltadero de las Gambuesas y Salto de Chajarche.

       Lo constituían varios edificios, con sus corrales y cuevas, y se dividía en dos partes, la de arriba y la de abajo, y en parcelas como “El Alférez”, “El Calabozo” o “La Vera”, esta última la preferida. Las casas, de típica arquitectura canaria, estaban construidas con piedras y barro o argamasa, que garantizaba la solidez del muro, apoyándose en las esquinas en pilares de piedras archetadas o tosca roja de montaña. Poseía una cueva grande, con vistas al Barranco de Chajarche, y una hermosa era comunitaria, que aún se conserva en buen estado, en la que aparte de su uso agrícola también se celebraban sus tradicionales bailes. Hoy casi todo está abandonado y en ruinas…

       En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-PASACOLA

Güímar-Fasnia: Don Gaspar Delgado y Baute (1740-1814), cabo de Milicias, promotor de la independencia de Fasnia, mayordomo de la fábrica parroquial, apoderado, alcalde real y síndico personero

El Escobonal-6      Don Gaspar Delgado Baute fue un hombre sencillo, un labrador que venció su falta de ilustración con una gran inteligencia, llegando a ocupar una posición social privilegiada en el pueblo de Fasnia de finales del siglo XVIII. Alcanzó el empleo de cabo de Milicias en el Regimiento Provincial de Güímar y, aunque era natural de El Escobonal, fue uno de los promotores de la independencia de la Parroquia y del Ayuntamiento de Fasnia; hizo una imposición perpetua a favor de la lámpara del Santísimo Sacramento de la parroquia y resultó proclamado como uno de los comisarios electores que a su vez debían elegir a la primera corporación local. En ésta ocuparía sucesivamente y con gran acierto, a pesar de ser analfabeto, los cargos de apoderado para asistir al Cabildo abierto, alcalde real y síndico personero; fue asimismo mayordomo de la fábrica parroquial y discreto de la Cofradía del Rosario. Dos de sus hijos también llegaron a la alcaldía de Fasnia, don Carlos y don José Delgado Llarena, el primero de los cuales ostentó además el empleo de teniente de Milicias.

      Nuestro biografiado nació en el pago de El Escobonal el 24 de abril de 1740, siendo hijo de don Juan Delgado Baute, natural de Tijoco (Adeje), y de doña María Delgado de León, que lo era del citado pago. Recibió las aguas bautismales en la iglesia parroquial matriz del Apóstol San Pedro de Güímar el 1 de mayo inmediato, de manos del beneficiado don Domingo de Paes y Galdona; se le puso por nombre “Gaspar” y actuó como padrino don Gaspar Pérez Delgado…

       En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-GASPAR DELGADO BAUTE

Arona: Don Luis Herrera y Cruz (1763-1819), sacerdote franciscano, párroco de Arona y primer maestro de este municipio

Arona-41.5 (CFIT)-5      Aunque no nació en Arona, este sacerdote merece ocupar un lugar destacado en la historia local, no solo por haber permanecido durante más de 12 años al frente de la parroquia de San Antonio Abad, hasta su muerte, sino porque a poco de su llegada promovió la adquisición de las imágenes del Cristo de la Salud (que hoy es la más venerada de la localidad) y la Virgen de Dolores; además, durante su largo ministerio creó la primera escuela pública de Arona, que regentó durante 10 años, sin ningún apoyo municipal. Con anterioridad, había vivido como sacerdote franciscano en el Convento de San Lorenzo de la Villa de La Orotava, en el que había profesado y donde se inició en la docencia.

      Nuestro biografiado nació en La Orotava el 21 de junio de 1763, siendo hijo de don Antonio Ignacio Martín González de Herrera y García de la Cruz y de doña Antonia Rafaela de la Cruz Alayón y Borges Valladares, natu­rales y vecinos de dicha villa. Tres días después fue bautizado en la iglesia matriz de Ntra. Sra. de la Concepción por el presbítero don Mateo Miguel García de la Cruz, con licencia del Dr. don Francisco Domingo Román y Lugo, beneficiado rector de la misma; se le puso por nombre “Luis Domingo” y actuó como padrino don Domingo Yanes, vecino de dicha villa…

       En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-LUIS HERRERA CRUZ

La erupción volcánica de 1705 en el Valle de Güímar. Un suceso que produjo daños en los tres pueblos de la comarca y una gran inquietud en toda la isla

Volcán de las Arenas-2     Ya se han cumplido más de tres siglos de un acontecimiento geológico que en la primera mitad del siglo XVIII vino a alterar el normal devenir del Valle de Güímar, tanto en lo material como en lo espiritual: la erupción volcánica de 1705. A pesar del tiempo transcurrido, sus huellas son perceptibles en el paisaje y sus efectos aún se recuerdan en los tres municipios de esta comarca. El cono volcánico del que partió la lava se conoció en el pasado como “Volcán de Güímar” y en la actualidad como “Volcán de Arafo” o “Volcán de las Arenas”. Conviene recordar que en el momento de la erupción, los tres pueblos del Valle estaban unidos bajo una única alcaldía pedánea y en una misma parroquia.

     Tras dos erupciones volcánicas ocurridas un mes antes en las cumbres de Arico y Fasnia, el 2 de febrero de 1705, cuando se celebraba la festividad de la Virgen de Candelaria, surgió un volcán en los altos del Valle de Güímar, en la caldera de Pedro Gil y junto al Pico del Valle o de Cho Marcial, erupción que amenazó con destruir los pueblos de Arafo y Güímar, y que se constituyó en el suceso más devastador de la historia local. Duró casi dos meses, hasta el 27 de marzo, fue visible desde La Orotava y sus efectos se dejaron sentir en toda la isla…

       En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-VOLCÁN DE ARAFO-1705

Candelaria: Don Agustín Rodríguez del Castillo (1749-1791), cosechero de vinos, promotor y primer mayordomo de la ermita de Igueste, alcalde real de Candelaria y subteniente de Milicias

Igueste Candelaria      Miembro de la familia más acomodada de Igueste de Candelaria, nuestro biografiado destacó como labrador, dedicado a la cosecha y compraventa de vinos. Además, fue el principal promotor de la construcción de la ermita de la Santísima Trinidad y su primer mayordomo; perteneció a las Hermandades de la Santa Misericordia, Santísimo Sacramento y Santísimo Rosario de la parroquia de Santa Ana; resultó elegido alcalde real de Candelaria en tres etapas; y al final de su vida solicitó y obtuvo el empleo de subteniente de Milicias, aunque su carrera militar se vio truncada por su prematuro fallecimiento. No obstante, ésta fue continuada por su hijo Pedro, que llegó a ser teniente de Milicias.

      Nació en el pago de Igueste el 14 de diciembre de 1749, siendo hijo de don Francisco Gaspar Rodríguez del Castillo y doña María Josefa de Ledesma. El 21 de ese mismo mes fue bautizado en la iglesia de Santa Ana de Candelaria por el padre presentado ex‑regente fray Domingo Oropesa, de la Orden de Predicadores y servidor de dicha parroquia; se le puso el nombre “Agustín” y fue su padrino don Juan Gaspar, vecino del pago de Barranco Hondo…

      En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-AGUSTÍN RODRÍGUEZ DEL CASTILLO

Adeje: Don Francisco Capote y Alayón (1764-1842), carpintero, cabo jefe de Artillería de la Casa Fuerte, sacristán mayor, maestro de la escuela pública y secretario del Ayuntamiento

Adeje-1890B-2      Nuestro biografiado trabajó sobre todo como carpintero, pero también asumió cargos de relieve en su villa natal, pues fue cabo jefe de Artillería de la Casa Fuerte de Adeje, sacristán mayor de la parroquia, maestro de la escuela pública de niños y secretario del Ayuntamiento en dos etapas. Además, era miembro de todas las hermandades de la parroquia (Santísimo Sacramento, Santísimo Rosario, Santa Misericordia y San Francisco) y celebró a su costa las funciones de la Cruz, Santísimo Sacramento, Naval y San Francisco.

     Nació en Adeje el 5 de septiembre de 1764, siendo hijo de don Francisco Lorenzo Capote, natural del lugar de Los Llanos en la isla de La Palma, y de doña Agustina de Alayón, que lo era de la antedicha villa tinerfeña. Siete días después fue bautizado por el beneficiado don Agustín José de Oramas; se le puso por nombre “Francisco José” y actuó como padrino don José Manuel Rodríguez, de dicha vecindad…

       En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-FRANCISCO CAPOTE ALAYÓN