Granadilla de Abona: Don Juan Pedro de Frías y Peraza (1814-1879), Bachiller, notario público eclesiástico, cura párroco, mayordomo de fábrica, capellán castrense y maestro

Granadilla-7      Aunque nacido en una familia de profunda tradición militar, don Juan Pedro de Frías se sintió atraído desde muy joven por la carrera eclesiástica, obteniendo muy pronto cargos de responsabi­lidad en la parroquia natal. Tras obtener el título de Bachiller, fue notario público eclesiástico, teniente de cura, párroco servidor, mayordomo de fábrica y, finalmente, cura ecónomo de Granadilla de Abona; cometido este último que desempeñó durante 14 años, con una interrupción de cinco en que regentó la parroquia de San Miguel de Abona. También fue secretario del comité electoral de Granadilla, mayordomo de la ermita de San Isidro, capellán castrense de la Sección de Milicias de Abona, cargo éste que ocupó durante los últimos 21 años de su vida, y ejerció como maestro en su pueblo natal.

    Nació en Granadilla de Abona el 30 de abril de 1814, siendo hijo de don Gregorio Francisco de Frías y doña Jerónima Peraza y Ayala, naturales y vecinos de dicho lugar. Ese mismo día recibió el bautismo en la iglesia de San Antonio de Padua, de manos del párroco propio Dr. don Isidoro Rivero y Peraza de Ayala; se le puso por nombre “Juan Pedro de Santa Catalina” y actuó como madrina doña Ana Peraza y Ayala, su tía materna…

       En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-JUAN PEDRO DE FRÍAS Y PERAZA

Candelaria: Don José Díaz Hernández (1827-1875), albañil, alférez graduado de Milicias y teniente de Infantería víctima de la Guerra Carlista

José Díaz Hernández-hoja       El personaje que nos ocupa creció en el seno de una familia sencilla de labradores y aprendió el oficio de albañil, que ejerció en su pueblo natal. Luego, al ingresar como soldado en las Milicias Canarias para prestar su servicio, se sintió atraído por la vida militar y fue ascendiendo sucesivamente a cabo 2º, cabo 1º, sargento 2º y sargento 1º, empleo con el que se reenganchó, alcanzando luego el grado de alférez; en ese tiempo fue condecorado con dos cruces. Luego pasó como alférez al cuerpo de Infantería y con este empleo participó en la Guerra Carlista, en la que fue herido gravemente, lo que mereció su ascenso a teniente; pero falleció a consecuencia de dichas heridas en el Hospital Militar de Santa Cruz de Tenerife, lo que truncó la que podía haber sido una brillante carrera. Le sobrevivió su esposa, con la que había procreado ocho hijos, de los que tres también prestaron servicio en el Ejército.

       Nació en el pago de Barranco Hondo el 27 de febrero de 1827, siendo hijo de don Juan José Díaz del Rey y Díaz, natural de La Laguna en El Rosario, y de doña María San Juan Hernández Marrero, que lo era del pago candelariero, donde estaban avecindados. El 4 de marzo inmediato fue bautizado en la iglesia de Santa Ana de Candelaria por el cura párroco don José de Elías y Hernández; se le puso por nombre “José Julián” y actuó como madrina doña María Antonia Mirabal, natural también de El Rosario…

          En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-JOSÉ DÍAZ HERNÁNDEZ

El asentamiento agustino en Arafo. La alquería y oratorio de “Lo de Ramos”

Lo de Ramos-Hornos-1     En 1509, el conquistador don Gonzalo Mejías cedió la data que poseía en Arafo, con agua y tierras, al Convento agustino del Espíritu Santo de La Laguna. Después de recibir esta donación, los frailes construyeron su alquería con oratorio en el sitio actualmente conocido como “Lo de Ramos”. En 1745, ya se veneraba en la ermita de San Juan Degollado de Arafo una imagen de San Agustín, probablemente donada por los agustinos, que enseguida alcanzó gran devoción en el vecindario, como quedó de manifiesto en 1751, al producirse el prodigio o “milagro” de San Agustín en el Barranco de Añavingo.

      En el siglo XVIII, casi todas las tierras de Arafo, además del diezmo y primicias para el sostenimiento de la parroquia, estaban gravadas con tributos a diferentes conventos de la isla, entre ellos el agustino de La Laguna. A partir de 1836, con motivo de la Desamortización, el Estado se incautó en Arafo de las extensas fincas rústicas pertenecientes a dichos frailes. En 1849, la Dirección General de Fincas del Estado aprobó la redención del censo agustino de 18 y media doblas que gravaba las tierras de Arafo, por la suma de 1.227 reales y 20 maravedíes de vellón. Y en 1993 se inició la construcción en “Lo de Ramos” de una capilla dedicada al Apóstol Santiago, así como una zona recreativa que se inauguró en 1998…

       En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

 Artículo-ASENTAMIENTO AGUSTINO ARAFO

Fasnia-Arico: Don Simón Hernández Gómez (1811-1894), clérigo tonsurado, propietario, mayordomo del Rosario, alcalde, secretario, juez, regidor síndico e interventor electoral

Sabina Alta      Este destacado personaje, nacido en Sabina Alta, quiso seguir la carrera eclesiástica y llegó a recibir la Tonsura clerical, pero luego la abandonó y contrajo matrimonio en Arico, donde se estableció con su familia y vivió hasta su muerte. En este municipio ocupó un papel relevante, pues desempeñó los principales cargos de la sociedad local: mayordomo de la Cofradía del Santísimo Rosario en la iglesia parroquial del Lomo, juez de paz suplente, alcalde constitucional, secretario del Juzgado de Paz, juez de paz titular, primer juez municipal de la localidad, aunque con carácter accidental, regidor síndico del Ayuntamiento, elector contribuyente, secretario “acompañado” del Juzgado Municipal e interventor electoral. También fue un importante propietario agrícola.

      Nuestro biografiado nació en el pago de Sabina Alta (Fasnia) el 28 de septiembre de 1811, siendo hijo de don José Hernández y doña Catalina Gómez Estévez. Dos días después recibió el bautismo en la iglesia de San Joaquín de Fasnia de manos del cura párroco don Juan de Castro y Baute; se le puso por nombre “Simón de Rojas” y actuó como madrina doña Francisca Gómez, su tía materna…

       En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-SIMÓN HERNÁNDEZ GÓMEZ

Adeje: Don Pedro Melo Casañas (1801-1875), sochantre-organista, maestro, sargento de Milicias, notario público, secretario, regidor síndico, juez de paz suplente y diputado provincial

Adeje-1829-Williams     Casi toda la vida de don Pedro Melo Casañas transcurrió en la Villa de Adeje, donde ostentó numerosos cargos relacionados con la vida militar, religiosa y civil de la localidad. En las Milicias Canarias ascendió a cabo 1º y sargento, empleo éste con el que estuvo destacado en la guarnición de Santa Cruz de Tenerife. En la parroquia matriz de Santa Úrsula ejerció como sochantre, organista y notario público eclesiástico, los dos primeros empleos durante por lo menos 44 años. Y en la vida municipal ocupó diversas plazas: secretario del Ayuntamiento, maestro de escuela y secretario del Juzgado; así como los cargos de regidor síndico del Ayuntamiento, vocal secretario de la Junta local de Primera Enseñanza, juez de paz suplente, elector contribuyente y diputado provincial. Fue, además, labrador medianero de la Casa Fuerte.

     Nuestro biografiado nació en Adeje el 25 de marzo de 1801, siendo hijo del labrador don Antonio Melo Alayón y de doña Ana María Alonso Casañas. Dos días después fue bautizado en la iglesia de Santa Úrsula por el beneficiado don Agustín de Salazar; se le puso por nombre “Pedro Antonio” y actuó como padrino don José García Casañas…

       En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-PEDRO MELO CASAÑAS

El callejero de El Tablado (Güímar): la razón de unos nombres

Plano-calles-Tablado-2      El Tablado, como todos los pueblos, está configurado por una plaza y un entramado de calles, más estrechas y sinuosas las antiguas, más anchas y rectas las recientes. Para identificarlas, a cada vía se le ha dado un nombre vinculado al propio caserío o a la comarca en la que se asienta. Este es el motivo del presente trabajo, desentrañar los nombres que figuran en el callejero de esta pequeña pero acogedora localidad costera de la Comarca de Agache.

     El Tablado figuró por primera vez como entidad de población en el censo de 1920, pues hasta entonces estaba incluido en El Escobonal; en dicho año ya tenía la categoría de caserío y contaba con 6 edificios de un piso y 5 cuevas, en total 11 posibles viviendas, sólo habitadas accidentalmente. La estructura del núcleo se mantuvo prácticamente igual hasta 1950, en que el número de viviendas (incluyendo las cuevas) era de 16, solamente habitadas con carácter temporal. El salto se produjo en la década de los cincuenta, cuando los propietarios de la mayor parte de los terrenos que pertenecían a la Finca de Cano, don Carlos Reyes González de Mesa y su esposa doña María Elisa Fuentes Cullen, procedieron a vender numerosas parcelas en dicho caserío a bajo precio; por ello, en 1960 el núcleo ya constaba de 70 viviendas, cuyos propietarios habían construido dos años antes un estanque de agua potable. Así comenzó su desarrollo actual, como lugar de segunda residencia, descanso y veraneo de los escobonaleros…

       En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-TABLADO-CALLEJERO

Arona: Don Miguel Rodríguez Guillama (1796-1869), párroco de San Antonio Abad de Arona durante 44 años, donde ostenta el récord de permanencia

Arona-iglesia    El sacerdote don Miguel Rodríguez Guillama, aunque nacido en el Norte de Tenerife, desarrolló casi toda su labor pastoral en un pueblo del Sur de la isla, Arona, donde ostenta el récord de permanencia al frente de la parroquia de San Antonio Abad, que regentó durante 44 años, los últimos de ellos en propiedad. En ese largo período efectuó múltiples mejoras tanto en la iglesia como en la casa parroquial. Además, colaboró en el desarrollo agrícola y social de su pueblo adoptivo.

     Nuestro biografiado nació en el Realejo Bajo el 1 de octubre de 1796, siendo hijo de don Benito Rodríguez Guillama, natural de dicho lugar y oriundo por su padre de Agulo en la isla de La Gomera, y de doña María González Afonso, que lo era de la Villa de  Adeje. El 11 de dicho mes fue bautizado en la iglesia de Ntra. Sra. de la Concepción por el beneficiado don Benito Agustín de la Guardia y Llanos; se le puso por nombre “Miguel Francisco de la Concepción” y actuó como madrina doña Francisca Miranda de Chaves, vecina de dicho lugar…

       En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-MIGUEL RODRÍGUEZ GUILLAMA

Arico: Don Francisco Rodríguez Bello (1845-1899), clérigo tonsurado, diputado provincial, cartero, secretario, mayordomo, interventor, corresponsal periodístico, jurado y propietario

Icor    Natural de Icor y oriundo de Granadilla, don Francisco Rodríguez Bello fue clérigo tonsurado y luego, una vez casado como rico propietario, desempeñó numerosos cargos en su municipio natal, que lo situaron entre los personajes más relevantes del mismo en su época, entre ellos: diputado provincial en tres ocasiones, dos de ellas con carácter interino, cartero, directivo del comité local de Unión Republicana, vicesecretario de la Junta de Gobierno del Cantón Federal de Arico, masón (bajo el pseudónimo “Tajo”), secretario acompañado del Juzgado Municipal, mayordomo de la Ermita y Cofradía de Ntra. Sra. de La Luz, interventor electoral, corresponsal de Diario de Tenerife y jurado. Probablemente, también ocupó algún cargo en el Ayuntamiento de Arico, pero no lo hemos podido confirmar.

     Nuestro biografiado nació en el pago de Icor el 22 de marzo de 1845, siendo hijo de don Pedro Rodríguez Venero, natural de Granadilla de Abona, y de doña Antonia Bello y Morales, que lo era del citado pago; por hallarse en peligro de muerte lo bautizó en su casa don Antonio Nazario Venero, su hermano, quien fue examinado posteriormente por el párroco de la localidad, comprobando que “administró con la materia y forma propia de su institución”. Cuatro días después se le administraron los Sagrados Cánones en la iglesia parroquial de San Juan Bautista por su titular don Simón Díaz Curbelo; se le puso por nombre “Francisco Pascual” y actuó como madrina su tía doña Antonia Rodríguez Morales…

       En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-FRANCISCO RODRÍGUEZ BELLO

Datos para la historia del desaparecido Castillo de San Pedro en la Marina de Candelaria

Castillo San Pedro-1      Con el fin de impedir el saqueo del Santuario de Ntra. Sra. de Candelaria, que siempre había sido una preocupación de las autoridades, en 1686, siendo comandante general de las Islas Canarias don Francisco Bernardo Barona (1685-1689), se proyectó un reducto, fortín o baluarte en las inmediaciones de la Cueva de San Blas, pues hasta entonces había permanecido sin defensa alguna y solo al cuidado del Tercio de Milicias de Güímar, creado en 1665; pero aún tardaría una década en hacerse realidad.

    Con la misma finalidad, en 1697 el capitán general don Pedro de Ponte ordenó la construcción del Castillo de San Pedro en la Marina de Candelaria, capaz para tres cañones. En él se estableció media compañía de Artillería y siempre contó con un castellano o gobernador de nombramiento real, así como un teniente castellano, además de un condestable, luego sustituido por un cabo o sargento de Artillería veterana, y un guarda almacén de Artillería. Durante 129 años cumplió su cometido, hasta que en 1826 fue destruido por el célebre aluvión que afectó gravemente a la isla de Tenerife y, concretamente, al pueblo de Candelaria, aunque por entonces su papel en la defensa costera ya era secundario…

       En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-CASTILLO SAN PEDRO-CANDELARIA

Fasnia-Arico: Don Bartolomé Delgado Mexías (1742-1807), teniente capitán de Milicias, síndico personero y alcalde de Arico, labrador y mayordomo de las Mercedes de Abona

Fasnia-Caserío Camino Real-2     Este artículo está dedicado a un miembro de la familia más destacada de Fasnia entre los siglos XVII y XIX, la Delgado Mexías, con raíces aborígenes que se remontan al mencey guanche de Adeje. Don Bartolomé siguió la tradición militar de la familia y entró a servir en el Regimiento Provincial de Güímar como subteniente de Milicias, ascendiendo luego a teniente capitán, empleo con el que concluyó su carrera. Fue además síndico personero y alcalde del Ayuntamiento de Arico, cuando este término incluía también al de Fasnia, así como mayordomo de la Virgen de las Mercedes de Abona.

     Nació en Fasnia el 1 de enero de 1742, siendo hijo del teniente capitán don Bartolomé Delgado Mexías y de doña Bárbara de Llarena, naturales y vecinos de dicha localidad. El 14 de ese mismo mes recibió el bautismo en la iglesia parroquial de San Juan Bautista de Arico (a cuya jurisdicción se había unido el citado lugar), de manos del beneficiado don José Bernardo Fernández Romero; se le puso por nombre “Bartolomé Francisco Nicolás” y actuaron como padrinos don Nicolás Estévez, clérigo de Menores y vecino de La Orotava, y doña Gabriela Peraza.

     Nuestro personaje vino al mundo en un bello caserío situado junto al Camino Real de Fasnia, cerca del cementerio de la localidad, que durante muchos años se conoció como “Casa del Capitán Mexías”. Recientemente ha sido restaurado por su actual propietario, el notario don Nicolás Quintana Plasencia, para dedicarlo al turismo rural…

      En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-BARTOLOMÉ DELGADO MEXÍAS-hijo