Fasnia: Don Genaro Esquivel Rodríguez (1850-1902), sochantre, notario público eclesiástico, secretario del Juzgado, juez municipal, maestro interino, guarda y sobreguarda de montes

Genaro Esquivel Rodríguez      Oriundo del Puerto de la Cruz, el apellido Esquivel enraizó en Fasnia a mediados del siglo XIX, dando lugar a una conocida y respetada familia que cuenta en la actualidad con una amplia y destacada descendencia, gran parte de ella establecida en Santa Cruz de Tenerife, La Laguna y Bilbao. El primero de los nacidos en el pueblo sureño fue don Genaro Esquivel Rodríguez, tronco de dicha familia, que fue sin duda el hombre más culto e inquieto de Fasnia en su época. En su polifacética actividad desempeñó los cargos de sochantre y notario público eclesiástico de la parroquia de San Joaquín, secretario del Juzgado en varias etapas, juez municipal en dos períodos, maestro interino en dos ocasiones, interventor electoral, guarda y sobreguarda de montes, sin descuidar las labores agrícolas y la actividad política. En Fasnia también destacaron varios de sus hijos.

      Nuestro personaje nació en Fasnia el 8 de octubre de 1850, siendo hijo de don Juan Esquivel de Acosta y Valladares, natural del Puerto de La Orotava, y de doña María Rodríguez Delgado. Dos días después fue bautizado en la iglesia de San Joaquín por su tío abuelo don Basilio José Acosta Valladares, cura párroco propio de la misma; se le puso por nombre “Genaro Virgilio Miguel del Rosario” y actuó como madrina doña María Josefa Rodríguez, su tía materna…

       En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-GENARO ESQUIVEL RODRÍGUEZ

Adeje: Don Rafael Alemán y Montesdeoca (1809-1886), fraile exclaustrado, cura servidor de La Matanza y Tegueste, ecónomo de San Andrés, párroco propio de Adeje y capellán castrense

Adeje-Casa Fuerte-2B      El sacerdote al que dedicamos este trabajo profesó como fraile en una orden religiosa y estando en ella se ordenó de presbítero. Fue exclaustrado con motivo de la Desamortización y se estableció en La Matanza, de donde fue párroco interino. Luego se le nombró teniente servidor y notario público eclesiástico de la parroquia de Tegueste y a continuación cura ecónomo de San Andrés. Posteriormente obtuvo por oposición la parroquia de Adeje, donde desarrolló una dilatada labor como beneficiado propio durante 28 años. En este destino fue nombrado, además, capellán castrense del suroeste de Tenerife. En dicha villa actuó como elector contribuyente, fue vocal de la Junta local de Instrucción Pública y llegó a ejercer como maestro sustituto de la escuela de niños; además, colaboró con la junta de gobierno local, formada con motivo de la revolución de 1868. No obstante, como hombre de firmes convicciones, tuvo algunos enfrentamientos con el Ayuntamiento de Adeje, sobre todo en relación con el cementerio que consideraba exclusivamente católico.

      Nació en Las Palmas de Gran Canaria el 22 de noviembre de 1809, siendo hijo de don José Alemán Franco, natural de Agüimes, y de doña Juana Montesdeoca Rivero, que lo era de Teror. Cuatro días después fue bautizado en la iglesia parroquial matriz de San Agustín por Fray Antonio Raymond, de la Orden Seráfica de San Agustín, con licencia del cura servidor; se le puso por nombre “Rafael Francisco Cecilio” y actuó como padrino don José March…

      En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-RAFAEL ALEMÁN MONTESDEOCA

La Banda de Música “Tres de Mayo” de Barranco Hondo (1936). Una corta pero emotiva trayectoria

FOTO BANDA DE BCO HONDO-1     Poca gente se acuerda ya de que la primera banda de música que existió en el municipio de Candelaria se formó en el barrio de Barranco Hondo en 1936. Llevó por nombre “Tres de Mayo”, por el día de su debut, y se presentó en su pueblo por todo lo alto, incluso con padrinos. Llegó a actuar en Llano del Moro e Igueste de Candelaria, además de en Barranco Hondo, pero solo se mantuvo en activo cuatro meses y medio, pues el comienzo de la Guerra Civil acabó con su corta pero emotiva trayectoria. La dirección la asumió el músico don José Verdejo Rodríguez, natural de la Península, aunque residente durante muchos años en Garachico.

       A lo largo de la II República se produjo un intenso movimiento asociativo y cultural en todos los pueblos canarios, como en el resto del Estado, surgiendo así numerosos casinos, agrupaciones musicales y políticas. Siguiendo esta inquietud, en Barranco Hondo se fundó en 1932 la Sociedad “Teobaldo Power”; en 1934 el “Comité Local de Acción Popular Agraria” y en 1935 la Sociedad “Recreo” (también conocida como “Sociedad Nueva”). Fue probablemente en este segundo casino donde surgió la idea de crear una banda de música…

       En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-BANDA MÚSICA-BARRANCO HONDO

Arico: Don Juan Antonio de Torres (1747-1815), capitán de Milicias graduado de Infantería, alcalde y síndico personero del Ayuntamiento de Arico

Arico el Nuevo 1890-1895-b      El personaje al que se dedica este artículo constituye uno de los ejemplos más claros de la precocidad en la carrera militar que conocemos en las Milicias Canarias, por lo menos en todo el Sur de Tenerife. Ingresó como soldado con tan solo 5 años de edad y en la niñez comenzó sus ascensos: sargento a los 10 años, cadete a los 12, subteniente a los 15, teniente a los 24 y capitán de Milicias a los 31 años; posteriormente recibió el grado de capitán de Infantería, cuando ya contaba 42 años de edad. Una vez retirado, desempeñó los cargos de alcalde y síndico personero del Ayuntamiento de Arico, así como patrono del retablo del Nazareno de la Parroquia de San Juan Bautista. Fue labrador “hábil y de buena nota”, así como uno de los propietarios más ricos del municipio, y emparentó mediante matrimonio con la ilustre familia güimarera Delgado‑Trinidad.

      Nació en Arico (probablemente en Arico el Nuevo) el 24 de junio de 1747, siendo hijo del capitán don Diego Antonio de Torres y doña Paula de Morales. El 1 de julio inmediato fue bautizado en la iglesia de San Juan Bautista por el presbítero don Carlos de Morales, con licencia de don José Bernardo Fernández Romero, cura párroco y comisario del Santo Oficio de la Inquisición; se le puso por nombre “Juan Antonio Francisco” y actuaron como padrinos el alférez don Juan García de Chávez y doña Felipa de Morales, vecinos de Icor…

       En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-JUAN ANTONIO DE TORRES

Guía de Isora: Don Luis Pío Herrera Díaz (1871-?), Doctor en Ciencias Políticas y en Derecho, abogado, periodista, escritor, orador y masón

Luis Pío Herrera-1 copia       En el presente artículo damos a conocer los datos que de momento poseemos de un ilustre personaje sureño, un isorano que destacó tanto en América como en Santa Cruz de Tenerife. En Venezuela obtuvo los títulos de Doctor en Ciencias Políticas y en Derecho, para ejercer luego como abogado y periodista; fue fundador y primer director del periódico anticlerical La Razón de Caracas; y también destacó como orador y secretario de la Sociedad Central de Librepensadores de Venezuela. Residió luego en Santa Cruz de Tenerife, donde ejerció como abogado, publicó dos libros y sobresalió como conferenciante y tertuliano, sobre todo en el Gabinete Instructivo de Santa Cruz de Tenerife, del que fue secretario. Regresó luego a Venezuela y volvió por segunda vez a Tenerife. Los últimos datos que poseemos lo sitúan de nuevo en América, como redactor del periódico Oiga! de Santo Domingo (República Dominicana) y del Diario Yucateco de Mérida de Yucatán (Méjico).

       Nació en Guía de Isora el 11 de julio de 1871, siendo hijo de don Luis Herrera Pérez, de la misma naturaleza pero oriundo de Vallehermoso, y de doña María del Carmen Díaz Benítez, nacida en Garachico y oriunda de Buenavista del Norte. El 19 de ese mismo mes fue bautizado en la iglesia de Ntra. Sra. de la Luz por el Bachiller don Epifanio Díaz Saavedra, cura párroco de la misma; se le puso por nombre “Luis Pío del Carmen” y actuó como madrina su abuela paterna doña María Pérez Jordán, viuda y propietaria…

       En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-LUIS PÍO HERRERA DÍAZ

La cartería u oficina de Correos de El Escobonal (Güímar). Un siglo de historia (1912-2012)

Correos-Escobonal     A lo largo del siglo XX se fue completando la dotación de servicios en los olvidados pueblos del Sureste de Tenerife, entre los que se encontraba El Escobonal y los restantes núcleos de la Comarca de Agache, que vieron como la mayoría de ellos llegaban muchas décadas después de que lo hicieran en la cabecera municipal, a pesar de pertenecer al mismo término y pagar los mismos impuestos. El año pasado se cumplió el primer Centenario de la creación en El Escobonal de la primera Cartería u oficina de Correos de Agache y, con este motivo, vamos a recordar como llegó hasta aquí un servicio tan básico para la población.

    A mediados del siglo XIX ya existía una Cartería o Administración de Correos en Güímar, de carácter estatal, de la que inicialmente dependieron las Carterías municipales de Candelaria, Arafo y Fasnia. Entre 1891 y 1908, el servicio de conducción diaria de la correspondencia por el Sureste de la isla se sacó a subasta pública a través de dos medios: de Santa Cruz a Güímar en carruaje de cuatro ruedas (el “coche correo del Sur”) y de Güímar a Arico a caballo, a pesar de que la Carretera General del Sur llegaba por entonces hasta El Escobonal…

       En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-CORREOS-EL ESCOBONAL

Arafo: Don Eduardo Fausto de Mesa y Hernández (1827-1904), párroco propio de Tejina, servidor de Tegueste y capellán del Asilo de las Hermanitas de los Pobres de La Laguna

Eduardo Fausto de Mesa     Este humilde sacerdote estuvo la mayor parte de su vida ligado a la parroquia de Tejina, pues la obtuvo en propiedad por oposición cuando aún no era presbítero y, tras ordenarse, permaneció al frente de ella ininterrumpidamente durante 38 años. Durante un corto período fue también cura servidor de Tegueste y los últimos seis años de su vida los pasó como capellán del Asilo de las Hermanas de los Ancianos Desamparados (más conocidas por las “Hermanitas de los Pobres”) de La Laguna. Falleció en esta ciudad en la mayor pobreza, pero sin ser olvidado por sus feligreses de Tejina, que acudieron masivamente a su sepelio y funeral. Fue muy conocido en su época por su profunda fe, bondad y humildad.

       Nació en Arafo el 13 de octubre de 1827, siendo hijo de don Diego de Mesa y Marrero y doña Venancia Hernández del Castillo, naturales del mismo pueblo. Dos días después fue bautizado en la iglesia de San Juan Degollado por el párroco propio don Antonio Rodríguez Torres; se le puso por nombre “Eduardo Fausto” y actuó como padrino don José Nuñez Batista…

       En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-EDUARDO FAUSTO DE MESA Y HERNÁNDEZ

San Miguel de Abona: Don Nicolás Hernández de la Cruz (1791-1844), capitán de Caballería del Ejército Realista en Venezuela y regidor decano de Barquisimeto

San-Miguel-antigua-internet      Este artículo está dedicado a un personaje poco conocido, don Nicolás Hernández de la Cruz, sin duda uno de los hijos más ilustres de Las Zocas, que hace más de dos siglos emigró a Venezuela, donde prestó importantes servicios a la Corona, pues llegó a ser capitán de Caballería en el Ejército Realista, empleo con el que resultó herido y obtuvo su retiro; luego fue elegido regidor del Ayuntamiento de la ciudad de Barquisimeto; y posteriormente estuvo embarcado durante cuatro años. Tras 16 años en América regresó a su pueblo natal, en el que contrajo matrimonio y se apartó de la vida pública, lo que influyó en que su nombre quedase sumido en el olvido.

      Nuestro biografiado nació en el pago de Las Zocas el 3 de mayo de 1791, siendo hijo de don José Hernández Manuel y González y de doña Agustina Antonia (Hernández) de la Cruz y Rodríguez. Cuatro días después fue bautizado en la iglesia parroquial matriz de San Pedro Apóstol de Vilaflor (a cuya jurisdicción correspondía por entonces dicha localidad) por don Agustín Lorenzo Viera y Torres, beneficiado curado de la misma y examinador sinodal del Obispado; se le puso por nombre “Nicolás Alexandro de la Cruz” y actuó como padrino, con licencia de su superior, “el R.P. Fr. Nicolás de León, presbítero del Orden del Gran Padre San Agustín y morador del convento de este Lugar”…

      En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-NICOLÁS HERNÁNDEZ DE LA CRUZ

El terrible aluvión que azotó Tenerife en 1826 y sus irreparables daños en Candelaria

Candelaria-ruinas basílica-cementerio      Aunque ya me he ocupado en alguna ocasión de los daños ocasionados en el Valle de Güímar por el célebre aluvión o temporal de 1826, el más grave registrado en la historia de Tenerife, no queremos que se olvide ese suceso natural que en cualquier momento puede volver a ocurrir y del que, a pesar de haber transcurrido 186 años, aún quedan muchos datos por conocer. A continuación vamos a analizar someramente los efectos del aluvión en la isla, para centrarnos luego en las graves pérdidas materiales, humanas y religiosas que causó en Candelaria, donde se llevó el Castillo de San Pedro, con el cabo de guarnición y toda su familia, así como una docena de casas y parte de la Capilla del Convento dominico, de la que desapareció la primitiva imagen de la Virgen de Candelaria, la Patrona de Canarias.

      Los días 7 y 8 de noviembre de dicho año 1826 acometió a las islas, y con especial crudeza a Tenerife, uno de esos tempora­les de viento y lluvias torrenciales que en periodos más o menos largos suelen visitarla y que, por desgracia, siempre dejan hondas huellas de su marcha destructora. Pero si de todos los ocurridos habían quedado recuerdos imperece­deros, del que nos ocupa aún perdura su memoria aterradora, viva y fresca, durante casi dos siglos, pues tal fue la magnitud de sus estragos que se reputa por el mayor de los ocurridos después de la Conquista…

       En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-ALUVIÓN 1826 EN CANDELARIA

Granadilla de Abona – Arona: Doña Ignacia Oramas y Oramas (1842-1898), primera maestra titulada tinerfeña y titular en propiedad de la escuela de niñas de Granadilla de Abona

Granadilla-11      Nuestra biografiada fue la primera mujer que obtuvo el título de Maestra Elemental de Primera Enseñanza en la Escuela Normal de La Laguna. Tras ello, durante casi 27 años estuvo al frente de la escuela de niñas de su villa natal, que obtuvo en propiedad por oposición y en la que cesó por una prematura jubilación. Su labor fue reconocida en la prensa, pero como la mayoría de los maestros de esta comarca sufrió continuos retrasos en el cobro de su sueldo. Después de jubilada se estableció en Arona, donde falleció. En esta localidad había contraído matrimonio, con un destacado vecino, don Antonio García Frías, que ostentó diversos cargos en los dos municipios en que vivió.

     Doña Ignacia nació en Granadilla de Abona el 24 de abril de 1842, siendo hija del capitán don Diego Oramas Bello, natural de dicho pueblo, y de doña Rosalía Oramas Escobar, que lo era de la Villa de La Orotava en la feligresía de San Juan. El 1 de mayo inmediato fue bautizada en la iglesia de San Antonio de Padua por el cura párroco propietario don Francisco Rodríguez Méndez; se le puso por nombre “Ignacia Rosalía María del Sacramento” y actuó como padrino su abuelo materno don Francisco Oramas, natural y vecino de La Orotava…

       En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-IGNACIA ORAMAS ORAMAS