La Sociedad “Patria y Unión” de Candelaria (1921-1922), el segundo casino en la historia de este municipio

Candelaria-panorámica antigua (CFIT)     Buscando en archivos y hemerotecas, hemos descubierto recientemente la existencia de dos sociedades, las primeras existentes en el municipio de Candelaria, de las que ni siquiera se acuerdan los vecinos más mayores; se trata de “El Porvenir de Candelaria” y “Patria y Unión”, las dos con sede en la cabecera municipal. La existencia de ambas fue efímera, pues de la primera sólo existen referencias puntuales, mientras que de la segunda sólo tenemos constancia de su funcionamiento durante unos cinco meses, al ser disuelta tras la briosa irrupción de la Sociedad “Casino de Candelaria”. En este artículo vamos a ocuparnos de la segunda sociedad, el Casino “Patria y Unión”.

    Esta sociedad fue fundada por don Juan Reyes Fariña, vecino de Candelaria y maestro nacional, quien el 31 de octubre de 1921 firmó como “Fundador” el Reglamento por el que se habría de regir, el cual constaba de 56 artículos, agrupados en 15 capítulos. En el artículo 1º se fijaban sus objetivos: “El objeto de esta Sociedad es el de procurar a los miembros que la constituyen la distracción que reporta la lectura de las obras y periódicos que se adquieran, y principalmente aumentar y avivar la devoción a la Santísima Imagen de Na. Sa. la Virgen de Candelaria, el amor a la Patria y al pueblo, así como la protección mutua de todos los asociados. / Dar reuniones, como bailes, conciertos, funciones dramáticas y permitiéndose los juegos no prohividos por las leyes”…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-CASINO PATRIA-UNIÓN DE CANDELARIA

San Miguel de Abona: Doña Gumersinda Marrero Oliva (1852-1936), Maestra de Primera Enseñanza titulada, profesora particular y maestra interina de la escuela pública de niñas de San Miguel

San_Miguel_03_1-calle      El presente artículo está dedicado a la segunda mujer nacida en San Miguel de Abona que obtuvo el título de Maestra de Primera Enseñanza. Solo ejerció como maestra interina en la escuela de niñas de su pueblo natal en dos períodos, pues no se presentó a oposiciones y estuvo ejerciendo durante la mayor de su vida como maestra particular. A pesar de ello, creemos que merece un lugar en la historia de la enseñanza en esta localidad, pues nos permite conocer las dificultades que sufría la educación pública en el Sur hasta bien avanzado el siglo XX.

      Nuestra biografiada nació en San Miguel de Abona el 19 de abril de 1852, siendo hija de don José María Marrero Bello, natural del mismo pueblo, y de doña María de la Encarnación Oliva Montesinos, que lo era de Vilaflor. Tres días después fue bautizada en la iglesia del Arcángel San Miguel por el cura párroco don Jerónimo Mora y Hernández; se le puso por nombre “Gumersinda María del Sacramento” y actuó como padrino don José González Chaves.

       En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-GUMERSINDA MARRERO OLIVA

Granadilla de Abona–Vilaflor: Don Antonio Esteban Peraza y Ayala (1772-1830), primer párroco de San Miguel, beneficiado propio de Vilaflor, examinador sinodal, orador y diputado provincial

Granadilla-Centro de Fotografía Isla de Tenerife-119062468790787[1]     Pocos han sido los clérigos sureños que han intervenido activamente en la vida política, siendo uno de los casos más significativos don Antonio Esteban Peraza y Ayala. Este sacerdote tuvo un importante papel en la vida religiosa de la comarca de Abona, pues nació en Granadilla, fue el primer párroco de San Miguel, beneficiado propio de Vilaflor y cura encargado de Arona. Además, opositó sin éxito al curato del Sagrario de la Santa Iglesia Catedral de Las Palmas, ejerció como beneficiado servidor de Ntra. Sra. de la Concep­ción de La Laguna, recibió el nombramiento de examinador sinodal del Obispado, destacó como orador, fue miembro de la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Tenerife y, por si ello fuera poco, resultó elegido diputado provincial, cargo que desempeñó durante tres intensos años.

       Nació en Granadilla de Abona el 26 de diciembre de 1772, siendo hijo del teniente capitán de Granaderos don Francisco Antonio Peraza y Ayala, natural del mismo lugar, y de doña María Josefa Teresa de Torres y Morales, que lo era de Arico. Tres días después fue bautizado en la iglesia parroquial de San Antonio de Padua; se le puso por nombre “Antonio Esteban de Jesús María Francisco Pedro” y actuó como padrino su tío materno el capitán don Juan Antonio de Torres, vecino de Arico…

         En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-ANTONIO ESTEBAN PERAZA AYALA

Antiguas familias de Agache (Güímar): los Mujica de El Escobonal

El Escobonal-7     En este artículo genealógico intento recoger el origen y la evolución del apellido Mujica en El Escobonal, que está a punto de desaparecer en este pueblo tras algo más de un siglo y medio de su establecimiento en el mismo. Curiosamente, este apellido figuró inicialmente como “Moxica”, luego como “Mogica” y, finalmente, como “Mujica”. Hemos seguido la línea directa desde el fundador de este clan familiar, don José Lorenzo Moxica Pérez, hasta llegar en la quinta generación a los hermanos Mujica Frías, que viven en Santa Cruz de Tenerife, cuyos hijos y nietos aún mantienen el apellido.

     Don José Lorenzo Moxica nació en la villa de Gáldar (Gran Canaria) el 9 de agosto de 1822, siendo hijo de don Ignacio Moxica Ruiz y doña Juana Nieves Pérez de Guzmán, de la misma naturaleza. Una vez avecindado en Güímar, el 18 de marzo de 1850, a los 27 años de edad, contrajo matrimonio en la parroquia de San Pedro de dicho pueblo con doña Antonia Marrero Hernández, de 35 años, natural y vecina de El Escobonal, hija de don José Marrero y doña María de las Nieves Hernández. Ejerció como maestro de mampostería en dicho pago de El Escobonal, profesión equivalente a la actual de albañil o maestro de obras; como tal, en 1860 fue nombrado perito del Ayuntamiento de Güímar…

      En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-GENEALOGÍA MUJICA-EL ESCOBONAL

Vilaflor: Don Agustín Abreu y Abreu (1818-1888), capitán graduado de Ejército, teniente de Estado Mayor de Plazas, comandante de armas de Vilaflor y 2º ayudante de Las Palmas

Vilaflor-6     De origen muy humilde, don Agustín de Abreu supo abrirse camino en la carrera militar, en la que, gracias a su inteligencia y tesón, fue ascendiendo lentamente desde simple soldado hasta teniente de Estado Mayor de Plazas, con el sobregrado de capitán de Ejército. Estuvo destinado en numerosas ocasiones en la guarnición de Santa Cruz de Tenerife; ocupó las comisiones de comandante de armas de Vilaflor, oficial de almacén e instructor de quintos en el Batallón Provisional de Canarias; recibió varias condecoraciones y pasó los últimos años de su carrera militar como 2º ayudante de Las Palmas de Gran Canaria. Una vez retirado regresó a su pueblo natal, en el que con anterioridad había sido recaudador de contribuciones y en el que falleció.

      Nació en Vilaflor el 9 de octubre de 1818, siendo hijo de doña Agustina Abreu Márquez. Ese mismo día recibió el bautismo en la iglesia parroquial matriz de San Pedro Apóstol de dicha localidad, de manos de Fray José Correa, de la Orden de San Agustín, con licencia del beneficiado propio don Antonio Esteban Peraza y Ayala; se le puso por nombre “Agustín Dionisio” y actuó como madrina doña María Hernández, natural y vecina de dicho lugar…

      En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Guía de Isora–Santiago del Teide: Don Agustín Ferrer y González (1833-1895), sochantre, organista, notario público, secretario del Ayuntamiento y del Juzgado, juez de paz y alcalde de la Villa de Santiago

Santiago Teide-40.7 (CFIT)-2    Isorano de nacimiento, con tan solo 10 años de edad se estableció en la Villa de Santiago, en la que pronto se vinculó a la parroquia de San Fernando, en la que trabajó durante más de dos décadas como mayordomo de la fábrica parroquial, sochantre, organista y notario público eclesiástico. Además, tuvo una intensa actividad administrativa, inicialmente como secretario del Ayuntamiento de El Tanque y luego como secretario del Ayuntamiento y del Juzgado del Valle de Santiago. Fue en su época la persona más preparada de su municipio adoptivo y uno de los vecinos más comprometidos con la realidad social del mismo, lo que le llevó a enfrentarse con los Señores de la Villa y con las autoridades locales, a pesar de que era solo el secretario municipal. Finalmente, intervino directamente en la política local, siendo nombrado juez de paz y elegido alcalde constitucional de la misma Villa, así como concejal de su Ayuntamiento y miembro de la Junta de reforma de las cárceles del partido judicial de La Orotava. Tras emigrar a Uruguay, volvió a ejercer como secretario interino del Ayuntamiento de Santiago del Teide, siendo el auténtico motor del mismo, al estar regido por una corporación municipal que en su totalidad era analfabeta.

      Nuestro biografiado nació en Guía de Isora el 21 de enero de 1833, siendo hijo de doña Rosalía Ferrer González, natural del mismo pueblo y oriunda por su padre de La Orotava. El 6 de febrero inmediato fue bautizado en la iglesia de Ntra. Sra. de la Luz por el cura propietario don José Pérez; se le puso por nombre “Agustín María de Candelaria” y actuó como madrina doña María Delgado…

      En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-AGUSTÍN FERRER GONZÁLEZ

La Imprenta-Librería “Sanabria” de Güímar (1947-1998), pionera en el Sur de Tenerife

Imprenta Sanabria     En el año 2009, en el marco de la Fiesta del Libro, se le hizo entrega del Marcador de Plata del Ayuntamiento de Güímar a la familia Sanabria, propietaria de la librería-papelería más antigua que se recuerda en Güímar y de la imprenta pionera en todo el Sur de Tenerife, como reconocimiento a la labor realizada en este municipio en el fomento de la cultura.

   Esta librería es considerada la más antigua de Güímar, por su larga y continua trayectoria de 51 años (1947-1998). No obstante, debemos recordar que existió otra librería anterior, aunque de vida corta (1931-1935), establecida por don Manuel Freyre Padilla en la avenida principal de la entonces villa.

     Algo parecido ocurrió con la imprenta, pues si bien la “Sanabria” estuvo abierta durante 37 años (1947-1984) y siempre con la correspondiente licencia, hasta que se transformó en Imprenta “Güímar”, con anterioridad ya existía en esta localidad otra pequeña empresa litográfica, la Imprenta “Granizo” (1940-1983), fundada por el granadino don Manuel Granizo Casares, que convivió con aquella pero que nunca fue legalizada; estaba instalada en la carretera de El Puertito y sólo hacía pequeños trabajos locales, pues su único empleado era el propietario…

      En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-IMPRENTA-LIBRERÍA SANABRIA

Candelaria: Don Felipe Víctor Otazo Ramos (1812-1870), párroco propio de Matanzas en la isla de Cuba y cura encargado de Arafo

25-Candelaria-Convento-Bannerman (1922)     A pesar de nacer en el seno de una familia destacada, como tantos otros canarios emigró a América en unión de un hermano y se estableció en Venezuela, de donde pasó a Curazao. No sabemos a qué se dedicó en dicho continente, pero lo cierto es que ya mayor cursó allí la carrera eclesiástica y, tras ser ordenado sacerdote, obtuvo en propiedad la importante parroquia de la ciudad de Matanzas, en la isla de Cuba, que regentó durante casi una década. Luego regresó a Tenerife, donde solo pensaba estar una temporada, pero vivió los tres últimos años de su vida, en los que estuvo encargado durante unas semanas de la parroquia de Arafo, sorprendiéndole la muerte sin volver a su destino.

      Nació en Candelaria el 21 de julio de 1812, siendo hijo de don Juan Obtazo de Barrios, natural de dicho pueblo, y doña Manuela Ignacia Ramos Villa, que lo era de Sevilla. Dos días después recibió el bautismo en la iglesia parroquial de Santa Ana, de manos del cura párroco don Esteban Montañés; se le puso por nombre “Felipe Víctor de Santa Práxedes” y actuó como su padrino el presbítero don José Rafael Otazo, su tío paterno…

      En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-FELIPE VÍCTOR OTAZO RAMOS

Arona: Don Antonio Francisco Domínguez Villarreal (1807-1871), comandante graduado de Milicias, comandante militar de Abona, secretario en San Miguel, alcalde constitucional y mayor propietario de Arona

Arona-Calle Domínguez Alfonso     Pocas han sido las familias sureñas que han alcanzado tanto prestigio como los Domínguez Alfonso de Arona, descendientes de los fundadores de dicho pueblo, cuya rama actual comienza en don Antonio Francisco Domínguez Villarreal, a quien vamos a dedicar el presente artículo. Ascendió desde soldado hasta capitán con el sobregrado de comandante de Milicias; solicitó sin éxito el empleo de sargento mayor de la Sección de Abona, pero fue comandante de armas de Adeje y Arona y comandante accidental de dicha Sección y de todo el Cantón. Además, actuó como secretario accidental del Ayuntamiento de San Miguel de Abona, alcalde constitucional de Arona (en dos períodos) y miembro de la “Junta de Instrucción Pública” de este mismo pueblo. También destacó como mayor propietario y contribuyente de Arona, tras haber sido cobrador de censos y administrador de la Casa Fuerte de Adeje. Asimismo, varios de sus hijos gozaron de gran prestigio, pues uno de sus hijos continuó su vocación militar como capitán de Milicias, otros tres, llevados de la autodidacta pero notable ilustración paterna, cursaron carrera universitaria y dos de ellos lograron que su fama trascendiera incluso más allá de la frontera insular, ya como médico‑político ya como abogado‑político, respectivamente.

      Nuestro biografiado nació en Arona el 29 de enero de 1807, siendo hijo de doña María Damiana Domínguez Villarreal, natural de la misma localidad. El 1 de febrero inmediato recibió las aguas bautismales en la iglesia parroquial de San Antonio Abad, de manos de Fray José Correa de la Orden de San Agustín, con licencia del Párroco don Luis Herrera y Cruz; se le puso por nombre “Antonio Francisco” y actuó como padrino don Francisco Bethencourt y Alayón…

      En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-ANTONIO FRANCISCO DOMÍNGUEZ VILLARREAL

El Heredamiento y la Ermita de San Juan Bautista de Güímar de Arriba, primera ayuda de parroquia de este municipio

Barrio-ermita San Juan     En la parte alta de Güímar, inmediata a los interesantes y pintorescos barrancos de Badajoz y del Agua o del Río, donde se conservan especies arbóreas endémicas casi a punto de desaparecer si no se las defiende debidamente, se encuentra el barrio indistintamente conocido por “Güímar de Arriba” o “San Juan”. Este entrañable caserío güimarero tiene para el cronista histórico una importancia significativa, ya que, por los antecedentes que se conocen respecto a su origen, es considerado el lugar donde inicialmente se fundó la actual ciudad de Güímar. No obstante, también tuvo importancia en época guanche, debido a la existencia de los dos riachuelos que lo circundaban, en los barrancos de Badajoz y El Río, como lo atestiguan numerosos yacimientos arqueológicos descubiertos en ellos. Pero en el presente trabajo nos vamos a centrar sobre todo en su ermita, dedicada a San Juan Bautista, hoy declarada Bien de Interés Cultural con la categoría de Sitio Histórico, que fue la primera ayuda de parroquia que existió en el actual municipio de Güímar y, por lo tanto, el primer lugar de enterramiento del mismo, cuya construcción se sitúa hacia 1534.

      Una vez finalizada la Conquista militar de Tenerife, el adelantado Alonso Fernández de Lugo, como gobernador de la isla, recibió amplios poderes para el repartimiento de tierras de la isla, dados en Burgos el 5 de noviembre de 1496 por los Reyes Católicos. De esta manera, en 1497 se le concedió una data a Juan de Badajoz en el barranco que, a partir de ese momento, sería conocido con su nombre y por el que corría un “hilo de agua”. Tres años más tarde, el 27 de febrero de 1500, el citado adelantado asignó una data a Blasino Inglesco de Plombino y a su hermano Juan Felipe, mercaderes italianos conocidos por “Los Romanos”, dándoles “en el Río de Güymar todo lo que se pudiere aprovechar con el agua que allí aya”, de por mitad entre ambos y con la obligación de que dentro de los cuatro años siguientes a la fecha de la citada data deberían hacer un ingenio de azúcar…

      En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-ERMITA DE SAN JUAN