Granadilla de Abona: Don Inocencio García Feo (1885-1920), Doctor en Cánones y Filosofía, prefecto del Seminario y párroco de La Orotava, donde da nombre a una calle

      Aunque de tradición familiar inclinada hacia las Milicias Canarias, don Inocencio García Feo se sintió atraído desde muy joven por la carrera eclesiástica. Así, tras cursar estudios en el Seminario Diocesano fue enviado a Roma, donde se ordenó de Presbítero y en cuya Universidad Gregoriana se Doctoró en Sagrados Cánones y en Filosofía. A su regreso a Tenerife desempeñó el cargo de prefecto del Seminario Conciliar, en el que solo permaneció un mes, al ser nombrado cura ecónomo y mayordomo de fábrica de la Purísima Concepción de la Villa de La Orotava; en este destino permaneció durante más de nueve años, hasta su muerte, después de haberla obtenido en propiedad tras una brillante oposición. Al frente de la importante parroquia se ganó el cariño y la admiración de sus feligreses, debido a las mejoras realizadas en el templo y en las festividades religiosas. Asimismo, destacó como orador sagrado y el Ayuntamiento lo integró en varias comisiones locales; también fue presidente del Consejo local de los Exploradores. Tras su prematuro fallecimiento se le dio su nombre a una de las calles más céntricas de dicha Villa, inmediata a la iglesia parroquial que regentó.

      Nuestro biografiado nació en la calle del Agua de Granadilla de Abona el 28 de diciembre de 1885, a las doce del mediodía, siendo hijo de don José García García y de doña Francisca Feo Morales, naturales y vecinos de dicha localidad. El 17 de enero de 1886 recibió las aguas bautismales en la iglesia de San Antonio de Padua, de manos de don Atanasio Viña y Vera, cura propio de la misma; se le puso por nombre “Inocencio Tomás” y actuó como madrina su tía paterna doña María de la Natividad García, siendo testigos don Juan Nepomuceno Ramos y don Domingo Feo…

          En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-INOCENCIO GARCÍA FEO

El escudo municipal de la Villa de Candelaria: su tramitación y concesión

       Mientras se tramitaba la solicitud del título de “Siempre abnegada y piadosa Villa”, el Ayuntamiento de Candelaria inició en 1956 otro expediente para que se le autorizase la creación de un escudo heráldico municipal, el cual después de una larga tramitación se vino a conceder por acuerdo del Consejo de Ministros y decreto del jefe del Estado dado en Madrid a 10 de enero de 1958, como veremos en el presente trabajo. Por ello, en el mes de enero de 2008, se conmemoró en Candelaria el 50 aniversario de la aprobación de su escudo municipal.

     El artífice de ambos logros fue el alcalde Andrés Tejera Reyes, que nació en Candelaria el 18 de diciembre de 1906, siendo hijo de Pedro Tejera Marrero y de Antonia Reyes Fariña. Perteneciente al reemplazo de 1927, prestó sus servicios como soldado en el Regimiento de Ingenieros de Tenerife. Una vez licenciado, fue nombrado recaudador de este Ayuntamiento, plaza que ocupó durante casi tres años (de 1936 a 1939); por entonces fue movilizado con motivo de la Guerra Civil en el mismo Regimiento de Ingenieros, en el que alcanzó el empleo de cabo. Posteriormente, en 1941 fue presidente de la Comisión de festejos de Santa Ana y luego accedió a la Alcaldía de este municipio, que desempeñó durante ocho años (de 1953 a 1961). Andrés Tejera falleció en la Clínica la Colina de Santa Cruz de Tenerife el 10 de octubre de 1994, cuando contaba casi 88 años de edad. Le sobrevivió su esposa María Luisa González Sabina. Y desde el año 2000 lleva su nombre una calle de esta Villa Mariana, muy cercana a este Ayuntamiento, en la que actualmente vivo…

         En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-ESCUDO_CANDELARIA

San Miguel de Abona: El Bachiller don Eladio Alfonso y González (1852-1930), alcalde, presidente de la Diputación Provincial y del Cabildo de Tenerife

     En este artículo queremos recordar a un ilustre sureño, que obtuvo el título de Bachiller y fue académico del Gabinete Científico de Santa Cruz de Tenerife, pero se dedicó fundamentalmente a la política, inicialmente como alcalde de San Miguel de Abona, donde fue también capitán de la Compañía de la Milicia Nacional local y miembro de la Junta Municipal, y luego destacó como diputado provincial por el Partido Liberal de Tenerife, vicepresidente y presidente de la Diputación Provincial, consejero fundador y presidente del Cabildo de Tenerife. Además, fue soldado de Milicias, académico del Gabinete Instructivo de Santa Cruz de Tenerife, jurado, copropietario de un barco y terrateniente; y tuvo una activa afición gallística.

      Nuestro biografiado nació en San Miguel de Abona el 4 de octubre de 1852, siendo hijo de don Antonio Alfonso Feo, natural del mismo pueblo, y de doña Cipriana González Torres, que lo era del Río de Arico. Seis días después recibió las aguas bautismales en la iglesia parroquial del Arcángel San Miguel, de manos del cura párroco don Jerónimo Mora y Hernández; se le puso por nombre “Eladio de Santa Rita” y actuó como madrina su abuela materna doña Lucía de Torres, natural de dicho pago de El Río…

       En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-ELADIO ALFONSO Y GONZÁLEZ

Santiago del Teide: Don Nicolás Dorta y González (1829-1878), comandante graduado de Milicias, comandante de armas y juez de paz del Valle de Santiago

Nicolás Dorta González-hoja-2      Muy pocos hombres de origen humilde, de los que iniciaron la carrera militar desde simples soldados, pudieron llegar a oficiales de las Milicias Canarias y, menos aún, al empleo de capitán con grado de comandante; sólo aquellos que demostraron un gran tesón, inteligencia y espíritu de servicio, lograron alcanzar aquella meta profesional. Este fue el caso de don Nicolás Dorta y González, quien, a pesar de que su vida transcurrió íntegramente en la villa natal, logró llegar tras seis ascensos a capitán de Milicias y, al final de su carrera, se le concedió el grado de comandante. Aunque su prematura muerte truncó una brillante carrera, fue durante muchos años el militar de mayor graduación de Santiago del Teide, por lo que desempeñó la Comandancia de armas de dicha localidad; además, en reconocimiento a sus méritos y servicios se le concedió la Cruz de primera clase del Mérito Militar. Al margen de su carrera militar, fue nombrado juez de paz del Valle de Santiago.

       Nuestro biografiado nació en la Villa de Santiago el 12 de septiembre de 1829, siendo hijo de don Lorenzo Dorta del Castillo y Gorrín, natural de Los Silos aunque oriundo por su madre de dicha villa, y de doña María González Martel y Gorrín, que lo era de la mencionada villa sureña aunque oriunda por su padre de Guía. Seis días después fue bautizado en la iglesia parroquial de San Fernando por don José Yanes Machado, cura rector propio de la misma, y actuó como madrina su tía materna doña Josefa Martel Gorrín…

        En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

La parroquia de “Nuestra Señora de Agache y San Carlos Borromeo” de El Tablado y todo el litoral de Agache (Güímar)

      A comienzos de los años cincuenta del pasado siglo comenzó el desarrollo del caserío costero de El Tablado, como lugar de veraneo de los vecinos de El Escobonal. Y hacia 1954, por iniciativa del cura párroco de El Escobonal don Octavio Hernández García, se celebró la primera Fiesta de El Tablado y de todo el extenso litoral de Agache. Con este motivo se trasladó a este caserío, a través de la antigua pista de tierra, la pequeña imagen dela Virgen de la Caridad del Cobre que se veneraba en la iglesia de San José de El Escobonal. La primera misa se ofició en la terraza de la casa de doña Luisa Yanes y, una vez acabados los festejos, la citada imagen regresó en procesión a su templo parroquial. Desde esa época ya se pensaba adquirir una Virgen del Carmen para dejarla como patrona de dicho lugar.

        Por entonces, don Carlos Reyes González de Mesa y su esposa doña Elisa Fuentes Cullen, vecinos de Santa Cruz de Tenerife y propietarios de extensas tierras en Las Lajas, Cano y El Tablado, donaron unos terrenos en este último lugar para que se construyese una plaza y una ermita. Gracias a ello, poco después se acondicionó la actual plaza y se levantó una pequeña ermita, también por iniciativa del mencionado cura párroco de El Escobonal don Octavio Hernández…

         En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-PARROQUIA_LITORAL AGACHE

Vilaflor: Don José Lorenzo Grillo y Oliva (1811-1900), presbítero agustino exclaustrado y beneficiado de Vilaflor durante 61 años

       En este artículo vamos a recordar al sacerdote que ostenta el récord de permanencia al frente de una parroquia en todo el Sur de Tenerife, que para más mérito era la misma en la que había sido bautizado. De origen humilde, profesó en el Convento agustino de su Vilaflor natal y siendo fraile se ordenó de sacerdote. Pasó luego al Convento de San Agustín de La Laguna, pero con motivo de la Desamortización dicho convento fue suprimido, al igual que el de su pueblo natal, por lo que fue exclaustrado y quedó adscrito a la parroquia de San Pedro Apóstol de Vilaflor. Luego fue nombrado beneficiado servidor de ésta y, años más tarde, obtuvo su propiedad por oposición, permaneciendo al frente de ella hasta su muerte, durante nada menos que 61 años. Fue un párroco modesto y humanitario, totalmente entregado a sus feligreses, que aún es recordado con cariño en la localidad en la que transcurrió su larga vida.

      Este recordado sacerdote nació en el pueblo de Vilaflor el 6 de enero de 1811, Día de Reyes, siendo hijo de don José Lorenzo Grillo González y doña Teodora Oliva Bethencourt. El 11 de ese mismo mes fue bautizado en la iglesia de San Pedro Apóstol por Fray José Correa, prior del Convento agustino de San Juan Bautista de dicha localidad, con licencia del beneficiado don Antonio Esteban Peraza y Ayala; se le puso por nombre “José Antonio Jesús” y actuó como padrino don Juan Antonio Miranda, vecino de Granadilla…

      En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-JOSÉ LORENZO GRILLO OLIVA

Güímar: Don Niceto Alberto Díaz (1932-2010), comerciante, colaborador altruista en actividades sociales, culturales y religiosas, e impulsor de festividades

     En este trabajo queremos rendir homenaje a un güimarero entrañable, don Niceto Alberto Díaz, uno de los más activos colaboradores que ha tenido este municipio, tanto en el campo social, como en el cultural y religioso. Trabajó toda su vida, hasta la jubilación, como comerciante en el sector de la moda. Pero destacó, sobre todo, como impulsor de las Fiestas de San Pedro y del Socorro, así como de la Semana Santa, Corpus Christi, Navidad y Carnaval. Colaboró estrechamente con las parroquias de San Pedro Apóstol de Güímar y Santiago Apóstol de El Puertito. Fue además presidente del comité local de la Asociación Española Contra el Cáncer en dicha ciudad.

       Don Niceto nació en la calle San Pedro de Arriba de Güímar el 20 de marzo de 1932, alas siete de la tarde, siendo hijo de don Juan Alberto Rodríguez y doña Rita Díaz Martín. El 24 de abril inmediato fue bautizado en la iglesia de San Pedro Apóstol por don Domingo Pérez Cáceres, por entonces cura propio y arcipreste del partido; se le puso por nombre “José Niceto Leonardo” y actuó como padrino don Cristóbal Díaz Martín, natural y vecino de la misma villa…

        En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-NICETO ALBERTO DÍAZ

La tramitación y concesión a Candelaria del título de “Siempre abnegada y piadosa Villa”

     En el año 2007 se conmemoró en Candelaria el 50 aniversario de la concesión del título de “Siempre abnegada y piadosa Villa” y al año siguiente, en 2008, se celebró el mismo aniversario de la concesión del escudo municipal. Con ambos motivos, impartimos una conferencia en el Ayuntamiento de Candelaria, con el deseo de que no pasasen desapercibidas las Bodas de Oro de eventos tan significativos.

    Dedicamos el presente artículo a recordar la dilatada tramitación de la primera de dichas distinciones, el título de Villa, que aún ostenta con orgullo este amplio municipio sureño.

      A mediados del siglo XX, el Ayuntamiento de Candelaria remitió al Instituto de Estudios de Administración Local y al Gobierno Civil unos antecedentes históricos de la localidad para que se mejorase su catalogación ente los núcleos de población de la isla, pues hasta entonces se la consideraba como un mero “Lugar”; pero se le contestó negativamente en lo relacionado con la heráldica y tratamiento del Ayuntamiento, dado que los cambios de categoría de las poblaciones tenían como condición previa la autorización y reconocimiento del Ministerio de la Gobernación. Por ello, el 4 de mayo de 1954 el alcalde de Candelaria don Andrés Tejera Reyes elevó al Ayuntamiento una larga moción, con el fin de iniciar un expediente en tal sentido…

       En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-CONCESIÓN TÍTULO VILLA CANDELARIA

Granadilla de Abona – Arico: Don José García Torres (1816-1903), comandante graduado de Milicias, sargento mayor, alcalde y juez municipal de Granadilla

Granadilla-35.4 (CFIT)-2B     Era relativamente frecuente en las Milicias Canarias que hombres muy jóvenes accediesen a la oficialidad, para lo que debían demostrar notables méritos personales y familiares, así como un patrimonio económico que le permitiese vivir con dignidad, sin desmerecer al uniforme. Tal fue el caso del personaje que hoy nos ocupa, don José García Torres.

        Siguiendo la tradición familiar, sin haber cumplido aún los 13 años de edad alcanzó el empleo de subteniente, con 16 el de teniente y con 17 el de capitán de las Milicias Provinciales. Sirvió en las Compañías de fusileros, Cazadores y Carabineros del Regimiento de Abona; estuvo de guarnición en la plaza de Santa Cruz de Tenerife y fue movilizado en persecución del contrabando; desempeñó en varias ocasiones, a plena satisfacción de sus superiores, el cargo de sargento mayor del Batallón de Abona, quedando encargado, por tanto, de la Oficina del Detall. Truncó su brillante carrera al solicitar voluntariamente su prematuro retiro de las Milicias, por lo que no pasó de comandante graduado. Vivió el resto de su vida como propietario y labrador, alcanzando un notable prestigio en la sociedad local. Por este motivo fue elegido por sus paisanos para desempeñar los cargos de alcalde constitucional, juez municipal y presidente del comité local del Partido Liberal Conservador de Granadilla de Abona; también fue jurado y miembro de la Sociedad Económica de Amigos del País de Santa Cruz de Tenerife. Falleció en Arico el Nuevo, donde habían nacido la mitad de sus antepasados y su esposa…

         En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-JOSÉ GARCÍA TORRES

“El Barranco de Herques” (cuento guanche), por Romualdo García de Paredes y Mandillo

     En 1919, el escritor santacrucero Romualdo García de Paredes y Mandillo (1896-1930) publicó en el diario Gaceta de Tenerife un pequeño y curioso cuento guanche titulado “El Barranco de Herques”, dedicado al barranco que separa o une, según se quiera ver, a los pueblos de El Escobonal y Fasnia, debido a los vínculos familiares que lo unían con esta tierra.

   En su juventud, el autor estudió en la Escuela Superior de Comercio de la capital tinerfeña, fue vice-bibliotecario del Ateneo Tinerfeño de Santa Cruz de Tenerife y participó como remero en las regatas de canoas que celebró el Real Club Tinerfeño. Luego formó parte de la redacción del diario católico Gaceta de Tenerife y colaboró en El Progreso. Desde joven poseía también aficiones literarias, que le llevaron a escribir poemas, leyendas y cuentos, e incluso a participar en veladas artísticas. También fue un entusiasta del arte cinematográfico, por lo que creó, junto al cineasta cubano José González Rivero, la primera empresa productora de cine de las islas, “Rivero Film” y llegó a tener un protagonismo fundamental como director artístico y escénico, así como primer actor, en el primer largometraje realizado en Tenerife, “El ladrón de los guantes blancos”. Pero una penosa enfermedad se lo llevó en plena juventud, con tan solo 34 años de edad, truncando la que ya era una realidad de la cultura canaria.

     El cuento “El Barranco de Herques” fue dedicado por el autor a su madre, dados los fuertes vínculos familiares que la unían con el caserío de Aguerche (El Escobonal), inmediato a dicho barranco, de donde procedía su familia materna. La trama, de tintes dramáticos, discurre en dicho lugar en la época guanche y, a pesar de su corta extensión y de tener tan solo dos protagonistas, mezcla la fuerza guerrera, con el consiguiente abuso por parte del poderoso, con el amor más tierno e ingenuo…

     En el siguiente enlace se puede descargar el cuento completo y la reseña biográfica del autor:

Cuento-BARRANCO HERQUES